sábado, 20 enero 2018

Primer paso para regular los apartamentos turísticos en Pamplona

La "propuesta técnica y de carácter preventivo" del Consistorio los autoriza solo en primeras plantas y establece unas distancias mínimas para limitar su concentración en el Casco Viejo.

Redacción
Pamplona - 11 enero, 2018

Pamplona ya dispone de 227 apartamentos turísticos ilegales, según datos municipales.

Pamplona ya dispone de 227 apartamentos turísticos ilegales, según datos municipales.

Pamplona se propone regular la figura del apartamento turístico para “prevenir” los problemas que este tipo de alojamientos puede llegar a generar en la capital navarra. Así, aunque no se parte de una “alta preocupación”, ya se observa una importante concentración en algunas calles del Casco Antiguo, en opinión de los responsables municipales.

Para ello, han presentado una propuesta “técnica”, de carácter “preventivo”, que pretende ser el punto de partida de un amplio debate social y político, según ha indicado el concejal de Ciudad Habitable y Vivienda, Joxe Abaurrea, quien ha estado acompañado por la jefa del servicio de Turismo de la capital navarra, María Bezunartea.

San Nicolás, Mercaderes y Calderería concentran la mayor parte de apartamentos turísticos de la capital navarra.

Urbanismo propone regular en el Plan General la figura del apartamento turístico, que está en “un cierto limbo”, dentro del epígrafe de “uso residencial eventual” y modificar el PEPRI del Casco Antiguo para ordenar estos usos con un sistema de distancias entre los edificios destinados íntegramente a alojamiento turístico.

Pamplona ya dispone de 227 apartamentos turísticos, según datos ofrecidos por el Ayuntamiento de Pamplona. Asimismo plantea homologar los criterios de concesión de la licencia para toda la ciudad, de forma que propone que solo se puedan instalar en primeras plantas. En este sentido Abaurrea ha apuntado que quienes tienen apartamentos turísticos en plantas superiores tendrían un plazo de seis meses para regularizar su situación una vez que entrara en vigor la norma.

ALGUNAS CIFRAS SIGNIFICATIVAS

En los últimos meses, tras la inspección realizada por el Gobierno de Navarra en 2017, en la capital se han incrementado en un 50% los apartamentos turísticos reglados, que han pasado de 99 a 149, con un total de 956 plazas, el 44% en la zona histórica.

La mayoría de ellos se encuentran en el Casco Viejo, y dentro de este las calles San Nicolás, Mercaderes y Calderería cuentan con un mayor número. En ese barrio, el “más crítico”, existen 165,6 plazas por cada 1.000 residentes, lejos de las 530 que se contabilizan, por ejemplo, en el barrio Gótico de Barcelona, por lo que existe “un amplio margen de crecimiento”, según Bezunartea.

En Pamplona, la siguiente zona con mayor número de este tipo de alojamientos es la de hospitales, es decir Mendebaldea y Ermitagaña.

Aunque es difícil determinar el número exacto de apartamentos turísticos ilegales, en un estudio realizado en 2016 se contabilizaron 343 en toda Navarra, 227 de ellos en Pamplona, donde la oferta aumenta durante los Sanfermines.

Los apartamentos turísticos de Pamplona situados en plantas superiores tienen 6 meses para regularizar su situación.

Respecto al Plan General se propone incluir los apartamentos turísticos dentro de la categoría de “uso eventual residencial” y se especifica que se podrán ubicar en planta baja y en primera planta salvo en la zona centro (Casco Viejo y ensanches), donde se ubicarían exclusivamente en la primera planta para minimizar las afecciones que el trasiego de personas ocasiona al vecindario.

Se contempla la posibilidad de alquilar habitaciones (que no el piso entero) como alojamiento eventual en viviendas a otras alturas siempre y cuando éstas fueran la residencia habitual de los ofertantes.

LICENCIAS SUSPENDIDAS

En cuanto a la propuesta de cambios en el Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PEPRI) del Casco Antiguo, la más importante se refiere a los edificios que se vayan a dedicar exclusivamente a uso turístico.

Para esos casos y con el fin de evitar zonas de saturación, se propone que el Ayuntamiento de Pamplona regule la concesión de licencias según un sistema de distancias. Como norma general, la distancia entre edificios se calculará multiplicando por 6 la medida correspondiente a la fachada que tenga contacto con la calle, con una distancia mínima entre edificios de 36 metros.

La tramitación comienza ahora y aunque, según Abaurrea, es difícil prever cuando podrán entrar en vigor las nueva normativa ha opinado que para antes del verano debería estar resuelto el debate. En todo aso, la aprobación inicial del ordenamiento va acompañada de una suspensión de licencias que en el caso del Casco Viejo afectará a todo tipo de alojamientos y en el del Plan General a los apartamentos turísticos, según ha explicado.

Para acceder a más información sobre la actividad económica en Pamplona … LEER AQUÍ. 

To Top