lunes, 19 agosto 2019

¡Mamá, quiero ser piloto!

La fascinación por volar es un tema recurrente en la historia de la humanidad. Ya en el Renacimiento el genio Leonardo Da Vinci invirtió buena parte de su vida en el diseño de artilugios tratando de imitar el vuelo de los pájaros. Si eres de esas personas que comparte con Leonardo su obsesión con elevar su perspectiva, te proponemos una experiencia que te permitirá convertirte en ave por un rato, volar y disfrutar de unas vistas cuando menos singulares.

Iranzu Velasco
Lumbier (Navarra) - 2 marzo, 2019

El Centro Internacional de Vuelo Pyrineum de Lumbier es el lugar perfecto para vivir la experiencia 'piloto por un día'.

¿Qué quieres ser de mayor? Esta es la eterna pregunta desde que somos pequeñitos. Profesora, médico, youtuber… y, por qué no, piloto emulando a Da Vinci en su deseo de volar. Este sueño no cumplido de muchos ya puede convertirse en realidad en el Centro Internacional de Vuelo Pyrineum de Lumbier (Navarra). Si tu fantasía es convertirte en ‘pájaro’, este es tu lugar. Allí podrás dar los primeros pasos además de disfrutar de unas espectaculares vistas, convirtiéndote en piloto por un día. Y no tendrás que conformarte solo con probar. En Pyrineum empieza el camino hacia la que puede ser tu gran ambición: convertirte en piloto deportivo. Hasta ahora se podía obtener el título de Piloto de Ultraligero, pero se ha iniciado una nueva etapa y ya está en marcha la posibilidad de obtener el título de Piloto Privado.

En palabras de Belén Arias, una de las responsables del centro, ser piloto por un día se diseña “para acercar al gran público la experiencia de pilotar una aeronave de vuelo deportivo. Y para nosotros es también una manera de acercar la escuela al gran público, ya que de esta actividad muchas veces salen futuros pilotos que se incorporan a la escuela”.

EXPERIENCIA COMBINADA

Pero muy lejos de los ornitópteros o máquinas voladores de Da Vinci, el usuario podrá subirse a un ultraligero biplaza y realizar su vuelo de media hora o una hora, según el recorrido que se elija. En concreto, la propuesta de Pyrineum se trata de una “actividad de promoción del vuelo, disfrutar de la experiencia de pilotar la nave combinada con la visión a pista de pájaro en un entorno privilegiado como es la Comunidad de Navarra”.

pyrineum-centro-internacional-de-vuelo-127

Una de las propuestas es el vuelo de 30 minutos por el entorno del aeródromo. Otra, de 60 minutos de duración, por dos rutas ya prediseñadas “por zonas que nos parecen espectaculares para ver”, explica Belén Arias. Una de ellas, hacia el norte, te acerca a los Pirineos sobrevolando la Foz de Lumbier, los pantanos de Itoiz y de Eugi, Roncesvalles, Isaba o la Selva de Irati. ¿Y quién no ha soñado con ver los Pirineos desde el cielo?

Otra hacia el sur en la que, “además de pilotar la aeronave”, insiste Belén Arias, el piloto sobrevuela el Monasterio de Leyre, el Castillo de Javier, el pantano de Yesa, además de acercarse a Mallos de Riglos, espectacular formación geológica situada en las sierras del Prepirineo oscense.

pyrineum-belen

Belén Arias.

Pero como la naturaleza humana es algo caprichosa, si tus deseos van en otra dirección, se dispone de una tercera opción, la ruta personalizada, es decir, visitar la zona que uno desee mientras se pilota la aeronave. Tan sencillo como diseñar una ruta y proponérsela a Pyrineum.

Tanto si lo habías pensado ya, como si se te acaba de despertar el interés, en este centro de vuelo cualquiera puede vivir esta experiencia. Hasta la fecha, por Pyrineum han pasado todo tipo de personas. Desde menores 14 o 15 años, hasta gente de 80 años, e incluso personas con minusvalía. En ocasiones, la gente lo regala como una experiencia a un amigo o familiar, “pero lo que hay detrás es la inquietud por el vuelo que ha tenido esa persona durante toda la vida”. Añade Belén Arias, quien continua: “Te encuentras con sorpresas de muchos tipos. Desde gente que se baja llorando de la aeronave, gente que no sabe si reír o llorar y se abraza fuertemente a la persona que le ha propuesto realizar esta actividad…”. Y recuerda dos casos singulares. Por una parte, el de un señor de más de 70 que había hecho la mili en el Ejército del Aire y que a pesar de haber estado toda su vida obsesionado con el vuelo, nunca había volado ni siquiera en un vuelo comercial. “No te puedes ni imaginar qué fue aquello”. Por otra, recuerda a una señora de edad similar cuya obsesión era pilotar la aeronave, le daba igual lo que viera. En ambos casos fue la experiencia de su vida.

pyrineum-pedro

Pedro Santurde.

¿Pero de dónde surge esta iniciativa de Pyrineum? Sencillo. De una pasión. Junto a Belén Arias, el alma de este Centro Internacional es Pedro Santurde, su director, un enamorado de la aviación desde los 5 años. En su juventud no tuvo la oportunidad de hacerse piloto, pero hace ya más de dos décadas tuvo la fortuna de poder disfrutar de su pasión y en los últimos años convertila en en su profesión. “Realmente, todos y cada uno de los que han realizado esta experiencia se sienten enormemente satisfechos, lo que nos llena de satisfacción” explica.

En marcha como Club Deportivo y escuela de pilotos desde 2002, ha dado un paso más, ya que recientemente se ha convertido en un aeródromo accesible para cualquier avión o aeronave privada (gracias al código OACI concedido por el Ministerio de Fomento), lo que se suma a la posibilidad de que quienes ambicionen volar sigan el mismo camino que Pedro Santurde y puedan llegar a ser piloto deportivo. ¿Te animas a surcar los cielos?

linkedinfacebookinstagram

To Top