miércoles, 24 mayo 2017

ignacio-ugalde-presidente-anel

Ignacio Ugalde en las instaciones de ANEL.

Una información de Cristina Altuna para Navarra Capital

Licenciado en derecho, Ignacio Ugalde preside desde mayo de 2013 la Asociación de Empresas de Economía Social de Navarra (ANEL). Cargo al que accedió en representación de Fagor Ederlan Tafalla, sociedad cooperativa de la que es Director de Recursos Humanos.

Su compromiso con la economía social y el cooperativismo es total, por el “convencimiento de que esta fórmula es la que más beneficia al socio y al trabajador en Navarra”. Así lo asegura este experto en cooperativismo y máster en Derecho de Empresa que imparte clases en el posgrado en Dirección de Recursos Humanos de Foro Europeo.

PREGUNTA. ¿En qué situación se encuentra la economía social en Navarra?

RESPUESTA. Los datos de 2014 demuestran que la economía social en el conjunto del país y, especialmente aquí, en Navarra, está creciendo. Por cada 3 empleos privados creados en Navarra, en el segundo semestre de 2014, 2 pertenecían a la economía social. Se trata del 66% del empleo privado creado en ese periodo.

Son cifras que nos satisfacen porque indican, además, que la economía social en Navarra ha crecido un 2% con respecto a 2007, año del inicio de la crisis económica. Es decir, si el empleo en España se hubiera comportado del mismo modo que la economía social, estaríamos en los niveles de empleo previos a la crisis.

P. ¿Qué ventajas ofrece el empleo de economía social con respecto al resto de alternativas?

R. Es un empleo que genera en el trabajador un gran compromiso y sentido de pertenencia en la empresa, porque es un empleo que no se deslocaliza. Las empresas con un modelo de economía social pueden exportar, internacionalizarse o crear otras empresas, pero la casa matriz siempre se queda aquí, en Navarra, porque el socio es de aquí.

P. Sus beneficios, por tanto, también son locales…

R. Sí, se genera riqueza no sólo para la propia organización, sino que crea riqueza para el entorno. Por eso, nos satisface el crecimiento que se ha dado en Navarra, donde el empleo creado por la economía social ha sido 5 veces superior a la media nacional.

P. ¿Es Navarra un referente de la economía social?

R. Sí. La Comunidad Foral lidera, junto con Murcia o País Vasco, este cambio y esta apuesta por el modelo de la economía social. Necesitamos que las personas tengan claro que este modelo de empresa es una alternativa real y que las instituciones públicas fomenten su implantación.

PRIORIDAD, LAS PERSONAS

P. Este modelo se centra mucho en las personas, uno de los valores que más se ha puesto en valor durante la crisis económica.

R. Sí, claro, los trabajadores son los dueños.

P. Y así se genera el compromiso y la pertenencia del empleado…

R. Las organizaciones están compuestas de personas. Por eso, decimos “uno solo no, juntos”. Si uno no se siente partícipe de todas y cada una de las decisiones de la empresa, no va a tener compromiso.

Se trata de desarrollar a la persona en la empresa. En Fagor Ederlan Tafalla tenemos, por ejemplo, un programa de liderazgo muy potente, dirigido tanto a los socios de la cooperativa, como a los líderes que tienen personal a su cargo. Se trabaja en equipo, cuestiones como el liderazgo cooperativo, el coaching individual y grupal, temas de competencia orientado al logro o desarrollo personal, entre otras.

Todo esto ayuda tanto a la empresa como a la persona. Por eso, nuestro nuevo modelo es el de desarrollar a las personas a través de la empresa. Para nosotros, ahí está la clave.

Creemos que el éxito de una organización está en las personas, que tienen que saber de liderazgo, de gestión e, incluso de economía. Por eso, desde ANEL ofrecemos a las empresas herramientas de para formar y desarrollar a sus empleados, como el recién inaugurado Programa de Liderazgo en Tudela, impulsado por el éxito de su convocatoria en Pamplona.

P. Se trata, en definitiva, de un modelo y una cultura organizacional…

R. Nosotros hablamos de la cultura cooperativa, porque lo que diferencia a las empresas de la economía social es el modelo de empresa: la cultura de participación, la cultura de información y la cultura de decisión. En nuestras cooperativas establecemos un sistema de decisión basado en “un socio, un voto”. Y aquí, la información es clave, porque es difícil decidir o participar en algo si no se tiene información.

COOPERATIVA DE EMPRENDEDORES

P. Uno de los hitos más importantes de ANEL, en los últimos años, ha sido la creación de la Cooperativa de Emprendedores, a finales de 2013. Una iniciativa pionera en España.

R. Así es, la Cooperativa de Emprendedores de Navarra, un modelo extendido en Francia, posibilita que las personas emprendedoras puedan comprobar si su idea de negocio funciona antes de constituir su propia empresa, bajo un paraguas legal que les permita buscar clientes y facturar, siendo acompañadas por el equipo de profesionales de la Asociación. Además, les permite vivir la experiencia del cooperativismo y conocer de primera mano la economía social.

Navarra Capital es un ejemplo de los proyectos que participan en la Cooperativa de Emprendedores, donde vemos que existe una gran sinergia entre todos los proyectos.

P. ¿Cómo se adaptó esta iniciativa en Navarra?

R. No fue fácil llevar adelante la Cooperativa de Emprendedores, por ser algo nuevo. Pero, fue un paso clave para nosotros y nos llena de orgullo por el éxito que está teniendo. Hemos tenido ya visitas de distintas comunidades y la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES), que están interesados en la Cooperativa de Emprendedores.

P. ¿Cuántas empresas participan en la actualidad en la Cooperativa de Emprendedores?

R. En este momento, hay 11 proyectos. En su conjunto, hablamos de más de 50 personas y, en los próximos tres meses, saldrán al mercado 4. Estamos evaluando ya, además, 5 nuevos proyectos para que ingresen en los próximos días. Queremos que la Cooperativa de Emprendedores sea algo dinámico y lo está siendo.

LEY DE MICROCOOPERATIVAS

P. Otro de los grandes hitos de ANEL, tuvo lugar en enero de 2015, cuando el Parlamento aprobó por unanimidad la Ley de Microcooperativas que se impulsó desde la asociación.

R. En el tejido empresarial navarro predomina la pequeña empresa y en ANEL vimos que en Navarra 2 personas no podían crear una empresa de economía social. Por eso, la asociación tomó como referencia la normativa que existía en otras comunidades, y lo llevamos al Consejo de Cooperativas de Navarra y a la Dirección General de Trabajo de ahí se elevó la propuesta al Parlamento. Tengo que subrayar que la Ley de Microcooperativas contó con el apoyo de todos los grupos.

P. ¿Ayudará esta normativa a impulsar el modelo de economía social?

R. Estamos convencido de ello. La normativa ayudará a crear empresas y empleo, así como a extender la filosofía de la economía social. El futuro pasa, estamos convencidos, por este nuevo modelo organizacional. Para ello, no obstante, deberíamos fomentar la economía social desde todos los estamentos.

To Top