lunes, 20 noviembre 2017

Javier Suqué, reponsable del sector vitivinícola en el Grupo Peralada, y Julián Chivite, presidente de Bodegas Chivite.

Javier Suqué, reponsable del sector vitivinícola en el Grupo Peralada, y Julián Chivite, presidente de Bodegas Chivite.

En el marco del Plan Estratégico aprobado en 2015 y tras varios meses de negociaciones, el Grupo Peralada intensifica la apuesta por su división vinícola con la compra del Grupo Chivite, integrado por la bodega del mismo nombre, por Bodegas Gran Feudo y por Viña Salceda. Completa así las adquisiciones realizadas en este ejercicio del Cava ecológico Privat y de la bodega ampurdanesa Oliver Conti.Chivite Las Fincas Rosado 2016

Esta expansión viene a reforzar el posicionamiento que persigue Perelada en todas sus iniciativas. “La tradición de más de tres siglos de la familia Chivite elaborando vinos de calidad de marcada personalidad que le han valido gran prestigio internacional, encaja perfectamente con nuestra forma de ver el negocio vinícola”, declara Javier Suqué, presidente del Grupo Peralada. “Llegamos con la voluntad de aprender e integrar los valores históricos de Chivite y es por este motivo que Perelada cuenta con Julián Chivite, una de las personalidades más reconocidas en el sector, para continuar ejerciendo de presidente y para ayudar a liderar este nuevo proyecto”, añade Suqué.

Julián Chivite continuará de presidente para ayudar a liderar este nuevo proyecto.

La facturación consolidada del grupo vitivinícola resultante de esta operación superará los 60 millones de euros y tendrá presencia en prácticamente un centenar de mercados de todo el mundo. Chivite, Gran Feudo y Viña Salceda vienen a complementar la gama de vinos con los que cuenta el Grupo Perelada, entre los que destacan vinos del Empordà (Perelada y Oliver Conti), Cavas (Perelada y Privat), vinos de aguja (Blanc Pescador y Cresta Rosa), del Priorat (Casa Gran del Siurana) o de Rioja (Fin de Siglo).

El grupo catalán tiene además en marcha la construcción de una nueva bodega en el Empordà con capacidad para 2,8 millones de kilos de uva, proyectada por RCR, ganadores del Pritzker 2017 de Arquitectura, cuya conclusión está prevista para el 2019, y que está llamada a convertirse en un referente en términos de sostenibilidad, pues será la primera con certificación LEED en Europa.

To Top