lunes, 16 octubre 2017

Reybesa lidera el sector de los vehículos auto-guiados en Navarra

Abre línea de negocio con los Vehículos Autónomos Guiados láser o magnético que ofrecen un entorno de trabajo más seguro, operativo, ordenado y limpio. Un ejemplo más de Industria 4.0 en Navarra.

Navarra Capital
7 febrero, 2017

reybesa-19

El mundo de las carretillas elevadoras ha evolucionado mucho en los últimos años, llegando a los tractores de arrastre o trenes logísticos y perfeccionándose hasta convertirse en vehículos  guiados autónomos, que consiguen que el trabajo de las máquinas en las fábricas sea mucho más seguro. Se abre un mundo de posibilidades para la industria y entre otros, para  la empresa navarra Reybesa (REDIN Y BECERRA S.L).

Reybesa, empresa familiar creada en 1982 y dirigida por cuatro hermanos, es concesionario exclusivo para Navarra de Linde, líderes mundiales de carretillas elevadoras caracterizadas por su productividad y ergonomía. LINDE suministra a todo el mundo y tiene varias fábricas en Alemania, Francia, EEUU y China (en este caso sólo suministra para el continente asiático). “Cada vez hay más sectores que están adaptando las políticas de eliminación de riesgos en las líneas de producción donde conviven carretillas con operarios. Se nos abre un mundo de posibilidades y vemos que esto es futuro”, subraya Fernando Redín, responsable comercial y técnico de Reybesa.

reybesa-12

Fernando Redín

EL ORIGEN, EN VW NAVARRA

El origen de esta evolución o diversificación de negocio en Reybesa se remonta al año 2009. Volkswagen Navarra realizó un cambio en el suministro a la línea de montaje y pasó de hacerlo con carretillas elevadoras a realizarlo con tractores de arrastre. Es entonces cuando Reybesa comienza a ser su proveedor directo en este tipo de maquinaria. “Esto supuso un cambio cualitativo en la empresa. Empezamos a pensar en conceptos aplicables a nuestra empresa que hasta entonces no los teníamos contemplados o considerados tan importantes. Volkswagen Navarra hizo, por así decirlo, un supermercado de piezas que suministraba a la línea de montaje a través de estos tractores de arrastre (ellos lo denominan trenes logísticos), que arrastran carros con ruedas”, recuerda Fernando.

Este tipo de maquinaria evita la entrada de carretillas elevadoras con cargas pesadas a la línea de montaje, lo que reduce considerablemente el volumen del vehículo; y aumenta en seguridad porque evita la posibilidad de daño a las personas del entorno. Además, no es necesario tener estanterías que estorben ni mover palés junto a las líneas de producción.

En esta situación, se comprobó que la persona que conducía esto vehículos no aportaba un valor añadido claro. Se consideró que lo idóneo era que ocupara otro puesto más cualitativo y que el vehículo pudiera trasladar los carritos de una zona a otra de manera autónoma. Así, las carretillas elevadoras evolucionaron a tractores de arrastre o trenes logísticos y de ahí, a ser autónomos. Esta tecnología creció junto con nosotros dentro de VW-Navarra. Esto es lo que denominados los AGV´s, vehículos guiados autónomos”, explica el responsable comercial de Reybesa.

DIFERENTES TECNOLOGÍAS

reybesa-30Reybesa instó a LINDE a que ofreciera este tipo de soluciones automatizadas y la compañía alemana comenzó a trabajar con la empresa americana SEEGRID. En este caso, se utilizaba tecnología de guiado través de cámara de video, que permite grabar el recorrido y las paradas que debe realizar el vehículo. “Esta solución daba muchos problemas. Por ejemplo, si las ruedas patinaban, el vehículo descoordinaba, lo que hizo que se desechara”, comenta Redín.

Con la firma Balyo (ahora LINDE Robotics) se utiliza una tecnología de  geoguiado. Se realiza una cartografía inicial de la zona donde el vehículo va a trabajar y por ordenador se establecen unas zonas de referencia. No es necesario colocar nada en la fábrica del cliente (ni balizas ni otros elementos) para que el tractor realice su actividad. Con la tecnología láser, y con la referencia de esta estructura creada por ordenador, el vehículo es capaz de trasladarse por la zona de trabajo. Es la principal tecnología con la que LINDE trabaja.

Además del sistema AGV con guiado láser, también existe el sistema con guiado magnético, una tecnología más económica pero sólo aplicable a tractores de arrastre. Los vehículos siguen una banda magnética colocada en el suelo con unos transponders que le indican qué debe hacer en cada momento. “Estas AGV´s se dividen en dos grandes bloques: tractores de arrastre y vehículos o apiladores que mueven palés (que no tienen ruedas)”, señala Redín.

Estos vehículos son predecibles, seguros –tienen sensores que le permiten frenar en caso de que aparezca una persona en su camino-,  ofrecen mayor operatividad y el retorno de inversión es rápido. “Nosotros añadimos un factor importante: el full service del vehículo. El alquiler lleva implícito un servicio técnico excepcional. Principalmente, servimos al sector de automoción, la mayoría en Landaben, quienes necesitan un servicio inmediato, como mucho en dos o tres horas debe repararse la máquina o reemplazar por una nueva”.

Reybesa lleva ofreciendo este producto a sus clientes desde 2015 pero la gran  evolución se desarrolla durante 2016. La tecnología existía desde hace años pero no había un enfoque comercial como el actual y está teniendo “muy buena aceptación”. Aunque Reybesa está centrada en el sector de la automoción, esta tecnología es aplicable a todo tipo de industria con almacenes, como por ejemplo, la farmacéutica o agroalimentaria.

To Top