jueves, 25 julio 2024

Seis merenderos de Navarra para hacer una barbacoa en primavera

Comienza el buen tiempo y, con él, las ganas de retomar las actividades al aire libre. Entre los planes más demandados, una barbacoa entre amigos o seres queridos destaca por sí sola. Y si eres de los que ya planea una parrillada para los próximos fines de semana, desde Vanity Capital te proponemos varias áreas recreativas donde darse un buen festín. Eso sí, siempre y cuando la normativa vigente y la climatología lo permitan.


Pamplona - 11 julio, 2024 - 00:10

Las barbacoas están permitidas siempre y cuando se realicen en lugares habilitados. Está "terminantemente prohibido hacerlas en suelo rústico". (Fotos: cedidas)

Apenas quedan unos días para adentrarnos en la primavera. Su luz, su color, y su clima evocan a pasar más tiempo al aire libre. Y coincidiendo con el inicio de esta estación también damos la bienvenida a los días de barbacoa. La ocasión perfecta para reunir a nuestros seres queridos y disfrutar de un buen banquete. Porque, ¿hay algo más delicioso que el olor de la carne y las verduras asándose a la parrilla?

La chistorra es el producto estrella de las barbacoas navarras.

Si eres de los que ya planea su próxima parrillada y necesitas encontrar el lugar idóneo, en este artículo te mostramos seis enclaves privilegiados donde realizar barbacoas en Navarra. Además, te ofrecemos también cimas ideales para tus aventuras familiaresnacederos donde dejar atrás los problemas mientras escuchas el murmullo del agua, rincones de ensueño para reconectar con la naturaleza, paraísos desconocidos de la Comunidad foral

En cuanto a la normativa vigente, siempre y cuando la barbacoa se haga en lugares habilitados para ello no hay problema excepto que se apruebe la Orden Foral pertinente sobre prohibición del fuego (no tiene fecha determinada, pero coincide normalmente con finales de primavera). Eso sí, la prudencia y el buen cuidado recomiendan tomar las medidas necesarias y, en días especialmente peligrosos, no hacerlas ni siquiera en las zonas habilitadas. «La experiencia ha demostrado que en cualquier época del año pueden darse condiciones climatológicas favorables para la propagación de fuego, en particular la sequedad del terreno y el fuerte viento», aclaran las autoridades.

Embalses de Leurtza

Fueron construidos en el año 1920 entre Urrotz y Beintza-Labaien, y ofrecen uno de los paisajes más oníricos de nuestra tierra. Esta área natural cuenta con dos senderos sencillos, de 3,5 y 9 kilómetros, que rodean los embalses.

Además, la zona está perfectamente adaptada a los visitantes con algunos tramos incluso aptos para invidentes y personas con movilidad reducida en los que instruyen sobre la fauna y la flora del entorno. El paseo puede culminar con un buen banquete, ya que el lugar dispone de mesas, fuente y asadores.


La Valdorba

En la Zona Media de Navarra, formada por una veintena de pequeñas localidades y caseríos agrupados en los términos municipales de Barásoain, Garínoain, Leoz, Olóriz, Orísoain, Pueyo y Unzué, se encuentra este sinuoso valle lleno de historia. En él se muestra una mirada al románico de esta tierra: la ermita del Santo Cristo de Catalaín, la Iglesia de San Martín, o el Hórreo de Iracheta, entre otros.

Cualquiera de sus lomas ofrece una panorámica excepcional y para los amantes de las aves rapaces, tiene una de las mayores poblaciones de toda Europa. El sitio es ideal para desplegar la manta y disfrutar de un buen picnic.

Foz de Burgui

Comenzar el día con un agradable paseo por la Foz de Burgui, un recorrido sencillo que te lleva desde el puente medieval de la localidad hasta el mirador de las aves, siempre en paralelo al río Esca resulta de lo más atractivo. Se trata de un paseo apto para todos los públicos, aunque hay que tener cuidado en algunas zonas por su desnivel.

Si te decantas por esta ruta del valle de Roncal, disfrutarás de una garganta natural y, además, de una comilona en un enclave que te dejará sin habla.

Nacedero de Urederra

¿Qué pensarías si te dijéramos que en Navarra también tenemos aguas de un intenso azul turquesa? Seguro que no es lo primero que te viene a la cabeza al pensar en nuestra tierra. Pero lo cierto es que Navarra también cuenta con parajes de aguas cristalinas. Solo que no están al borde del mar sino rodeados de olmos y hayas.

Nos referimos, cómo no, a la Reserva Natural del Nacedero del Urederra. Un espacio protegido que debemos respetar y cuidar para que siga siendo una joya natural. En una de las rutas que bordea el río Urederra, en el valle de Améscoa, encontrarás un lugar idóneo donde realizar una parrillada. O incluso subiendo a la sierra de Urbasa, donde el Balcón de Pilatos es parada indispensable, hallarás varias áreas habilitadas para realizar esta actividad.


Parque Fluvial de Pamplona

Los 34 kilómetros del recorrido fluvial de la comarca constituyen una de las zonas verdes más importantes de la ciudad. Su discurrir paralelo al curso del agua recorre los puentes históricos más importantes: Magdalena, San Pedro (el más antiguo de Pamplona), Rochapea y Santa Engracia. Los meandros se alejan y acercan a la ciudad, configurando un paseo de alto valor paisajístico para caminantes, cicloturistas e incluso aquellos que practican deportes de remo.

El lugar aúna naturaleza, deporte y ocio e infinidad de merenderos y barbacoas donde disfrutar del campo sin alejarse de la ciudad.

Nuestra Señora del Yugo

A las puertas del desierto de las Bardenas Reales y el parque de la naturaleza Sendaviva, se encuentra la virgen del Yugo. Junto a la ermita y el albergue, un gran merendero con mesas, barbacoas y un parque infantil ofrecen la posibilidad de pasar un día espectacular. Y, como postre, vislumbrar las Bardenas desde el mirador de madera te ayudarán a digerir, aún mejor si cabe, del festín.


To Top