lunes, 23 octubre 2017

images

El contexto económico que nos rodea así como las nuevas relaciones comerciales establecidas propician que el conocimiento de idiomas sea indiscutiblemente uno de los elementos básicos a la hora de optar a un puesto de trabajo. Esto se debe a que, cada vez más, las empresas establecen relaciones comerciales e institucionales con otras compañías ubicadas fuera de su ámbito nacional y necesitan buscar un idioma común válido para la intermediación.

images

Esta progresiva globalización de los negocios, junto a la creciente circulación migratoria de trabajadores entre diferentes países, especialmente entre los miembros de la Unión Europea, -agravada en estos años por la situación del mercado laboral español-, ha hecho que las compañías se decanten cada vez más por contar con equipos multiculturales en sus plantillas.

Una tendencia que ha contribuido a aumentar la demanda de idiomas en el conjunto de la oferta de empleo en los últimos años. Tanto es así que, según datos de Adecco e Infoempleo, recogidos en el último Informe Infoempleo Adecco, 1 de cada 3 ofertas de empleo en España requiere el conocimiento de, al menos, una lengua extranjera.

Esta tendencia, siempre al alza en los últimos años, viene determinada por tres factores clave: la actividad laboral que se desarrolla en el puesto de trabajo al que se opta, los referentes de conocimiento especializado para ese puesto y la nacionalidad de la empresa (criterio este último que cada vez se diluye más debido a la globalización de las relaciones comerciales).

CRECE LA DEMANDA

Durante el último año, 1 de cada 3 ofertas de empleo publicadas en España requería, al menos, el conocimiento de una segunda lengua como requisito para optar al puesto de trabajo, un punto porcentual más que un año atrás. Navarra se sitúa en la media nacional con  un 34,6 por ciento de los empleos que el año pasado pedían idiomas. El inglés sigue siendo el idioma más demandado en el mundo empresarial, pues el 88,9 por ciento de las ofertas que requiere una lengua extranjera especifica que sea ésta la dominada.

A continuación, aunque a una gran distancia, se encuentra el alemán, que por primera vez en la serie histórica, se convierte en el segundo idioma más demandado en las ofertas de empleo españolas, con el 7,2 por ciento de ellas (cuatro décimas más que un año atrás y dos puntos porcentuales de crecimiento en los últimos dos años).

La lengua germana adelanta así al francés, hasta ahora el segundo idioma más demandado en el mercado laboral español. La lengua gala pasa a ocupar el tercer lugar, con el 7,1 por ciento de las ofertas, y arrastra un retroceso de dos puntos porcentuales en los dos últimos años.

De manera residual, el portugués (1,2 por ciento de las ofertas con idiomas) y el italiano (0,8 por ciento) también aparecen en las ofertas de empleo españolas. Cabe destacar que existe un 7,8 por ciento de procesos de selección en los que se recoge la exigencia de otras lenguas menos tradicionales como el chino y el árabe o propias de los Países del Este (ruso, rumano, checo, polaco).

POR SECTORES

Si de áreas funcionales se trata, la de Exportación es la que más requiere el uso de otras lenguas, así lo especifica en el 94% de sus ofertas de empleo. Tras ella, aunque con menos de la mitad de ofertas, se sitúan Dirección General (40,6 por ciento), Marketing (40,4 por ciento) y Comercial (32,7 por ciento). Otras áreas donde hablar idiomas es importante son Administración y Finanzas (32,6 por ciento), Calidad (32,4) y Producción (29,2 por ciento).

También es importante destacar que, a mayor responsabilidad del cargo, mayor es la exigencia de idiomas. Así, el 51,7 por ciento de las ofertas para directivos requiere el conocimiento de una lengua extranjera. Para mandos intermedios la exigencia se refleja en el 38 por ciento de las ofertas y lo mismo ocurre en el 34,6 por ciento de las que se dirigen a técnicos. Para los empleados base, este requisito aparece en el 20,8 por ciento de sus procesos de selección.

Tradicionalmente, los sectores que presentan un grado mayor de internacionalización son los que muestran una mayor demanda de idiomas. Sin embargo, en esta ocasión, por primera vez desde la serie histórica, es el sector sanitario el que más demanda el conocimiento de una lengua extranjera en sus ofertas, con el 40,2% de ellas (crece medio punto porcentual con respecto al año anterior). A continuación, se coloca el sector de las Telecomunicaciones, que crece 1,3 puntos y reclama idiomas en el 39% de sus ofertas.

En tercer lugar, se encuentra Recursos Energéticos, el 38,4% ahora, luego el sector de la Hostelería y el Turismo (36,6 por ciento), seguido de dos sectores que pierden peso en la demanda de idiomas: Enseñanza (36,6 por ciento, cae más de medio punto porcentual) e Industria (36,5 por ciento, descenso de más de 3 puntos). Aún así, el sector en el que más ha aumentado la demanda de lenguas extranjeras es en el de la Automoción, que en un año ha pasado de requerirlas en el 19,2% de sus ofertas al 24,3% actual (+5,1 p.p.).

EVALUACIÓN

Cuando un demandante de empleo se enfrenta a un proceso de selección en el que se exige el dominio de una segunda o tercera lengua, la acreditación de un título oficial puede no ser suficiente para garantizar ese conocimiento. Es habitual que desde los departamentos de recursos humanos se valoren estas habilidades a través de diferentes pruebas, que les servirán para medir el manejo de un idioma por parte de los candidatos. Las más habituales son: redacción del CV en el idioma a valorar, dinámicas de grupo, prueba escrita.

To Top