viernes, 19 enero 2018

Navarra apuesta por la edificación sostenible

La Comunidad foral ya cuenta con edificios que se adelantan a la entrada en vigor de la normativa que obligará a construirlos con técnicas y materiales que permiten un consumo de energía casi nulo

Miguel Bidegain
Pamplona - 16 octubre, 2017

Viviendas en construcción

La sostenibilidad y la eficiencia energética, factores en alza en la construcción de nuevos inmuebles (FOTO: Víctor Rodrígo)

Todos los edificios públicos que se construyan a partir de diciembre de 2018 deberán tener un consumo de energía casi nulo, una exigencia que también se aplicará a las viviendas cuyas obras comiencen después del 31 de diciembre de 2020. Es una de las medidas previstas en la Directiva Europea 2010/31, que adapta a la edificación la Estrategia Europa 2020 con la que la UE pretende luchar contra el cambio climático.

Un edificio EECN (siglas de Edificios de Consumo Energético Casi Nulo) precisa entre un 60 y un 80% menos de energía, y la que requiere debe ser renovable y producida por elementos situados en el propio inmueble o en la urbanización de la que forme parte. La rehabilitación realizada con los mismos criterios ahorra, el menos un 40 o 50% de consumo de energía.

Un edificios de consumo energético casi nulo precisa entre un 60 y un 80% menos de energía

El esfuerzo merece la pena porque los edificios, incluidos los de viviendas, de oficinas, educativos, de ocio e institucionales, son los responsables de alrededor del 40% de la energía que se consume y del 30% de las emisiones de CO2.

Países como Dinamarca o Austria ya han avanzado cómo deberán ser sus edificios para poder ser calificados como consumidores casi nulos de energía, mientras España se rezaga. El Ministerio de Fomento trabaja en un nuevo documento del Código Técnico de la Edificación (CTE) que actualmente se encuentra en fase de audiencia pública y que, previsiblemente, se aprobará en julio de 2018 para que entre en vigor en 2019.

Los socios del estudio MLMR Architecture.

A pesar del vacío legal algunos promotores, arquitectos y constructoras ya han apostado por levantar edificios que superan los laxos límites y exigencias de la actual normativa de construcción española en cuestión de ahorro de energía.

En Pamplona sólo hay dos ejemplos de viviendas comunitarias terminadas con criterios EECN: el Edificio Zero 2020, que se levanta en Erripagaña (diseño de Tabuenca y Saralegui), y el edificio Thermos, de Promociones Las Provincias, situado en Lezkairu y proyectado por el estudio VArquitectos.

También hay promotoras y constructoras que ya están centradas en esta forma de construir, como Domeño, que ha ejecutado la obra del Edificio Zero 2020.

PASSIVHAUS: PRINCIPIOS BÁSICOS

El bloque Thermos, diseñado por Germán Velázquez, de VArquitectos, requiere muy poca energía. Supuestamente, con el calor que genera un secador de pelo bastaría para calentar dos de las 29 viviendas construidas en el Soto de Lezkairu.

Será el primer bloque plurifamiliar de consumo casi nulo certificado por el Passive House Institute en España. El estándar Passivhaus se basa en cinco principios básicos: un óptimo aislamiento térmico sin pérdidas, estanqueidad de la envolvente, ausencia de puentes térmicos, instalación de ventanas de alta calidad y aireación forzada y recuperación del calor del aire.

También han obtenido el certificado dos viviendas unifamiliares, Casa Arkarats, situada en el Valle de Yerri, y Casa Mikeleiz, en Ezcároz. Según Passivhaus, Navarra es, junto con Cataluña, la región con mayor número de viviendas certificadas en España, cinco en total. En el conjunto del país la cifra es de 25 edificaciones.

El Plan de Vivienda de Alquiler de Navarra contempla la construcción de 524 VPO con arreglo al criterio Passivhaus

Teóricamente, la obtención del certificado implica una reducción de consumo energético de hasta el 75% y ahorros en calefacción hasta de un 90%. El estándar, muy usado en Europa Central, garantiza un consumo mínimo de energía, no más de 15 kilovatios hora por cada metro cuadrado al cabo de un año, un tercio de lo que permite ahora el CTE.

El Edificio Zero, situado en la urbanización Erripagaña.El Gobierno de Navarra también apuesta por la arquitectura sostenible. El Plan de Vivienda de Alquiler de Navarra, cuyos primeros proyectos ya han sido puestos en marcha por la sociedad pública de suelo y vivienda Nasuvinsa, contempla la construcción de 524 VPO en régimen de alquiler durante los próximos tres años para facilitar el acceso a la vivienda protegida de alquiler a jóvenes o familias con recursos escasos y todos los edificios se adecuarán al estándar Passivhaus, adelantándose a la normativa europea al aplicar desde este año el estándar en todos los edificios de su Plan de Alquiler y a exigirlo como requisito en los primeros concursos que comenzó a licitar antes del verano.

TENDENCIA DE FUTURO

El Ejecutivo foral destaca que las primeras mediciones técnicas han calculado una reducción del coste de calefacción de 784 euros por año en una vivienda tipo de 70 metros cuadrados de más de 30 años de antigüedad o de 220 euros en un edificio más moderno que cumpla la normativa vigente, a los 73 euros anuales en una vivienda considerada de consumo casi nulo. “Estas cifras convierten la apuesta por los edificios EECN en una herramienta para reducir la emisión de gases de efecto invernadero o para paliar fenómenos como la pobreza energética”, manifestó la presidenta Uxue Barkos.

Los arquitectos abogan por recuperar la concienciación medio ambiental en el sector de la construcción

Los arquitectos destacan que la nueva normativa, además de permitir reducir las emisiones contaminantes y ahorrar en calefacción, servirá para “recuperar la concienciación medio ambiental en el sector de la construcción, aspecto que ha sido relegado en función de otras prioridades como la reducción de plazos y costes, aspectos que han marcado al parque edificatorio ejecutado en los últimos años”, según Javier Martínez Labeaga, de MLMR Architecture, estudio que también ha proyectado una vivienda unifamiliar en Gorráiz que cumple los parámetros de las edificaciones de consumo energético casi nulo.

NAVARRA

No obstante, el arquitecto pamplonés advierte del peligro de caer en una corriente “eco consumista” que relegue de nuevo valores esenciales de una arquitectura que, a su juicio, “debe llevar implícita la respuesta responsable, sincera y bella, así que no se trata de ser los pioneros en eficiencia, sino de conjugar este avance tecnológico con un espíritu arquitectónico de calidad”.

El cualquier caso, Javier Martínez resalta la capacidad de la Directiva Europea 2010/31 para fomentar el desarrollo tecnológico en torno al paradigma constructivo: “En Navarra contamos con amplia capacitación técnica en materia de edificación, lo que nos anima a pensar en una perspectiva prometedora”.

En este sentido, Patxi Chocarro, presidente del Colegio de Arquitectos de Navarra, señala que “los arquitectos nos enfrentamos al reto de profundizar en el conocimiento de la técnica, de la tecnología y de los materiales y procesos que intervienen en el proceso constructivo”, con el fin de proyectar viviendas y edificios que emitan la menor cantidad posible de gases contaminantes.

To Top