viernes, 20 octubre 2017

Vivir la política desde la empresa

El ex presidente del Gobierno foral, Miguel Sanz, dedicado a su trabajo en el sector privado, dice que no añora el poder, pero reconoce que no puede desprenderse del pensamiento político.

Miguel Bidegain
Pamplona - 23 septiembre, 2017

Miguel Sanz, ex presidente del Gobierno de Navarra.

Miguel Sanz, ex presidente del Gobierno de Navarra.

Sin saber cómo iba a reaccionar e inspirándonos en Felipe González, quien dijo que los ex presidentes son como los jarrones chinos, que se supone que tienen valor y nadie se atreve a tirarlos a la basura pero en realidad estorban en todas partes, pensamos en hacerle las fotos de esta entrevista entre dos de ellos. Sanz celebró la ocurrencia y posó de buen talante, dando muestra de ese carácter que no casaba del todo con la solemnidad de la Presidencia del Gobierno de Navarra.

Miguel Sanz dice que no le costó salir de la primera línea de la política y dejar sus cargos porque fue una decisión suya, voluntaria y libre, “es doloroso cuando te ves obligado porque te han cesado o porque has perdido la confianza de los ciudadanos, no es mi caso”. Esa retirada le permitió comprobar que después de la política “hay otra vida en la que puedes desarrollar tu pensamiento y aptitudes, que es lo que he hecho yo”.

“Todo lo que hice fue mirando por el interés general”

Pocas personas han podido experimentar que se sienten primeros días después de dejar nada menos que la presidencia de un gobierno autonómico, ¿quizás alivio? ¿Tal vez un vacío? Miguel Sanz es una de ellas, así que se lo preguntamos: “Alivio no, ni tampoco decepción… sí sentí que había acabado un ciclo y que empezaba otro, cuando uno ha estado en la política y la ha vivido tan intensamente como yo lo he hecho no puedes desprenderte totalmente del pensamiento político”.

Por si alguien lo dudaba, confirma que sigue manteniendo la misma ideología, “y si volviese a ejercer de manera activa la política volvería a hacer lo mismo, porque todo lo que he hecho, con los errores y los aciertos, creía que era lo mejor para navarra y los ciudadanos navarros”. En cualquier caso, Miguel Sanz no siente la tentación de regresar a la primera fila de la política, “y no estoy en ninguna… operación, ni muchísimo menos”. Admite que es algo tópico que un político diga que ha trabajado por el bien común, pero asegura que en su caso es cierto, “todo lo que hice fue mirando por el interés general”.

miguel-sanz12-09-2017-6

Hay una broma habitual entre el entrevistador y el entrevistado, que suele decir al periodista tú pregunta lo que quieras que yo te contestaré lo que me dé la gana. Es lo que nos dijo Miguel Sanz cuando le indicamos que no queríamos centrar la entrevista en la política, y es lo que hizo ante la pregunta de si le había costado reincorporarse a la actividad privada: “No, hombre siempre te queda ese poso del político… Y cuando ves algunas cosas que no alcanzas a comprender como es ahora el caso de lo que ocurre en Cataluña, que es un esperpento, pues te vuelve a salir”.

Y se lanza “nos ha costado mucho avanzar lo que hemos avanzado para conseguir una sociedad y convivir, pero es muy fácil retroceder. Decía Ortega los pueblos no conviven por vivir juntos sino por hacer cosas juntos, eso se viene abajo con estos planteamientos independentistas, de falta de respeto a la ley… El independentismo ha estado ahí siempre y seguirá estando, ¡pero que esta gente se pase la ley por el arco del triunfo me hace pensar que para qué nos hemos sacrificado tanto!”. Evoca el espíritu de la transición y lamenta que haya desaparecido entre los catalanes, “que parece que se creen los reyes del mambo y que pueden hacer lo que les da la gana y dicen esto es así porque lo digo yo y me importa tres narices los que dice la Constitución y lo que dijeron mis antepasados o yo mismo cundo tuvo que votar la Constitución, que por cierto en Cataluña tuvo un respaldo casi tres puntos superior a la media nacional, se aprobó con el 91 y pico por ciento de los votos, y en España con el 88,5”.

