sábado, 23 septiembre 2017

Incentivos de entre 550 y 1.000 €/mes para contratar perceptores de Renta Garantizada

La última convocatoria del Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare está dotada con 1,5 millones de euros y sus responsables confían en que pueda facilitar la inserción laboral de unas 250 personas.

Redacción
Pamplona - 15 junio, 2017

El Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare confía en lograr la contratación de al menos 250 perceptores de la Renta Garantizada.

El Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare confía en lograr la contratación de al menos 250 perceptores de la Renta Garantizada.

El crecimiento económico por sí solo no resuelve el problema estructural de pobreza ya desigualdad si no va acompañado de políticas redistributivas y de lucha contra la pobreza“. El vicepresidente foral de Asuntos Sociales, Miguel Laparra, ha justificado con esta declaración la última iniciativa promovida por el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare. Se trata de una convocatoria dotada con 1,5 millones de euros para facilitar la inclusión laboral de, al menos, 250 personas perceptoras de Renta Garantizada en nuestra región.

Para lograr dicho objetivo, se incentiva a las empresas, trabajadores autónomos y entidades sin ánimo de lucro que las contraten con una subvención que oscila entre los 550 y los 1.000 euros mensuales.

Las personas que vayan a ser contratadas deberán estar desempleadas e inscritas en el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare (SNE-NL) y ser perceptoras de Renta Garantizada en el momento del contrato. Es más, será el propio servicio el que facilite la preselección del personal. En la actualidad, más 80% de perceptores de Renta Garantizada figuran como desempleados.

Más información en el teléfono 848 42 44 07/ 49; el mail fomentoempleo@navarra.es o; en esta ficha de servicio

El plazo para solicitar las subvenciones será de un mes a partir del día siguiente al inicio de la relación contractual.

En cuanto a las condiciones para optar a las ayudas aparecen reflejadas en la convocatoria publicada en el Boletín Oficial de Navarra y donde se establecen unas cuantías de ayuda mensuales en función de la duración del contrato:

 

 

  • 600€ en el caso de mujeres y 550 en hombres si tiene una duración de 3 meses,
  • 800 y 750€ en contratos de 6 meses y
  • 1.000 y 900€ si son de 12 meses.

Los impulsores de este programa estiman un importe medio de ayudas de 885 euros/mes, y una duración de, en torno a los 7 meses.

En todo caso, el condicionado señala que los contratos deberán tener una duración mínima de 3 meses, a jornada completa, y la remuneración bruta anual mínima incluidas pagas extraordinarias deberá constar en el contrato, y no podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional. Es posible también hacer contratos formativos, de trabajo en prácticas.

“RETRATO ROBOT” DEL POSIBLE BENEFICIARIO

El perfil de las personas solicitantes de rentas de inserción sociolaboral entre los años 2007 y 2015 ha evolucionado hacia una creciente “normalización”, según el Diagnóstico de Inclusión Social.

Así, se ha producido un claro aumento de las personas pertenecientes a la población autóctona no gitana, pasando de un 27,7% en 2007 a un 41,6% en 2015. Es decir, ha aumentado casi 14 puntos porcentuales en detrimento de otros grupos poblacionales como la población autóctona de etnia gitana, que ha bajado casi 9,5 puntos, o la población inmigrante que ha disminuido ligeramente.

Otros indicadores de normalización tienen que ver con los hogares que tenían ingresos previos a la percepción de la renta garantizada, que pasan de un 19% en 2007 a un 30,6% en 2015; los inscritos en el SNE-NL pasan del 51,9% en 2007 al 85,5% en 2015; y las personas con formación superior a la ESO pasan de un 7,7% a un 12,1%.El 14% de perceptores de RG cobra prestaciones o subsidios (llegó a ser el 25%, porque el cobro no es ilimitado).

Por otro lado, respecto al mercado de trabajo, más del 80% de las personas beneficiarias de RG figuran como desempleadas Cuatro de cada 10 personas beneficiarias ha trabajado en los últimos 3 años. Cerca de un 30% trabajó en 2016, la mayoría con contratos temporales.

De las 58.000 personas que pasaron por el programa de inserción laboral en 2016, un 50,2% ha salido del programa y no ha vuelto.

La incidencia del desempleo entre las mujeres es mayor, y también lo es la precariedad en forma de temporalidad, jornadas parciales, menores salarios, etc.

Un 25,4% de total de perceptores RG son familias monoparentales (con mujeres al frente en el 92,5% de los casos en 2015).

 

 

 

To Top