miércoles, 18 octubre 2017

anel-networking-cooperativas-5
anel-networking-cooperativas-5

Elena Zabalza, primera por la derecha, se dirige a un grupo de emprendedores.

 

Una información de Yosune Villanueva Lucea para Navarra Capital

En una iniciativa emprendedora es importante organizar las funciones de las persona, porque los perfiles de cada socio son diferentes y no todo el mundo tiene las mismas capacidades para hacer una u otra cosa. “Para solucionar esto, hacemos que ellos vayan viendo cómo se complementan y cómo aportan lo mejor de sí mismos para ir adelante con su idea de negocio, introduce Elena Zabalza. “Se supone que las personas somos incompletas, pero los equipos tienen que intentar ser completos, así que es importante que descubra cada uno en qué es fuerte y en qué tiene más debilidades para, a partir de ahí, sacar lo mejor de cada uno en beneficio común”.

Los proyectos que desembarcan en Anel tienen que tener muy claro que los intereses colectivos tienen que primar sobre los individuales: “Por ejemplo, en lo que puede ser el proyecto de un comercio, ¿abrimos los sábados o no? Pues que a ti te venga mal, no puede pesar sobre la necesidad de abrir los sábados, si es un día bueno para la venta. Ya se buscará solución a esa apertura que tú no podrías cubrir, pero no antepongas tus necesidades y trabaja con visión conjunta”.

METODOLOGÍA CANVAS

Cuando se habla de proyecto de empresa, se trata de trabajar el modelo de negocio que vas a utilizar. En ANEL se sigue la metodología Canvas: “En una hoja, desarrollas las principales áreas en las que tienes que pensar cuando pones un negocio en marcha: defines clientes, producto o actividades, fuentes de ingresos, costes y, por supuesto, tu diferencial con respecto a lo que ya hay en el mercado”.ANEL 3

Es fundamental saber que, si vas a ofrecer algo es para satisfacer una necesidad no cubierta; o bien porque existe esa necesidad o porque tú la vas a generar: “Tras idear el proyecto de empresa, desde la cooperativa de emprendedores testas el mercado para ver si lo que has ideado se corresponde con lo que se necesita en el mercado”

El acompañamiento al emprendedor está establecido y se le va guiando en los pasos que debe dar para que su proyecto se consolide. “Todo esto, además de la parte administrativa, legal, etc, lo lleva inicialmente ANEL. Pero se les va enseñando a través de formación y reuniones con los proyectos, para que ellos sean capaces de asumir todo eso el día de mañana”, recuerda Elena.

La característica principal de las empresas de economía social es que las personas juegan un doble papel. Por un lado son socias y, por otro, trabajadoras: “Esa dualidad hay que entenderla muy bien, porque en el día a día, debes trabajar como socio y tomar ciertas decisiones como tal. Pero a su vez eres trabajador y tienes que cumplir como en cualquier otra empresa, así que debes saber cuándo eres trabajador y cuándo socio”.

ERRORES MÁS COMUNES

Al inicio, todos los socios de un proyecto se ocupan de todo, pero “van viendo que el tiempo es un recurso limitado y que necesitan distribuirse más las funciones”. Para estructurar sus roles, “a menudo, nos demandan si tenemos algún reglamento de régimen interno que regule las reglas de juego entre ellos. Es importante ese orden y lo que les recomendamos es que se tomen esto como si fuera ya un trabajo, porque aunque están testando, deben tener un horario, una forma de trabajar y tienen que dedicar tiempo al proyecto”.

Por todo esto, es importante que los socios hablen entre sí y que cada uno comente sus circunstancias. “Es importante que cada grupo ponga sus inquietudes sobre la mesa, a partir de su propia situación”.

Otro de los errores más frecuentes es encontrar frases del tipo: ‘¿Por qué me tienen que mandar fulanito, si yo soy igual de socio que él?‘. Por esta razón, insiste Elena en que “la organización funcional del trabajo se tiene que establecer desde el principio, para no generar conflictos”. Y se les capacita, a través de formación y a través de encuentros entre emprendedores, de los roles que van a tener cada uno en la compañía: “Porque en estas pequeñas compañías, todo se mezcla mucho y a menudo no sabes si las decisiones que estás tomando son en el ámbito de trabajo o en el ámbito societario”. Además, es muy importante el trato personal entre ellos: “En estas empresas, más que en ninguna otra, hay que entender que la persona es el centro, porque eres tú, tu proyecto y el de tus compañeros

LA COOPERATIVA DE EMPRENDEDORES

En Navarra, hay varias asociaciones que trabajan el tema del emprendimiento y, en ANEL, se centran en aquellas que quieren emprender sociedades laborales o cooperativas de trabajo asociado, en las que la gestión es más participativa y democrática. Como nos explica Elena Zabalza: “La filosofía de Anel es diferencial, trabajamos con grupos de emprendedores que, el día de mañana, quieren o montar una cooperativa de trabajo asociado, en la que la característica anel-formacion-cooperativa2014-10principal es que las personas que la crean aportan su trabajo para desarrollar su actividad; o montar una sociedad laboral, que pueden ser anónimas laborales o limitadas laborales, en estos casos, la mayoría de la propiedad de la empresa está en manos de gente que trabaja en ella”.

Históricamente, desde el año 1982, ANEL ha atendido a las nuevas iniciativas empresariales cooperativistas ayudándoles a analizar la viabilidad del proyecto, les acompañaban durante todo el proceso de constitución, en la redacción de estatutos, acompañamiento al notario, tramitación de escrituras, solicitud de ayudas y todo lo necesario, hasta que el proyecto ya estaba creado. “Pero muchos proyectos empezaban con las dificultades cuando comenzaban a hacer visitas comerciales, porque quizás las hipótesis planteadas de partida no las contemplaba el mercado, no conocía bien la competencia o se dirigía a un sector de clientes que no es el adecuado”.

TESTAR CON MENOR RIESGO

En el año 2013, ANEL  dio un paso más para ofrecer menor riesgo a sus asociados: “Se trata de una plataforma ya constituida, que da amparo al emprendedor para que de manera previa a crear su propia empresa pueda testar su idea en el mercado, pero de manera legal, porque hasta entonces, o montabas la empresa o ya empezabas con economía sumergida”.

La estructura de la Cooperativa de Emprendedores permite dar todos esos pasos para que los emprendedores vivan una experiencia cooperativa con sus futuros socios. Y puesto que están haciendo visitas reales, con gente que les puede contratar, si un cliente les contrata, en la Cooperativa asumimos toda esa parte administrativa para que sea legal“.

El tiempo que tiene un proyecto para que madure en la cooperativa y tome la decisión de salir o no salir es como máximo un año, con un primer contrato de apoyo de seis meses, que se puede ampliar a cuatro meses más y finalmente 2 más: “Porque tenemos la experiencia de que en un año, o el proyecto a madurado como para salir y montar su propia empresa, o han desecho la idea”. También es importante saber que no todos los grupos que atiende ANEL pasan por la cooperativa, ya que “hay emprendedores que necesitan atención puntual y no testear. Además, desde la propia asociación, se les ofrecen servicios de consolidación de su empresa”.

 

 

To Top