viernes, 26 mayo 2017

PEERFACULTY (5)

Llevan escasos meses en la Cooperativa de Emprendedores de ANEL y un reto por delante ambicioso y novedoso en el mercado. Es el Proyecto PeerFaculty, presente en situaciones en las que la empresa vea su conocimiento como una herramienta para posicionarse y fidelizar a través de enseñar cómo se resuelven problemas. “Cuando un cocinero o cocinera entraba a trabajar al Bulli o en cualquiera de los restaurantes actuales con estrellas Michelín, no empiezan explicándole teóricamente cómo se pelan patatas, sino que empieza pelando patatas y cocinando los platos del menú. Es decir, se enseña de Cocinero a Cocinero, o lo que es lo mismo, de Profesional a Profesional (Peer to Peer)”, comenta Héctor Arce de Peer Faculty.

En ese proceso de aprendizaje, el cocinero aplica los conocimientos que va aprendiendo casi al momento, “por supuesto, luego viene cuando pones algo tuyo, tu diferencia, creas tu propia solución, y además, sabes si tiene éxito o no porque el cliente te lo dice. En eso creemos en PeerFaculty. Cuando hay una necesidad formativa en la empresa, quien mejor te puede transmitir el conocimiento es otra persona profesional que haya pasado por el mismo problema y haya planteado su solución”, añade. Esta solución, le servirá al profesional en un 80%, al 90% o al 50% pero en el intercambio de conocimientos encontrará una solución aplicable.

En PeerFaculty les gusta hablar de situaciones más que de un segmento de mercado concreto. Han detectado situaciones en las que los trabajadores de una empresa necesitan una formación muy técnica, o que incluso, necesitan hacerlo en otro idioma, necesidades de apostar por la innovación en la gestión de las personas, de cambio organizativo o de internacionalización. “Proponemos transmitir lo que hago en mi empresa, no lo que sé en teoría”.

Para hacer escalable su servicio, PeerFaculty cuenta con la tecnología. De esta manera, el objetivo es construir comunidad y poner en contacto a todos los agentes (empresas, instituciones de formación y profesionales). “Nuestro modelo de negocio deberá ser parecido al Thinking Head. Es decir, ellos tienen una comunidad de “gurús”, de personas que diseñan el futuro del mundo. En PeerFaculty queremos construir una comunidad de personas que aplican los conocimientos a la empresa”, añade Arce.

Los socios de PeerFaculty en la cooperativa de ANEL

PEER ACELERATOR

Actualmente, PeerFaculty se encuentra lanzando al mercado Peer Accelerator, un programa de aceleración de personas donde la empresa sirve como aula de transmisión de conocimiento y de laboratorio de pruebas para solucionar sus debilidades o potenciar sus puntos fuertes. “Por seguir con el ejemplo del Bulli: los cocineros aprenden primero haciendo, para más tarde crear nuevos platos, buscando soluciones a retos que se les van proponiendo. En equipo, buscan nuevas creaciones para cumplir con el objetivo, que puede ser pensar en qué va a consistir el menú de la semana que viene o la creación de un nuevo postre”.

Peer Accelerator consiste en un grupo de entre 8 y 12 profesionales en su mayoría personal de la empresa entre las cuales, también pueden encontrase personal de empresas clientes, de empresas proveedoras, de empresas socias o futuros trabajadores. Estas personas pasan por un programa de aceleración que “explora” los conocimientos internos de la organización (formadores internos) y se enriquece con el conocimiento de profesionales externos (mentores) que transmiten lo que están haciendo para resolver problemas en sus organizaciones donde desempeñan su actividad profesional. A este grupo se le pedirá obtener unos resultados consensuados entre todas las partes y medidos a través de indicadores. Dichos resultados van dirigidos a mejorar el rendimiento de la organización en todas sus áreas claves.

“De momento, estamos recibiendo muy buenas críticas. De hecho ya hemos cerrado el acuerdo con seis mentores que han apostado por el programa, personas que trabajan en empresas y que están muy interesadas en esta nueva forma de ayudar a las organizaciones”, continúa Héctor.

LA EXPERIENCIA EN ANEL

El proyecto PeerFaculty entró en la cooperativa de emprendedores de ANEL a comienzos del mes de abril. Habían oído hablar de la cooperativa pero no tenían en mente entrar en ella. “Los dos socios acudimos a ANEL porque queríamos darle una estructura al proyecto. Por las características del mismo y por nuestra filosofía personal, nos gusta la idea de que sea una cooperativa y vinimos a asesorarnos. Durante la entrevista,  Alfredo Chorraut nos habló de la flexibilidad de la cooperativa de emprendedores y nos gustó la idea de pasar por esta fase de testaje dentro de esta estructura tan interesante”, narra Héctor.

Los chicos de PeerFaculty dicen esperar tres cosas fundamental mente de sus estancia en la cooperativa de ANEL:  por un lado, contactos: que ésta sea una lanzadera para poder contactar más fácilmente con empresas de las cuales ANEL y su fundación ya tienen contacto, y conseguir así que la fase de testaje sea lo más ágil posible. Por otro lado, Coworking: “nos ofrece la posibilidad de poder construir proyectos conjuntamente con otras empresas de la cooperativa y con ANEL”. Y por último, acompañamiento. “Para centrarnos en lo importante, que es mejorar el diseño de nuestros servicios, aprender del cliente y vender, y no tener que invertir demasiado tiempo en tareas administrativas. En este aspecto, la cooperativa va a permitir centrarnos en nuestro valor”.

Héctor Arce quiere destacar la atención de las personas que componen la Cooperativa de Emprendedores de ANEL. Tanto su coordinadora Elena Zabalza, como el resto de personal técnico Alfredo Chorraut, María José Vivar, Enrique Ciaurriz, Antonio Martínez de Bujanda, Yolanda Juan Goldaracena e Ignacio Ugalde, “con los que hemos compartido tiempo hasta ahora nos han acogido muy bien y nos han facilitado lo que les hemos pedido, además de darnos feedback”.

SUS PROPIAS RECETAS

PeerFaculty la componen dos socios y recientemente, han incorporado una tercera persona, además de otra que colabora con ellos desde Guatemala. Ambos socios tienen una experiencia profesional de más de 15 años y tienen el convencimiento de que tienen muchas cosas que transmitir y compartir. “Es decir, hemos aprendido a cocinar y, además, tenemos nuestras propias recetas. De esta sensación personal surge el proyecto. Hay mucha gente a nuestro alrededor que sabe mucho de lo que hace y además aplica sus propias soluciones, pero se ha acomodado o no está motivada. Nosotros le proponemos el reto de que comparta ese conocimiento y consigamos un ganar-ganar entre todos. Las empresas se posicionan a través de posicionar a sus profesionales. Las personas que reciben la transmisión de conocimientos lo pueden aplicar al día siguiente en su organización y medir resultados”.

En PeerFaculty  son muy conscientes de que es un tema muy novedoso en el mercado y que significa una apuesta por la apertura de la empresa a nuevas formas de gestión y transmisión de conocimiento. “Nos han dicho que estamos un paso por delante del mercado, que no hay muchas empresas que estén en este punto. Creemos que éste es el reto, y nos emociona asumirlo”, culmina Arce.

Pie de foto portada: Nicolas Ardila, Héctor Arce y Amaia Flamarique, integrantes de PeerFaculty

Una información de Cristina Catalán para Navarra Capital 

To Top