jueves, 25 mayo 2017

Palobiofarma

La incidencia de la Fibrosis Pulmonar  en la Unión Europea es de 26 por cada 100.000 habitantes. A nivel mundial, la incidencia de fibrosis pulmonar idiopática se estima en 10,7 casos por cada 100.000 personas-año para los hombres y 7,4 casos por 100.000 personas-año para las mujeres. La progresión de la FPI se asocia con un tiempo medio de supervivencia estimado de 2 a 5 años después del diagnóstico. La supervivencia a 5 años para FPI oscila entre el 20-40%, lo cual es una tasa de mortalidad más alta que la de una serie de tumores malignos, incluyendo el cáncer de colon, mieloma múltiple y cáncer de vejiga.

Para tratar esta devastadora enfermedad, Palobiofarma en colaboración con Idifarma y con la CUN, va a llevar a cabo el desarrollo clínico de su fármaco PBF-1129. La empresa de biotecnología e innovación química médica dedicada a enfermedades autoinmunes y cáncer, va a invertir para ello más de 1,5 millones de euros.

El gobierno de Navarra les ha concedido una ayuda de 300.000 euros para llevar adelante este proyecto de I+D, por lo cual se encuentran muy agradecidos. “El desarrollo clínico de un fármaco es tan costoso, que la financiación pública es de vital importancia para que las empresas pequeñas puedan avanzarlo hasta un punto de valor que pueda ser licenciado a una gran empresa farmacéutica”, señala Julio Castro, CEO Palobiofarma.

En el marco del proyecto, Palobiofarma realizará todo el desarrollo químico del producto, Idifarma realizará el desarrollo farmacéutico incluyendo la fabricación del producto que será utilizado en los ensayos clínicos y finalmente en la CUN se realizará un ensayo de Fase I en voluntarios sanos con este producto.

 Juan Camacho, dtor científico y  Julio Castro, dtor general

Juan Camacho, dtor científico y  Julio Castro, dtor general

“El proyecto es de vital importancia para Palobiofarma, pues generará los datos de seguridad y tolerabilidad del fármaco en humanos que, en el caso de resultados satisfactorios, acelerarán el proceso de licencia del fármaco a una multinacional farmacéutica, lo cual es, sin duda, uno de los principales objetivos de nuestra empresa a mediano plazo”, explica Castro.

Palobiofarma mantiene una excelente colaboración con la empresa Idifarma, que les ofrece soporte de desarrollo farmacéutico en todos los proyectos que tienen en desarrollo clínico, que actualmente son cinco. Por otra parte, colaboran con la unidad de ensayos clínicos de Fase I de la CUN, donde se realizan actualmente los ensayos de dos de sus compuestos.

SIETE LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN       

Palobiofarma inauguró sus laboratorios de investigación en el CEIN de Noain en Septiembre del 2014 a raíz de recibir el apoyo de Sodena, hito muy importante para la empresa. En estas instalaciones se diseñan y sintetizan todos los nuevos compuestos químicos que serán evaluados posteriormente como potenciales fármacos. Actualmente trabajan seis personas en esta sede donde esperan permanecer un tiempo más y en el cual han invertido bastantes recursos para acondicionar las instalaciones y adecuarlas al trabajo que realizan.

Su misión se centra en el descubrimiento y desarrollo de nuevos fármacos para tratar enfermedades de alta necesidad médica. “En un campo tan competitivo y difícil como es la investigación farmacéutica, la única forma eficiente de competir para una empresa pequeña es la especialización. Palobiofarma sólo trabaja en moduladores de unas proteínas específicas del cuerpo humano, llamadas receptores de adenosina. Estos receptores están implicados en la respuesta inmune del organismo, es por ello que en nuestra empresa nos dedicamos a enfermedades autoinmunes y al cáncer”, explica el CEO.

Actualmente, Palobiofarma centra sus actividades en siete líneas de investigación principales, entre la cuales destacan cuatro productos en desarrollo clínico para tratar enfermedades de alto impacto como el asma, el cáncer de pulmón, el síndrome de colon irritable.

Entre sus proyectos en desarrollo clínico destacan:

  • PBF-509: Constituye un antagonista de receptor de adenosina A2A no-furanósico potente, para el tratamiento de ciertos tipos de cáncer. Los ensayos clínicos Fase I en voluntarios sanos han terminado, en tanto que los ensayos de Fase I en pacientes con cáncer de pulmón están en curso. Este proyecto fue licenciado a NOVARTIS en octubre del 2015 por un pago inicial de 15 millones de euros.
  • PBF-680: Constituye un antagonista del receptor de adenosina, potente y que no es permeable a la barrera hematoencefálica, y está acreditado como el primer tratamiento oral en enfermedades respiratorias como el asma y la EPOC. “El compuesto demostró una excelente seguridad, tolerabilidad y perfil farmacocinético Fase IA. En estos momentos se ha terminado un ensayo “POC” en asmáticos con resultados positivos. Los estudios clínicos fase II en pacientes asmáticos están en curso”, señala Castro.
  • PBF-677: Constituye un antagonista del receptor de adenosina A3 potente y selectivo descrito como el primer tratamiento oral para el tratamiento del síndrome de colon irritable. “Los estudios clínicos Fase IA han culminado exitosamente y los estudios de Fase IB están en marcha también en la CUN”, añade.

INMUNOTERAPIA, LA GRAN ESPERANZA

La inmunoterapia ha supuesto un cambio de paradigma en la investigación contra el cáncer. En lugar de investigar en fármacos que eliminen las células tumorales, la inmunoterapia intenta hacer fármacos que bloqueen los mecanismos por los cuales las células tumorales no son reconocidas y eliminadas por el sistema inmune. Las primeras inmunoterapias que están siendo aprobadas para diferentes tipos de cáncer han demostrado buena eficacia en ensayos clínicos, pero todas son las denominadas “terapias biológicas”, anitcuerpos monoclonales con un precio elevado.

La estrategia de Palobiofarma consiste en descubrir y desarrollar la primera inmunoterapia basada en una pequeña molécula sintética, lo cual abarataría los costes de producción y haría el tratamiento accesible a un mayor número de pacientes. “Nuestro fármaco PBF-509, licenciado a Novartis en el año 2015, precisamente bloquea uno de los mecanismos utilizados por los tumores para no ser reconocidas y atacadas por el sistema inmune. Los resultados clínicos que estamos viendo con este fármaco son muy alentadores”, termina Julio Castro.

 

Pie foto: Juan Camacho, director científico; Lyhen Gonzalez, directora financiera; Julio Castro, director general; Francisco Javier García, químico médico; Nerea Castrillo, química médica; Abdelaziz Elmaatougui, químico médico

 

 

 

To Top