El diálogo social "se queda en buenas palabras"

martes, 22 septiembre 2020

El diálogo social “se queda en buenas palabras”

Tras el acercamiento logrado en la última reunión del Consejo de Diálogo Social, el Gobierno navarro plasmó su contrapropuesta en un documento que remitió a la CEN, UGT y CCOO. Pero el texto decepcionó a los sindicatos, que criticaron su "falta de contenido y presupuesto". En declaraciones a este medio, sus secretarios generales anunciaron que no lo firmarán.

Gorka Moreno
Pamplona - 15 junio, 2020

Último pleno del Consejo de Diálogo Social, celebrado el mes pasado. (Foto: cedida)

Fue un revés inesperado tras el acercamiento que, tal y como adelantó NavarraCapital.es, se había producido la semana pasada entre el Gobierno foral, la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), UGT y CCOO. Este lunes volvió a reunirse la comisión permanente del Consejo de Diálogo Social, pero lejos de producirse avances en la negociación para aprobar un paquete de medidas económicas y empresariales de urgente aplicación, el desencuentro fue notorio.

Tras su rechazo inicial a las iniciativas de más calado económico consensuadas previamente por la patronal y los sindicatos, el Ejecutivo navarro se había mostrado dispuesto a llegar a puntos intermedios el lunes de la semana pasada, enmarcando eso sí cualquier acuerdo en el ‘Plan Reactivar Navarra 2020-2023’. De hecho, la contrapropuesta verbal que había puesto sobre la mesa a grandes rasgos generó un halo de optimismo entre los agentes sociales, que estaban dispuestos a ceder respecto a su petición inicial de una batería de acciones de aplicación inmediata, al margen de dicho plan.

Pero este fin de semana, la patronal y los sindicatos recibieron el documento formal, donde el Gobierno de María Chivite teóricamente iba a desgranar las partidas concretas que se comprometía a destinar a cada acción. Y lo cierto es que decepcionó, y mucho. “Es un documento de buenas intenciones, para seguir conversando, pero sin contenido ni presupuesto”, coincidieron los secretarios generales de CCOO y UGT en la Comunidad foral, Chechu Rodríguez y Jesús Santos respectivamente.

Chechu Rodríguez (CCOO): “El documento no da ese paso más de concreción que esperábamos. La gente no come de buenas intenciones. Este Gobierno me va quitando el optimismo”.

Ambos habían concluido el encuentro de la semana pasada con buen sabor de boca, pero este lunes se mostraban mucho más pesimistas. No podemos firmar un acuerdo como este”, defendieron en referencia al pleno programado para este martes, en el que se esperaba someter a votación el texto que las partes consensuaran. “El pleno, que teóricamente era para firmar un acuerdo final, no se ha desconvocado. Pero ahora mismo ignoramos si habrá o no, si será con documento nuevo o no, si será con el mismo documento…”, añadieron en declaraciones a este medio pasadas las dos de la tarde.

Rodríguez insistió en que miles de personas necesitan ayudas “con urgencia”, de modo que el tiempo para firmar el acuerdo “escasea”, y profundizó en las carencias de la contrapropuesta presentada por el Ejecutivo: “Es un documento cuasivacío. Mantiene los mismos términos de la semana pasada, pero sin dar ese paso más de concreción que esperábamos. El discurso no se materializa en medidas ni números. Se queda en las buenas palabras, pero la gente no come de buenas intenciones. Este Gobierno me va quitando el optimismo poco a poco”, criticó el secretario general de CCOO.

“El documento pierde intensidad y no hay nada cuantificable. Hemos retrocedido. El Ejecutivo quiere firmar un acuerdo de intenciones, pero eso no es lo que buscamos. Queremos contenido y presupuesto. Y este documento no tiene ninguna de las dos cosas”, remató el secretario general de UGT.

LAS MEDIDAS

Las medidas planteadas abarcan distintas áreas. Respecto a las que se centran en aumentar la liquidez de las empresas, el Ejecutivo foral mantiene su postura: incrementar la línea de avales en 50 millones, frente a los 100 solicitados por los sindicatos y la patronal. Y en este punto ya hubo acuerdo la semana pasada.

Jesús Santos: “El documento pierde intensidad y no hay nada cuantificable. Hemos retrocedido”.

Por otro lado, los agentes económicos y sociales habían solicitado varias ayudas en materia de contratación. Por ejemplo, de 15.000 euros por cada contrato indefinido a jornada completa que hagan las empresas afectadas por ERTE, de 5.000 en caso de que el contrato sea por un año y de 2.000 si es para seis meses. Igualmente, establecieron una cuantía de 7.000 euros para cada trabajador temporal que se convierta en indefinido.

En un primer momento, el Ejecutivo foral se limitó a afirmar que todo lo referente a este ámbito “debería ceñirse” al Servicio Navarro de Empleo, de modo que deseaba dejarlo “fuera del acuerdo”. Pero el lunes de la semana pasada cambió de criterio. “Como los interlocutores ante el Servicio Navarro de Empleo también somos nosotros, el Ejecutivo accedió a que lleváramos lo que se pacte en él a este acuerdo”, precisaron Rodríguez y Santos entonces. El documento presentado este fin de semana, sin embargo, no aportó “nada nuevo”.

Así mismo, la CEN, UGT y CCOO habían solicitado una serie de complementos salariales para aquellos afectados por ERTE cuya unidad familiar no ingrese más de 35.000 euros al año. Aunque inicialmente el Gobierno foral había encuadrado cualquier ayuda de este tipo “en el marco de la Renta Garantizada”, en esta ocasión se mostró dispuesto a aceptar la medida, aunque “sigue sin definir quiénes podrán optar a ella y cuál será el tope salarial”.

Además, el Ejecutivo navarro no proporcionará una ayuda de 950 euros a los autónomos y aquellos trabajadores por cuenta ajena, con contrato a jornada completa, que deban cuidar a hijos y personas dependientes. Ni la de 500 euros para quienes tienen contratos de media jornada. En este sentido, ahora mismo aboga por ampliar las deducciones fiscales planteadas en la primera reunión, que se aplicarían con “efecto retroactivo”. 

El último escollo se centraba en las acciones dirigidas a fomentar el consumo de productos locales, teóricamente mediante bonos. El Gobierno foral alegó en un primer momento que “ya estaba negociando” esa clase de medidas con cada sector. Pero después cambió su discurso y, siempre según la versión de los sindicatos, se comprometió a destinar una cantidad concreta a este tema, ya sea “en forma de bonos o de otra manera”. Ahora, como en otras medidas, falta por conocerse el importe disponible para esta iniciativa.

Entra aquí para leer más sobre el coronavirus en Navarra.


To Top