miércoles, 20 junio 2018

Las empresas pierden oportunidades por no dominar el inglés

Además de los conocimientos del idioma es indispensable ganar confianza y fluidez y no tener miedo al ridiculo, pues éste es uno de los mayores errores que minan la imagen del profesional a la hora de hacer negocios.

Cristina Catalán
Pamplona - 28 febrero, 2018

El entorno es un factor clave para que un profesional gane confianza y pueda mejorar su capacidad de manejarse en inglés. (FOTOS: Víctor Rodrígo).

El entorno es un factor clave para que un profesional gane confianza y pueda mejorar su capacidad de manejarse en inglés. (FOTOS: Víctor Rodrígo).

El inglés es una de las asignaturas pendientes en España. Si bien es cierto, cada vez hay más conciencia de la importancia de aprender este idioma. Pero en el mundo empresarial, conocer el vocabulario, la gramática y la ortografía inglesa no siempre es suficiente. Hablar con soltura y fluidez es imprescindible a la hora de realizar negocios o relacionarnos en ambientes más informales  pero en los que igualmente, el profesional se juega su buena imagen. El miedo a hacer el ridículo es muchas veces, la principal barrera para lanzarse, algo que uno mismo debe empezar a dominar.

El hecho de que una empresa no tenga una plantilla con un conocimiento adecuado del inglés, puede conllevar problemas a la hora de relacionarse con el extranjero, captar clientes o cerrar acuerdos entre otras muchas consecuencias. A medida que las empresas se expanden a escala internacional resulta muy importante reforzar el idioma en las diferentes funciones de la empresa, como por ejemplo en el departamento de compras, el comercial, logística, RRHH,  administración/contabilidad o jurídico entre otros.

Resulta muy importante reforzar el idioma en departamentos como el de compras, comercial, logística, RRHH, administración/contabilidad o jurídico entre otros.

Según señala Laurence Miqueléiz, promotor del Txoko Inglés, el reto de la empresa hoy en día en Navarra es ofrecer a su plantilla la capacidad esencial de comunicarse adecuadamente en inglés para lograr una comunicación eficaz con el cliente internacional, tanto el cliente ‘de casa’ como el cliente ‘por conseguir’, para así afrontar los objetivos marcados por un mundo globalizado.

He visto a muchos profesionales muy capaces con un nivel altísimo de conocimiento en su departamento, luchar cuando tienen que comunicarse en inglés, siempre con el hándicap de la falta de fluidez. A veces, esto se debe por problemas de precisión ante una base gramatical olvidada, o por no comprender el acento de las diferentes  personas con quien tienen que comunicarse”.

el-txoko-ingles-laurence-10

MIEDO AL RIDÍCULO Y FRUSTRACIÓN

Por eso, explica Miqueléiz, existen muchas razones por las que estos profesionales se sienten frustrados: la falta de vocabulario técnico, problemas con técnicas de escritura, el papel que juega la traducción literal (el famoso ‘spanglish’), y el temido inglés que se emplea en ambientes informales, como por ejemplo cenas con clientes. “Uno se puede sentir seguro con el dominio del inglés en el área en que trabaja diariamente, pero en entornos más informales puede aparecer la preocupación….. ¿Qué le digo? ¿Seré capaz de comprenderle?”

El miedo a cometer errores, a hacer el ridículo, es el principal problema, pues bloquea al profesional.

Sin embargo existe una barrera mucha más problemática y con repercusiones mucho más difíciles de comprender y remediar  a juicio de Miqueleiz. Es un problema que bloquea al profesional, haciendo aún más aparente sus carencias lingüísticas. “Indirectamente mina su nivel de profesionalidad global que es importante reflejar en momentos determinados…. Por ejemplo, cuando se negocian contratos con clientes o con proveedores, se llevan a cabo entrevistas con candidatos claves para la expansión de la empresa, etc. Este problema es el miedo a cometer errores, o dicho de otra manera, la falta de confianza y el temor de hacer el ridículo”.

A  lo largo de los años, Miqueleiz asegura haber visto que el nivel de inglés del profesional es más que suficiente para desempeñar sus funciones, pero su  búsqueda de la perfección, y no tener claro que no es necesario un inglés perfecto para lograr tus objetivos, siembra emociones negativas “las cuales con tiempo crecen para ser barreras importantes ante los retos diarios que muchos profesionales tienen cuando tienen que usar el inglés”.

EDUCAR EN EL ERROR

El Txoko Inglés es un club donde precisamente se persigue esa fluidez en la conversación conociendo a otras personas, haciendon ‘networking’ y practicando el idioma con ellas. A juicio de su fundador, la solución en Navarra pasa por librar tiempo en la empresa para que haya una conciliación con el idioma.

