viernes, 7 mayo 2021

El Gobierno foral ha gastado 253 millones para combatir la pandemia

La Cámara de Comptos es la primera institución de control del Estado que analiza la repercusión de la crisis en las cuentas públicas. En concreto, ha publicado un informe sobre el gasto realizado hasta ahora por el Gobierno de Navarra. Respecto a los contratos y subvenciones, el documento concluye que, "en general, se ha cumplido la normativa aplicable en este tipo de situaciones extraordinarias". No obstante, existe una "salvedad referida a las ayudas a autónomos", donde el Ejecutivo foral "no comprobó el cumplimiento de un requisito".

Redacción
Pamplona - 16 abril, 2021

En 2020, el Gobierno foral hizo 4.905 contratos en el SNS-O. (Foto: cedida)

La Cámara de Comptos remitió este viernes al Parlamento un informe sobre la gestión de la crisis del Covid-19 por parte del Gobierno de Navarra y su repercusión en sus cuentas públicas. El trabajo responde a una petición del legislativo a instancias de EH Bildu, que solicitaba un estudio sobre la “eficacia, eficiencia y legalidad de los contratos y subvenciones vinculadas a la pandemia entre el 1 de marzo y el 30 de junio de 2020”.

La “importancia del informe” desde el punto de vista de la auditoría pública radica en que “la Cámara de Comptos es la primera institución de control del Estado en analizar la repercusión de la crisis en las cuentas públicas”. Por ello, la institución amplió el análisis hasta finales de 2020, ofreciendo también datos sobre el gasto originado en los tres primeros meses de 2021. Así, según el documento, el Ejecutivo foral ha gastado 253 millones en hacer frente a la crisis sanitaria desde su inicio hasta el primer trimestre de 2021. En este periodo, concretó algo más de 7.500 contratos, de los que 5.300 corresponden al Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O).

En el ámbito sanitario, siete de cada diez personas contratadas son enfermeras o auxiliares de enfermería.

En 2020, el Gobierno navarro gastó 225 millones, de los que 187 procedieron de las ayudas del Estado. El desglose del gasto por departamentos es el siguiente: 101 millones fueron destinados a Salud; 43 millones, a Desarrollo Económico y Empresarial; 26 millones, a Cohesión Territorial; 18 millones, a Educación; y 17 millones a Derechos Sociales.

Por otro lado, el análisis del gasto por capítulos muestra que 72 millones fueron transferencias corrientes a empresas, entidades locales, particulares y centros educativos. En concreto, las empresas privadas recibieron 43 millones; los entes locales, 11,5 millones: las familias y particulares, 7,7 millones, sobre todo en concepto de renta garantizada; y los centros de enseñanza no universitaria tuvieron una ayuda cercana a los 3 millones.

Al gasto corriente se destinaron 70 millones, con tres capítulos principales: material sanitario de consumo (mascarillas, batas, calzas, guantes..), que supuso un gasto de 23,5 millones; productos químicos y de laboratorio, con 14 millones; y conciertos de asistencia sanitaria con centros privados, con 8,6 millones. En este último capítulo destacan los 7,8 millones abonados a la Clínica Universidad de Navarra, Hospital San Juan de Dios y Clínica San Miguel por asistencia sanitaria y reserva de camas.

GASTO EN PERSONAL

En 2020, el Ejecutivo foral realizó 6.800 contratos a 3.400 personas y el gasto en ello asciende a los 45 millones de euros. El mayor número (4.905) corresponde al SNS-O, seguido del Departamento de Educación (1.201) y Derechos Sociales (691).

En el ámbito sanitario, siete de cada diez personas contratadas son enfermeras o auxiliares de Enfermería. Además, analizados los contratos y subvenciones tramitadas en 2020, la Cámara de Comptos señaló que, en general, “se ha cumplido la normativa aplicable en este tipo de situaciones extraordinarias”.

En el primer trimestre de 2021, el Gobierno foral ha gastado 28 millones de euros para hacer frente a la crisis sanitaria, de los que el 65 % fueron destinados a Salud y el 27 %, a Educación.

No obstante, existe una “salvedad referida a las ayudas a autónomos“, que sumaron 24 millones. Según lo establecido en la convocatoria, se requería a los profesionales presentar una declaración sobre su capacidad económica, que no debía superar ciertos límites “en función del importe que se solicitara y de la composición de la unidad familiar”. 

El informe indica que el Gobierno “no comprobó el cumplimiento de ese requisito”: “A pesar de que estos aspectos eran requisitos que se debían cumplir, no se articuló un mecanismo para su posterior comprobación”. No obstante, en las posteriores ayudas aprobadas a la hostelería y turismo, “sí se articuló un mecanismo de comprobación de los datos a posteriori“.

Respecto a la eficacia y eficiencia de los contratos, la Cámara de Comptos señala que la gestión de los conciertos sanitarios ha cumplido estos principios. El informe concluye que el Gobierno de Navarra gestionó “de manera razonable” la crisis sanitaria en materia de contratación de personal, obras, suministros, servicios y concesión de subvenciones.

PRIMER TRIMESTRE DE 2021

La crisis derivada de la Covid-19 no ha finalizado y, por tanto, seguirá teniendo consecuencias en las cuentas públicas de Navarra. De hecho, en los tres primeros meses de 2021, el Ejecutivo gastó 28 millones de euros para hacer frente a la pandemia. De este gasto, el 65 % corresponde a Salud y el 27 % a Educación.

Entre enero y marzo de este año, el Gobierno de Navarra continuó contratando personal. En concreto, formalizó 735 contratos a 563 personas, de los que 365 corresponden a Educación, 309 a SNS-O y 61 a Derechos Sociales. 

Entra aquí para leer más sobre economía navarra.


To Top