“Hicimos muchísimas cosas, ahora llevo 5 años que no veo ni arreglar los baches de las carreteras”

En la misma respuesta salta de Cataluña a Navarra: “Aquí ocurre exactamente lo mismo. Cómo luchamos para que el terrorismo finalizase con una derrota policial para que ahora los sucesores de ETA hayan logrado una impresionante victoria institucional. Está en todas las instituciones de Navarra, gobierna el Ayuntamiento de Pamplona y la mayoría de los ayuntamientos de Navarra… y donde no gobierna condiciona a los que lo hacen, es lo que ocurre en el Gobierno, el Parlamento, Tudela, Estella, Tafalla, Alsasua, el Valle de Egüés, Burlada. ¿Para eso han servido tantos años de lucha? Es decepcionante”.

Al final, como dando a entender que cerramos el capítulo político, señala que “yo confío en que todo volverá a la normalidad, la política da extraños virajes”. Aprovechamos y tratamos de saber sobre otros temas. Por ejemplo, qué le dice la gente por la calle: “Pues un poco de todo, los que vienen a hablarte es gente afín y te dice cosas agradables, hombre, los otros tampoco es que me insulten. Hay quien me dice, oye, tenías que escribir más, pero la verdad es que no quiero distraerme de lo que me ocupa”.

miguel-sanz12-09-2017-9

Lo que le ocupa es que se encuentra en una etapa próxima a la jubilación -“activa, yo creo que no me jubilaré nunca” en la que es consejero en una importante multinacional de logística, “navarra, por supuesto”,  y también es consejero en una empresa dedicada a la promoción y construcción y además preside el “grupito” Bornos-Sarría, que agrupa las bodegas Sarría, Palacio de Bornos, Guelbenzu y Bodegas Toresanas. Presume de haber renunciado a un año de cesantía de los dos que podía disfrutar tras salir del Gobierno para darse de alta como autónomo “y hasta hoy”.

Dice no haber utilizado la puerta giratoria y disfruta de no tener un horario fijo y de haberse librado de la “presión mediática”, esa que le llevaba a escuchar la radio “para ver qué decían que había dicho el día anterior, que en ocasiones no coincidía con lo que creía haber dicho y luego veía que efectivamente lo había dicho”.

Sanz mantiene buenas relaciones con quienes fueron rivales políticos, con quienes queda con frecuencia para comer o charlar, “yo tengo muchísimos amigos en el PSOE, el otro día estuve con Roberto Jiménez, Lola Eguren es de nuestra cuadrilla y el viernes cenaremos juntos… incluso me veo con gente de sindicatos, bueno, y con Iñaki Cabasés, con mucha gente”.

“Con el tren de alta velocidad podíamos haber corrido muchísimo más”

Pasa a evocar el Parlamento de pasadas legislaturas “en el que todos teníamos muy claro donde estábamos y dónde no teníamos que estar, que era al lado del brazo político de la organización terrorista ETA“, y sin detenerse añade que “voy a decir algo con lo que habrá quien pueda discrepar, pero digo lo que veo, que viví una etapa de claro crecimiento económico donde se hicieron muchas infraestructuras, prácticamente todas productivas, incluso las que tenían como objetivo las de desarrollar el sector servicios, el turístico y el del ocio, y hoy llevamos seis años, o cinco, que no veo ni arreglar los baches de las carreteras. Se hicieron la Autovía a Logroño, la subpirenaica, el desdoblamiento de la 232, el Cener… Recuperamos patrimonio histórico artístico, se hizo el cerco de Artajona, Ujué, Roncesvalles, muchísimas cosas…”

Le indicamos que eran tiempos de vacas gordas, y responde “sí, sí, bueno, pero ahora algo habrá para arreglar los baches”. Y al decirle que su Gobierno tampoco hizo todo bien reconoce que “en el tema del tren de alta velocidad podíamos haber corrido muchísimo más, debíamos haber presionado más a la Administración del Estado”. En el lado positivo pone la voluntad de diálogo y capacidad de acuerdo “no sólo con otros partidos, sino con instituciones, la universidad, los sindicatos, agentes económicos, ONG’s, de eso sí que estoy orgulloso”.

Jarrones chinos cedidos por Muebles Purroy

To Top