jueves, 25 mayo 2017

firma_apex-villa-javier

Perteneciente a la “Fundación Tudela Comparte”, el Comedor Solidario Villa Javier acaba a de cumplir tres meses de vida, tiempo en el que ha superado las 7.000 raciones, con una media diaria de más de 37 comensales. “Estamos muy satisfechos con el resultado de esta iniciativa, pero sobre todo, muy agradecidos por el movimiento social que el comedor ha emprendido. Tenemos más de 170 voluntarios, empresas que nos dan dinero puntual y algo de producto, 18 o 20 comercios que tienen nuestra hucha y papeles para posibilitar que la gente se haga socia, una panadería que nos dona pan y bollos… En definitiva, mucho tejido empresarial pequeño muy colaborador y medianas empresas que están sacando lo mejor para que podamos continuar con este comedor social”, explica David Crespo, coordinador de Villa Javier.

Tudela es el escenario de todo este movimiento solidario: “Existe en nuestra ciudad un índice de pobreza consistente que nos llevó a un grupo plural de personas a crear un comedor que se sumara a la labor de ayuda que ya venían haciendo diferentes entidades sociales. Gracias a la labor

Voluntarios en Villa Javier

Voluntarios en Villa Javier

económica de la sociedad tudelana y al apoyo de voluntarios, pudimos iniciar esta labor, explica Alfredo Cebrián como portavoz de Villa Javier.

RECUPERAR A LA PERSONA

El comedor ofrece comida y cena de forma presencial a las personas más necesitadas a un precio simbólico de 0,50 euros cada una, o 1 euro ambas comidas, que incluyen el desayuno que pueden llevarse a casa. Añadido a esto, tienen planificada una segunda fase que consiste en la denominada ‘cesta básica’, que se entregará a las familias para que puedan llevarse la comida a casa y el objetivo es que empiece a funcionar en primavera de 2017: “Esta cesta básica (especie de economato), será un supermercado interno con puntos, que ya llamamos La Despensa y que se asignará a las familias de acuerdo a sus sueldos, hijos y situaciones en general. Nos parece más digno que hacer esperar colas para darles sin más la comida”, comenta David Crespo.

Este comedor social no es un lugar en el que simplemente se da de comer a las personas adultas que allí acuden, como detalla su coordinador, sino que quieren ir más allá: “Se trata de recuperar a las personas y a las familias. Es cierto que con las tres comidas se les da lo que tienen por derecho social, pero la recuperación personal es nuestro objetivo. Gracias precisamente a todos los voluntarios que se nos acercan y nos ofrecen sus posibilidades, tenemos charlas, cursillos o formación para guiarles poco a poco en la inclusión en la vida normal. El acceso a ocio y cultura también es importante, por eso tenemos una biblioteca en el centro y, de forma inconsciente, integramos en el comedor, exposiciones de cuadros, de fotografías, etc“.

VILLA JAVIERVilla Javier El comedor

El comedor solidario Villa Javier, promovido por la Fundación Tudela Comparte, abrió sus puertas el pasado 27 de junio para ofrecer las comidas todos los días del año a las personas más necesitadas de la ciudad, en un local cedido por la congregación de los Jesuitas frente a su colegio. Para sacarlo adelante, han recibiendo aportaciones de socios, donaciones particulares y de empresas, colectivos o entidades como CaixaBank, que dio 10.000 euros el año pasado. A esto se suman iniciativas como el libro Guiso de musas, en el que colaboraron decenas de escritores; la exposición de cuadros de la pintora Merche Blasco, abierta hasta el 24 de febrero en la UNED y que destinará todo lo que recaude a la fundación; o la donación que realizó Luis Salcedo, del restaurante Remigio, de 2.500 euros de los 6.000 del primer premio que ganó en un concurso gastronómico organizado por el Basque Culinary Center y Eroski.

Aunque parezca mucho, siempre se necesita más, porque Esto puede crecer tanto como la sociedad de Tudela y la ribera quiera cuenta emocionado David Crespo. En Villa Javier no se conforman con poco y todas las iniciativas son bien recibidas. Por ejemplo, añade Crespo: “Luis Salcedo no se conformó con donarnos parte de su premio, sino que luego pidió a todos los proveedores de su restaurante que le donaran algo para una cena solidaria: carne, panes, postres… Con todo ello oganizó una cena solidaria para más de 100 personas y nos donaron íntegramente lo recaudado por comensal. Y así podría contarte muchas iniciativas. Hay empresas que colaboran también de forma anónima y ojalá, dentro de poco, os podamos contar de otras compañías que se han adherido a nuestro proyecto y están aportando a Villa Javier”. En este momento, alimentos para los desayunos que reparten también son muy bien acogidos ya que necesitan de todo: leche, galletas, frutas, zumos…

APEX, NUEVO COLABORADOR

El último en sumarse a este proyecto solidario es el Grupo Apex, que con el acuerdo firmado permitirá al comedor atender al 16% de personas que están en situación de pobreza en Tudela, quienes también accederán a partir de ahora a todos los productos de las marcas Aspil, Vicente Vidal y Marinas. “Estamos muy agradecidos a Grupo Apex por su ayuda. Que una empresa de la Ribera de tanto renombre nos apoye es un orgullo para nosotros. Gracias a ellos podremos ayudar a mucha gente necesitada”, explican desde el centro.

Snacks Apex 1Esta nueva iniciativa, afirma Santiago Sala, director general de Grupo Apex, contribuye a ayudar a quienes más lo necesitan y a llevar a cabo acciones en nuestro entorno más cercano, que son dos de los objetivos fundamentales de nuestra política social. En este caso concreto, apoyando a un centro como este, tan necesario, contribuimos a ambos. Ojalá que nuestra ayuda sirva para que puedan seguir ejerciendo una labor tan valiosa durante muchos años”.

La mayor productora a nivel nacional de patatas fritas de capital 100% español, Aperitivos y Extrusionados S.A. (Apex), con sede central en Ribaforada, cuenta con la planta industrial más moderna del sector de 18.000 metros cuadrados en la que se llegan a procesar más de 32 millones de kilos de patatas al año. Pero para la compañía navarra la responsabilidad social corporativa (RSC) es fundamental.

FOTO DE PORTADA: Santiago Sala, director general de Grupo Apex; y Alfredo Cebrián, Villa Javier

Una información de Yosune Villanueva Lucea para Navarra Capital

 

To Top