Hay que reforzar la confianza, siendo este objetivo lo más importante. Después centrarse en la fluidez, reforzando objetivos lingüísticos para conseguir este fin. Hay que educar que el error no es malo, no es el fin del mundo, y si no hemos sido capaces de comunicar lo que queríamos, se busca otra vía o modo de hacerlo. Con tiempo y regularidad en la práctica y con un ambiente y las motivaciones adecuados, estas imperfecciones suelen desaparecer solas”, explica Miqueleiz.

Miqueleiz: “Hay que educar en el error. No es malo. Si no hemos sido capaces de comunicar lo que queríamos, se busca otra vía”.

La manera de generar esta confianza, argumenta, es atrayendo primero al socio al club con contenidos acordes con sus propios motivaciones (bien  intelectuales, profesionales, lúdicos o culturales) con una flexibilidad en la programación de actividades y seminarios que le permita acudir cuando tiene tiempo.

El club empieza sus primeras actividades desde primera hora de la mañana, (07.30) terminando hacia las nueve de la noche, con la posibilidad de solicitar videoconferencias y llamadas telefónicas para reforzar los diferentes objetivos que pueda tener cada socio para así lograr el punto de confianza que le  permitirá desempeñar su actividad laboral con seguridad. Después de reforzar sus necesidades, hay que ofrecer un servicio Premium, lo cual le deja respaldado en todo momento y con las ideas claras sobre sus objetivos más inmediatos en su Club, para así sentirse seguro de que el tiempo invertido tiene retornos de un valor asegurado.

Mario Falces

IMPRESCINDIBLE PARA PUESTOS DE RESPONSABILIDAD

Mario Falces es jefe de Producción y Coordinador de seguridad de procesos en una empresa química con plantas de producción en distintos paises. “Al tener un caracter internacional, todas las conferencias tanto de producción, proyectos, seguridad, calidad y otros temas, se realizan en el único idioma posible de comunicarse que es el Inglés. Sin este idioma, hoy en día sería imposible tener puestos de responsabilidad en compañías internacionales”.

Desde su experiencia, Falces explica que todas las políticas, procedimientos y normas se editan en Inglés; “ya no se traducen, sino que se adaptan a cada planta, incluyendo incluso normativas locales. Se podrían buscar y pagar servicios de traducción, pero cuando así se ha hecho, el matiz específico y particular del tipo de actividad, se pierde, creando muchas dudas para entender el documento.  Al final, hay que volver al original en Inglés”.

Por ese motivo, Falces  vio la importancia de ganar fluidez y confianza en su inglés.  “El objetivo para mí es muy claro: ser más eficiente en mi actividad diaria.  Cuanto más seguro se siente uno con el idioma, más eficientemente realiza su trabajo.  Se deja de pensar en preocupaciones y se centra la atención en el objetivo.  En mi opinión, hoy todas las empresas tiene los suficientes recursos de Inglés para estar preparadas en cualquier mercado. Sin embargo, aquellas personas que quieran empezar o cambiar de empresa y su conocimiento de Inglés no sea alto;  sus posibilidades se reducirán por no decir que serán nulas. Está claro que dominar el Inglés, no garantiza el éxito ni alcanzar responsabilidad dentro de una organización, pero lo que sí es seguro es que si no se tiene un buen nivel de Inglés, uno mismo se cerrará muchas puertas y oportunidades”, señala Falces.

Águeda Tortajada

Águeda Tortajada: “No saber bien inglés, hace que no se esté tan perceptivo en lo que está pasando en el mundo de los negocios”.

Águeda Tortajada por su parte, es directora financiera de una empresa farmacéutica navarra y también se preocupa por mejorar la fluidez de su inglés. “Mi objetivo es poder combinar en mi tiempo de ocio, un aprendizaje de la lengua inglesa, necesaria para entender el mundo de los negocios, con la pertenencia a un club donde hacer networking mientras pasamos buenos momentos. No lo necesito en mi trabajo, pero si para mis relaciones sociales. Me ayuda a estar en determinados círculos donde el idioma vehicular es el inglés

Del mismo modo, Tortajada señala que no saber bien inglés, hace que no se esté tan perceptivo en lo que está pasando en el mundo de los negocios. “Se pueden perder oportunidades en nuevos mercados, nuevos clientes, nuevas culturas. Es una cuestión de pérdida de oportunidad literal. Recomiendo esta práctica a cualquier directivo con inquietudes intelectuales, es una inversión”.

Para acceder a más información relacionada con El Txoko Inglés … LEER AQUÍ. 


To Top