miércoles, 26 abril 2017

Un cojín convertido en bolso. Es el germen de este proyecto de accesorios hechos a mano. Tomando un té, la joven estudiante pamplonesa de 21 años María Razquin conoció de manos de su prima, cómo había convertido un cojín en un bolso tras su viaje a Marruecos. A partir de ese momento, tuvieron la idea de crear una marca consiguiendo distintos cojines y transformándolos en bolsos. Era el comienzo de Zocco.

_DSC0272-1María y dos compañeras de Oyartzun y San Sebastián son tres jóvenes de 21 años estudiantes de “Liderazgo Emprendedor e Innovación” en la Universidad de Mondragón, estudios nada vinculados a la moda pero sí con el emprendizaje y la gestión de proyectos y la generación de un impacto social y económico de los mismos. Todos esos conocimientos junto con su pasión por lo exótico, la moda y el deseo de ayudar y colaborar con otros países más desfavorecidos han hecho posible el nacimiento de Zocco.

VIAJE AL ORIGEN

Lo que empieza siendo un proyecto de elaboración de bolsos hechos a mano, va progresando y se convierte en un proyecto de impacto social. “Hicimos un viaje a San Francisco donde conocimos una organización que trabajaba con textiles de diseños tribales. Tenían proyectos sociales y trabajan con refugiados y personas necesitadas a las que ayudaban en su desarrollo personal, generaban empleo, etc. Esa manera de involucrarse y ayudar a otras personas hizo que nosotras, a la vuelta del viaje en febrero de 2015 decidiéramos que Zocco fuera igualmente un ejemplo de ello”, explica María Razquin.

Fue entonces cuando, con la mochila a cuestas, visitan Marruecos y se ponen en contacto con organizaciones locales que trabajan con mujeres donde conocen su realidad y el rol que ejercen en este país, donde por ejemplo ser madre soltera o viuda supone estar excluidas de la sociedad. El deseo de estas jóvenes es el de generar valor en aquellos lugares de donde procedían los materiales de sus productos. Así que decidieron trasladar la creación de los bolsos de Marruecos directamente al país, para apoyar de ese modo su economía local y a los grupos que más lo necesitaran. Así, comenzaron a trabajar con la fundación Ramón Noguera, quien apoya a personas con discapacidad intelectual mediante su integración laboral y social.

Zocco colabora de este modo con organizaciones tanto en Marruecos como en India, donde elaboran los bolsos que Zocco vende a través de su página web. Zocco se encarga de pagarles un “sueldo justo y correspondiente al trabajo realizado”.Nosotras adaptamos los diseños al mercado de aquí para que sean atractivos y les damos salida. Nuestro objetivo este año es generar pedidos mensuales para poder ofrecer también sueldos mensuales, es decir, asegurarnos unos pedidos mensuales para que estas mujeres también tengan una autonomía al saber que mensualmente van a tener un sueldo a través del proyecto”, añade Razquin.

Grupo en Marrakech

Grupo en Marrakech

Actualmente, Zocco colabora en Marruecos con los equipos de trabajo Al Kawtar y Al Nour, dos asociaciones formadas por mujeres con discapacidad. En India, colaboran  con Quilt Culture, formada por diez mujeres del Slum de Khondava.

Con la Asociación Gramshree han empezado una nueva colaboración, en la que  estas mujeres se encargarán de elaborar la nueva colección de hombres. En India, también llevan a cabo módulos formativos de diseño y de gestión básica para que “este proyecto vaya más allá y tenga también una finalidad formativa que les aporte seguridad, autoestima, y autonomía”.

CRECER Y CONCIENCIAR

El proyecto Zocco es parte de la asociación estudiantil Loadinn, en la que se generan también otros proyectos con personas jubiladas, se organizan eventos, etc. “El fondo inicial o primera inversión nos ayudó a desarrollar este proyecto. Ha sido un proceso de generación de pocos beneficios pero que se han ido reinvirtiendo en una nueva colección y así sucesivamente. La idea es seguir así y generar más beneficios para generar más puestos, más colecciones… etc. Éste as ahora nuestro objetivo”, explica María.

Como marca la idea es llegar a más países para ayudar a personas en riesgo de exclusión y pequeñas comunidades dentro de ellos. Pero este año nos vamos a centrar en consolidarnos y afianzar nuestros proyectos en Marruecos e India, en los diseños que en estos países se elaboran y en la formación de estas mujeres. También queremos que la gente conozca Zocco y nuestra labor y concienciar a todos que con nuestro consumo podemos ayudar a cambiar el mundo”, termina Razquin.

Foto de portada grupo de trabajo en India. María Razquin es la tercera por la izquierda. 

Una noticia de Cristina Catalán para ‘navarracapital.es