lunes, 15 julio 2024

Cinco restaurantes escondidos en plena naturaleza de Navarra

Un menú de pastores, productos de temporada, una comida a pie de agua. Los comensales más montañeros podrán disfrutar de la naturaleza mientras comen con los cinco restaurantes que Vanity Capital propone a continuación. ¡Buen apetito!


Pamplona - 11 julio, 2024 - 00:10

Los restaurantes de esta clasificación gozan de un entorno mágico y refrescante. (Fotos: cedidas)

La comida sabe mejor si se disfruta en plena naturaleza. Navarra cuenta con una amplísima oferta de asadores rurales; alojamientos singulares en entornos idílicos; casas rurales de lujo; cimas con imponentes vistas para compartir con los amigos, la familia o la pareja

Convencidos de esta premisa, desde Vanity Capital elaboramos una nueva clasificación con distintos secretos gastronómicos que se pueden encontrar en medio de valles mágicos, escondidos entre montes y bañados por embalses.

1. RESTAURANTE OLABERRI (ENDARA)

La acogedora decoración del Restaurante Olaberri se complementa con vistas al embalse de Endara. Su acogedora decoración hará que el comensal se sienta como en casa después de realizar una ruta por la zona, sobre todo a las familias que valoran muy positivamente el ambiente del restaurante.

Al lector le sorprenderá gratamente la «cocina tradicional sin maquillaje» y su relación calidad-precio, según indican varias reseñas de Tripadvisor. Así mismo, el establecimiento acepta pagos con tarjeta y en efectivo. El establecimiento no se queda corto de oferta en su carta o de comensales, así que es recomendable llamar para reservar si se quiere comer a mediodía.

2. BORDA ZABORRATE (LEZAUN)

Un menú para pastores se sirve caliente entre los árboles que crecen en la sierra de Andía. Tras una visita a la Quesería Aldaia, que invita a la degustación de sus quesos con una crema y un vino, la comida de la Borda Zaborrate hecha con productos de km 0 propone una ensalada, unas migas, un calderete de oveja y unas costillas de oveja asadas a la brasa. Para endulzar la muela, se puede disfrutar también de una cuajada «hasta que te sale por las orejas», café y un buen pacharán casero. El comedor cuenta con un fogón y una estufa de leña, así como vistas a paisajes mágicos.

El ambiente es ideal para familias (de hecho, cuentan también con un menú para niños), aunque más de una reseña en Google destaca que todas las edades pueden disfrutar de esta experiencia. El precio total de la visita, la degustación de quesos y la comida son 35 euros para adultos y 12,50 para niños.

3. RESTAURANTE ZALDU (OROZ-BETELU)

Junto al río Irati se encuentra el Restaurante Zaldu, un establecimiento situado en un antiguo molino al final del pueblo. Conserva el encanto rústico que rezuma de sus paredes de piedra y de la antigua maquinaria del molino que se expone aún. Pero su comedor, porche, terraza y aparcamiento fueron reformados en 2009 para acoger a los senderistas que acudan tras perderse entre los frondosos árboles de la selva.

El local tiene mucha luz natural y se encuentra rodeado de bosques. «Fantástica experiencia en todos los sentidos. Toda la comida estaba estupenda y en especial, el gorrín estaba perfecto. La ubicación, junto al río, todo un plus. Disfrutamos mucho la terraza con la calma del lugar», destaca una reseña de Google.

4. ETXEBERTZEKO BORDA (LEKAROZ)

Etxebertzeko Borda tiene una vista privilegiada a los frondosos bosques del valle de Baztan.

Etxebertzeko Borda tiene una vista privilegiada a los frondosos bosques del valle de Baztan.

En 1900, Vicenta Ezkurra y Manex Mihura pusieron en marcha un pequeño lugar para dar de comer a quienes cruzaban los frondosos bosques del valle de Baztan. Cuatro generaciones después, la familia Argarate mantiene viva esta tradición, habiendo acometido diversas obras y mejoras en el negocio, como la adquisición y rehabilitación del molino Infernuko Errota en 2000.

Las especialidades del mesón son las alubias rojas de Baztan, el paté casero, la trucha con jamón, el cordero al chilindrón, la cuajada con kixkil-urrin, el flan y varias tartas caseras. «Gastronomía porque dan de comer y aventura porque lo es hasta llegar allí, pero todo es parte del encanto», valoró uno de sus comensales en TripAdvisor. El menú fin de semana con un poco de todo tiene un precio de  34 euros por persona.

5. DONAMARIA’KO BENTA (DONAMARIA)

Forma parte de la lista de restaurantes Bib Gourmand Michelin, lista a la que acceden únicamente restaurantes que destacan por su gran calidad en la cocina a precio moderado. Y así lo hace desde un antiguo caserío construido en el siglo XIX. Donamaria’ko Benta cuenta con un magnífico restaurante que bebe de la cocina tradicional de la zona, así como de las influencias culinarias de vascos y franceses.

Destaca su propuesta de solomillo y escalope, así como el tiramisú de la casa. «Pero todos los postres son muy sabrosos, los precios correctos a la calidad y a las raciones disfrutadas, y la atención del personal muy agradable atenta y profesional. Para repetir», elogia una reseña en TripAdvisor. En Donamariako elaboran cada temporada sus menús de 20 y 30 euros, teniendo en cuenta que los productos sean saludables y de calidad.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top