martes, 19 noviembre 2019

“Esleymos sepultura…”

“... en la iglessia cathedral de Pomplona”. Así expresaba su voluntad el rey Carlos III el Noble en su testamento de 1412, un texto que bien podría ser objeto de estudio en las jornadas sobre caligrafía de la Edad Media que ha organizado la seo pamplonesa.

Redacción
Pamplona - 19 octubre, 2019

En las jornadas se darán a conocer los secretos de la escritura medieval.

En esta nuestra era de la hipercomunicación tecnológica, nos resulta muy difícil hacernos a la idea del valor del legado escrito de la Edad Media. Sin otro posible vehículo, gracias a los libros escritos a mano ha llegado hasta nosotros el pensamiento científico, filosófico y literario de la antigüedad, y principalmente la doctrina cristiana. Pero vamos a tener la oportunidad de saber algo más sobre la caligrafía medieval porque, el 9 y 10 de noviembre, el refectorio de la Catedral de Pamplona acogerá el encuentro ‘La caligrafía como arte sacro’.

Los amanuenses hicieron posible que nos llegaran los conocimientos de la Edad Media.

“Vamos a enseñar cómo se escribía entonces”, adelanta Gonzalo García, gestor general del Museo catedralicio, aunque las jornadas no se reducen a la Edad Media, sino que se centran en la caligrafía y su relación con el arte sacro. Ahí tendrían cabida textos como el testamento del rey Carlos III el Noble, en el que este expresaba que “nos esleymos nuestra sepultura en la iglessia cathedral de Pomplona, en la quoal nos habemos reçevido nuestra coronación et consecracción et semblablement muchos de nuestros predecessores y sson enterrados”. La voluntad real se plasmó en una de las obras cumbres de la escultura medieval, el panteón debido a Johan Lome de Tournai, en el que también están los restos de su mujer doña Leonor y de muchos otros miembros de la familia real navarra.

Los manuscritos son obras de arte, y las letras capitulares realzan su belleza.

Están previstos cursos de caligrafía, muy distinta de nuestra escritura actual, no sólo porque se utilizaban la pluma, la tinta y el pergamino, sino porque entonces existían la letra escrita, la letra caligráfica y la letra dibujada, que en los talleres se enseñará a diferenciar.

Hay que tener en cuenta, además, que el aislamiento de las comunidades medievales dio lugar a muy diversas formas de escritura, de gramática y características caligráficas totalmente diferentes.

La iniciativa ha sido acogida con gran expectación y las plazas para los dos talleres programados ya están completas, por lo que podría haber un tercer taller, según indica Sonia Beroiz, del estudio de diseño Kö Estudio, organizadora del evento. Los interesados sí pueden inscribirse para asistir a las conferencias y master class previstas para el sábado por la mañana.

Beroiz añade que entre los temas a tratar están “la historia de la caligrafía, la iluminación y decoración en los manuscritos, la caligrafía hoy y el futuro que le depara. Es una introducción y toma de contacto hacia esta disciplina, un resumen de ‘de dónde venimos, dónde estamos y adonde vamos’ en un entorno sacro, ya que los escribanos y su trabajo tienen un papel relevante en el legado cultural de la caligrafía en nuestra historia”.

Para futuras ediciones, adelanta, podrían abordarse temas como el scriptorium, literalmente ‘un lugar para escribir’, denominación que se daba a la dependencia de los monasterios de la Europa medieval donde se realizaba la copia de manuscritos por los escribas amanuenses, o las bibliotecas, de las que la Catedral posee una auténtica joya: la Biblioteca Capitular. Su origen hay que buscarlo en 1086 cuando el cabildo introdujo la vida comunitaria en la Catedral, y que en la actualidad cuenta con 135 códices, 141 incunables y 15.000 volúmenes antiguos e históricos.

Los participantes contarán con documentación de los manuscritos del archivo para utilizarlos como contenido en un taller. Sonia Beroiz desvela que algunos de los asistentes serán seleccionados y tendrán la oportunidad de visitar la Biblioteca o el Archivo.

La escritura y los libros de aquélla época no serían posibles sin la figura del amanuense, al que se evocará en las jornadas junto a la encuadernación artística como soporte y complemento, y se podrán ver manuscritos que van a ser expuestos en el interior de vitrinas.

TURISMO-CATEDRAL-PAMPLONA

La Catedral de Pamplona será la sede del encuentro ‘La caligrafía como arte sacro’.. (Foto: Víctor Rodrigo)


To Top