miércoles, 18 octubre 2017

Información es poder. No es nuevo. Pero ahora es más cierto que nunca. Las empresas invierten mucho esfuerzo, mucho tiempo y mucho dinero en conocer los gustos, las necesidades y hasta  las inquietudes de sus clientes. Del acierto en la recogida, procesamiento e interpretación de esos datos depende el éxito de su negocio. Eso se lo saben al dedillo los empresarios de todos los sectores. Desde Jeff Bezzos, recién llegado al periodismo, hasta Amancio Ortega que supo responder mejor y más rápido que nadie a los gustos de los clientes de la moda. Se han enterado todos. Menos los políticos.

La reacción de la mayoría de ellos tras la publicación del Navarrómetro vuelve a demostrarlo.

La casualidad quiso que, el mismo día en el que conocimos sus resultados, me encontrara en Madrid con un sociólogo de la UPNA, colega y buen amigo de alguno de los autores de ese sondeo. “Es tal el alud de críticas, que está escondido, no sabe dónde meterse el pobre”, me dijo del responsable del sondeo.

A ver. Es muy discutible, al menos opinable, que si mañana se celebraran elecciones el resultado fuera el que refleja el Navarrómetro. Aunque solo fuera porque la formación a la que daba ganadora no ha confirmado que vaya a presentarse.

La encuesta puede tener errores, equivocarse en la interpretación y ser técnicamente mejorable. Pero desechar de antemano sus conclusiones sin aprovechar la información que aporta es un error… que los grandes partidos ya no pueden permitirse.

Más allá del dato concreto, del número de escaños a cada uno, lo que el sondeo vuelve a demostrar es que el votante quiere que los políticos tomen medidas que mejoren su día a día. Y, sobre todo, que practiquen lo que predican, porque están aburridos de ver cómo hacen lo contrario de lo que prometen.

La política, la política tradicional, sufre un importante descrédito ciudadano. Y eso es parte de lo que se percibe en el Navarrómetro. Con esa parte (y en cómo solucionarla) es con lo que deberían haberse quedado los partidos.

Porque negar la realidad no evita su existencia.

 

José Luis Pérez

Director de Informativos de COPE

Archivado en:

José Luis Pérez ·

To Top