sábado, 23 septiembre 2017

Zone1b

El proyecto Zone 31/64 tiene por objetivo la investigación y rehabilitación de Áreas de Actividad Económica del Pirineo Occidental y ha actuado con mejoras en los polígonos industriales del Valle de Aranguren y del Centre Européen de Fret de Mouguerre (CEF), en Aquitania

El problema que existe actualmente en los polígonos industriales en España es que deben adaptar unas infraestructuras en algunos casos obsoletas (por ejemplo, los del valle de Aranguren implantados en los años 60 y con un fuerte crecimiento a partir de los 80) a la nueva situación económica y territorial. Esta situación está provocando una degradación importante de la calidad de sus infraestructuras, servicios, y espacios adyacentes sin ocupar. A esto se le añade el problema de la crisis económica y otros añadidos como robos y vandalismo en estas áreas o contaminación de los suelos.

El consejero de Fomento del Gobierno de Navarra, Luis Zarraluqui, ha abierto este viernes 7 de noviembre la jornada técnica de conclusiones destacando la necesidad de que, además de fomentar la cooperación y regenerar las áreas de actividad económica puesto que suponen un importante motor económico, fomentar la conexión de dichas áreas con las Redes Transeuropeas de Transporte. El consejero ha subrayado además, que no es necesario crear AAE nuevas puesto que en la fase de análisis exhaustivo de Zone 31/64 se ha concluido que existen suficientes, y que lo necesario es mejorar la gestión de las actuales a través de estos nuevos modelos.

A la jornada han asistido, además del consejero, el gerente de Nasuvinsa, Sergio Ezcurra, y representantes de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, diversos representantes de sectores públicos y privados como la UPNA y la UN, CEN, Asociación de Empresarios del Valle de Aranguren, entidades locales (valle de Aranguren, Noáin) o gobiernos de Aragón y País Vasco, entre otros.

FIGURAS DE GESTIÓN

CIO y EVC son dos las figuras organizativas propuestas en Zone E31/64, que surgen de la necesidad de potenciar la colaboración público-privada para evitar el deterioro de estas AEE, así como de la necesidad de dotarlas de gestión y administración puesto que la mayoría de ellas (el 80% en España), carecen de ella. Se trata, en palabras de la guía, de crear “una auténtica comunidad de vecinos que comparta problemas y oportunidades”.

La CIO, diseñada en el marco del proyecto que participa Navarra, es una figura que hace posible la asociación libre de empresas radicadas en una misma AEE. A ella se suma el modelo EVC (entidad voluntaria de conservación), mediante la que se intenta garantizar el equilibrio entre parcelas y empresas de este tipo de áreas, con el fin de evitar la morosidad, un sistema que ya está presente en algunas legislaciones nacionales como la gallega.

Ambas figuras se basan en un conocido modelo anglosajón llamado “business improvement district” (BID), coherente con el conjunto de estrategias encaminadas a la reindustrialización de Europa.

Este tipo de estrategias, que requieren además implicación por parte de las administraciones locales, se orientan a conseguir objetivos muy concretos y, en caso de obtención de mayorías cualificadas suficientes, llegan a generar obligación de participación entre empresas y usuarios de una misma AAE.

PROYECTO ZONE 31/64

El proyecto Zone 31/64 comenzó a ejecutarse en mayo de 2012 y se ha desarrollado en tres líneas de trabajo principales: el estudio y diagnóstico de las mencionadas áreas, la elaboración de planes de desarrollo y de metodologías para su rehabilitación, reactivación y ordenación, y la puesta en marcha de experiencias piloto que permitan testar las nuevas estrategias.

Todas las actividades prácticas se han recogido en unas manuales de adaptación de AAE que tienen el objetivo de ser transferibles a otras regiones. Además, el proyecto cuenta con una página web que pone a disposición del público toda la información relativa al proyecto así como los resultados y manuales presentados en la jornada.

El presupuesto del proyecto Zone es de 1.904.587,06 euros, de los cuales los fondos europeos FEDER han subvencionado el 65%, esto es, 1.237.981 euros. El resto ha sido financiado por los socios. Las obras en dotaciones e infraestructuras han aglutinado la mayor parte del gasto. Esta inversión ha supuesto 1.061.000 euros, es decir el 56%, de los que 616.000 se han destinado al Valle de Aranguren y 445.000 al centro europeo de Fretes.

 

Imagen de la jornada técnica celebrada este viernes 7 de noviembre en Pamplona

To Top