lunes, 22 mayo 2017

soluciones-financieras

 

Una información de Yosune Villanueva para Navarra Capital 

Un nuevo negocio puede ser muy bueno en cuanto a producto o servicio, pero si no está avalado por el sustento económico, difícilmente se asentará en el mercado. “Hemos tratado con muchas ingenierías y compañías que te decían, necesito 500.000 euros para esto, 800.000 para aquello otro… Y eran proyectos que merecían la pena estar en el mercado, así que vimos que debíamos centrarnos en la búsqueda de soluciones financieras”, introduce Javier Acebrón, uno de los socios de ISF.

Cuando una compañía necesita publicitarse, busca a un experto en comunicación; cuando necesita abrir mercado en el extranjero, también busca apoyo profesional. Lo mismo que se requiere un asesor fiscal, un asesor laboral o un corredor de seguros; para localizar liquidez ha llegado para quedarse Ibérica Soluciones Financieras (ISF) “nos convertimos en asesores financieros, en función de las necesidades del cliente”, afirma otro de los socios, Javier Guembe.

“Es importante destacar (Acebrón) que los empresarios se cansan de ir de banco en banco, exponiendo su proyecto durante meses, para que no les escuchen y no les entiendan. Nosotros, en su nombre, vamos haciendo esa labor”. Como si fuesen una oficina de banco, pero de marca blanca, buscan soluciones adaptadas a través de una plataforma de intermediación financiera con más de quince años de experiencia en el mercado nacional e internacional, una plataforma que han conocido “tras años de trabajo y esfuerzo, y con ella podemos llegar a entidades que una compañía sola, normalmente, no llega”. 

Es evidente, añade Guembe, que “si una empresa tiene su problema financiero resuelto con el banco, ya está, no nos necesita. Pero si una empresa va justa, como le ocurre al 80-90 por ciento en la actualidad, ahí les aportamos mucho, porque evitan recorrerse las entidades financieras y se centran en lo que saben hacer, que es desarrollar su producto”.

soluciones-financieras-2

Javier Guembe y Javier Acebrón

LAS EMPRESAS DEMANDAN CIRCULANTE

Si una compañía necesita un colaborador para que le aporte dinero en un momento dado, o para abrir mercados eficientes o para ser más competitivos, ahí entra ISF“Podemos trabajar juntos para encontrar la mejor solución de forma confidencial y con total confianza”, dice Acebrón. Otro valor añadido de la compañía es que ofrece soluciones personalizadas a la medida de cada cliente, “asesorando financieramente y ayudando al cliente a centrarse en la actividad empresarial, que es lo que de verdad sabe hacer”.

Al final, lo positivo de todo esto es que se genera una relación de confianza: “Quizás has llegado a un cliente por una cosa menor, pero luego te deriva a una segunda necesidad, o a una tercera, porque se da cuenta de que tú se lo puedes solucionar”. Es un tema que se basa en la confianza y se demuestra en que “muchos clientes nos llegan por otros clientes satisfechos con nuestras soluciones”. Y reciben todo tipo de demandas: “Uno que quiere crecer y quiere comprar una empresa, otro que necesita ver un edificio, está quien quiere ampliar su negocio por otra zona y así vamos abriendo cada vez más campo”. Todo esto lo dice Javier Acebrón, quien destaca: “Nuestros valores son la profesionalidad, la vocación de servicio y la absoluta confidencialidad”Y esta frase no es casual, las entidades financieras captan de buen grado las empresas presentadas por ISF, porque apenas tienen índice de morosidad (0,2%) y esto solo puede deberse al trabajo previo bien hecho al analizar la empresa con la que van a trabajar.

Una puerta importante para esta compañía es cuando la gente se da cuenta de que la financiación le ayuda a vender mejor su producto. Porque ofrecer financiación, junto con tu producto o servicio favorece las ventas frente a un competidor que sólo ofrece el producto o la solución. “Abres, desarrollas más tu negocio y creces de una forma sostenible”, asegura Acebrón; y añade Guembe: “Contribuimos a aportar valor y mejorar la posición de la empresa, potenciando el desarrollo del negocio y haciéndola más competitiva”. 

monedas y billetesLA DEMANDA EN NAVARRA

En la Comunidad Foral, el cliente de ISF pide prácticamente, lo mismo que en el resto de comunidades, acceso al crédito para la venta de sus productos y sus servicios: “Si ellos, en lugar de financiar con su pulmón, financian a través de nosotros, cobran al día siguiente de instalar y ya no asumen riesgo, es decir, no pierden músculo financiero. Por lo que les estás dando una solución para desarrollar su negocio”.

En Ibérica Soluciones Financieras no tienen un banco con capital indefinido, sino que trabajan en la plataforma ya mencionada, donde están las principales entidades bancarias españolas e internacionales de reconocido prestigio. “Y en función del activo (lo que se quiere adquirir), del cliente y del importe, vamos buscando hasta encontrar las mejores condiciones para ese cliente.

Además de tener acceso a cientos de entidades bancarias nacionales e internacionales, también realizan su labor de intermediación entre el cliente y otro tipo de entidades, como son las financieras de empresas grandes internacionales como Siemens, General Electric, Hewlett-Packard o IBM, entre otras. Comenta Javier Acebrón que: “son empresas que financian productos de otras empresas; y a veces, los criterios de inversión que tienen no coinciden con los de los bancos, porque miran más al producto y menos al número”En esta tesitura suelen encontrarse los generadores de hardware y software, “que son jóvenes que salen muy preparados y con grandes ideas de las universidades, pero tienen un problema en España para financiar un tema que es inmaterial. Bueno, pues estas entidades financieras sí acometen estos proyectos”.

GRATA SORPRESA

Según comenta Javier Guembe, en ISFestán “encontrando gente muy preparada y muy buena en lo suyo y ha sido una sorpresa agradable; pero son buenos técnicamente, nadie es perfecto en todo. Por ejemplo, un inventor, que ha encontrado su producto y confía tanto en él que incluso se pone a financiar directamente a su cliente… Eso, normalmente, es un error”. Es mejor que el inventor siga siendo bueno técnicamente en lo suyo y que colabore con otros para que se ocupen de otras partes del negocio: “En nuestro caso, conseguirle financiación”. Por ejemplo, en el tema de la eficiencia energética, “nos estamos encontrando gente, en toda España, que hace virguerías con las placas solares que aprovechan las horas de máximo sol para bombear el agua… Bueno, cosas que yo no abarco, pero veo que merecen mucho la pena cuando te las enseñan”.

Entre sus clientes, muchos ingenieros con buenas ideas, pequeños comerciantes y también grandes empresas que necesitan reflotar o expandirse. Para ayudarles, ISF cuenta con una amplia e importante capacidad de información en la que pueden casar oferta y demanda: “Uno necesita dinero, otro lo tiene y no se lo remuneran, pues les ayudas a encontrar ese equilibrio en el que todo el mundo gane”.

To Top