lunes, 20 noviembre 2017

Ría de Bilbao

Ría de Bilbao

Decir Bilbao es decir modernidad, vanguardia e innovación, pero también naturaleza, tradición, y gusto por el detalle.

En esta ocasión nos salimos de los planes turísticos más convencionales para compartir tres de sus secretos mejor guardados: degustar un vino premium nacido de las profundidades del mar, un restaurante con un lenguaje culinario novedoso y lleno de matices y; finalmente, un pequeño museo lleno de referencias que nos permiten descubrir el alma oculta de una ciudad que ha sabido integrar perfectamente tradición y cosmopolitismo.

crusoe-treasure

Crusoe Treasure

La idea de envejecer vino en el medio marino no es novedosa en sí misma, pero los fundadores de Crusoe Treasure llevaron mucho más allá esta técnica para crear un vino premium diferente. En 2009 comenzaron a desarrollar una tecnología propia que, además de un vino muy especial, les ha permitido crear la primera bodega submarina – arrecife artificial del mundo en la bahía de Plentzia.

Crusoe Treasure Bilbao

Además, ofrecen a sus clientes (eso sí, siempre bajo reserva) diferentes experiencias relacionadas con las bodegas: catas a bordo de su barco, el Crusoe Treasure, tours para observar la vida marina e incluso inmersiones guiadas para conocer la bodega y su arrecife. Un plan inolvidable para cualquier apasionado del vino y de la naturaleza.

Bascook

Bascook - restaurante 4Este antiguo almacén de sal esconde una de las propuestas gastronómicas de Aitor Elizegi, uno de los grandes paladines de la cocina vasca. Bascook (c\ Barroeta Aldamar, 8) abrió sus puertas en 2010 con el objetivo de ofrecer a sus clientes un lenguaje culinario distinto, en el que tuviera cabida lo global y lo local, la innovación y la tradición.

Esta dualidad se hace palpable nada más entrar en el local. La decoración, la combinación de texturas y la luz tenue, que crea juegos de sombras en las paredes de piedra, conforman un ambiente cálido y acogedor. Sin embargo, es en su carta donde resulta más evidente que en Bascook conviven dos almas. Su propuesta gastronómica es, además de estética, variada y original.

 

V (una amplia selección de platos vegetarianos que van desde el kebap de brócoli a los raviolis de bosques y trufas, toffe y capuccino de nueces);

Km 0 (donde se presentan diversas versiones de algunas recetas de la cocina vasca tradicional elaboradas con productos locales, como el bacalao confitado acompañado de pil pil de coliflor y escamas de ajo negro);

y finalmente la llamada Cocina de maleta y fusión, donde Elizegi combina los sabores de la cocina de siempre con técnicas e ingredientes propios de otras culturas (buen ejemplo de ello son el ceviche de lubina ahumada o el maki de Gilda con tartar de bacalao y espuma de pil pil).

Por último, pero no por ello menos importante, Bascook cuenta con un servicio impecable: atento, amable, y muy bien dispuesto a explicar al cliente la novedosa oferta que Elizegi pone a su disposición. En definitiva, una cita ineludible para las próximas visitas a la ciudad.

Basque Boutique - habitación -caserio

Habitación caserío de Basque Boutique

Basque Boutique

Este alojamiento en pleno corazón del Casco Viejo (c\ de la Torre, 2) ofrece a sus clientes una experiencia diferente: una auténtica inmersión en la esencia vasca. Por este motivo todo el establecimiento, que comienza su andadura en febrero de 2013, está diseñado como un pequeño museo que recoge distintos símbolos de la zona.

Detrás de esta idea se encuentra un matrimonio joven, con ganas de ofrecer alternativas nuevas a clientes con gustos diferentes: “durante nuestros numerosos viajes de mochileros fuimos construyendo la idea de lo que queríamos: un alojamiento céntrico, sin renunciar a los lujos de un buen hotel, y que se adaptase a todos los bolsillos” recuerda Vanessa Álvarez, una de las propietarias.

Basque Boutique - habitación-grua-karola
  • El Caserío,
  • la grúa Karola,
  • el Gernika,
  • la baldosa de Bilbao,
  • la Marijaia,
  • el Txacoli,
  • el músico Arriaga, y
  • el Euskera.

Todos los muebles, realizados pieza a pieza de manera manual, representan símbolos o lugares emblemáticos de Euskadi, aunque nunca los más convencionales. Entre sus paredes no encontrarás referencias al Guggenheim o al puente colgante de Vizcaya, sino iconos que apelan directamente a la vida e historia de Bilbao.

No obstante, en Basque Boutique no todo se fía al diseño: también es un alojamiento moderno y confortable que ofrece a sus clientes aire acondicionado y WiFi, así como otros detalles de agradecer: colchones de gama alta como los utilizados en los paradores, planchas GHD para el pelo o secadores profesionales, entre otros. Una excelente opción para sumergirse en el universo cultural vasco sin renunciar a ninguna comodidad.

Un artículo de Paloma Arias para navarracapital.es

To Top