Una guía arquitectónica universal para un mundo sin barreras

viernes, 3 abril 2020

Una guía arquitectónica universal para un mundo sin barreras

Apenas cuatro dibujos ilustran los más de 150 parámetros que componen la normativa sobre accesibilidad del Código Técnico de Edificación. Decenas de normas abiertas a la interpretación han impulsado a las arquitectas Miren León y Marcela Vega a crear una guía, por la que la Asociación Internacional para el Diseño Universal les ha concedido la medalla de oro en la categoría de Diseño de Espacio Público.

Cristina Catalán
Pamplona - 9 enero, 2020

Miren y Marcela, las arquitectas que han elaborado la guía de accesibilidad arquitectónica. (Fotos: Víctor Rodrigo).

A Marcela Vega le fascinaban los diseños con mensajes ocultos que decoraban los muros de la Universidad Nacional de Colombia, donde estudiaba Arquitectura. Obra de un autor masón, los investigó para su trabajo de fin de carrera. Sin embargo, no era feliz. “No me satisfacía mi trabajo. Me sentía como en las élites de los teóricos, divagando sobre la idoneidad de que una línea apunte al este o al oeste. Y pensaba: ‘¿Esto a la gente de qué le sirve?’. Estaba convencida de que la arquitectura debía tener una visión social, que había personas con dificultades que necesitaban una arquitectura que pensara en ellas”. De modo que en 2011 creó Calícrates, una consultoría de accesibilidad universal enfocada al sector cultural.

En el coworking La Tierra, de Pamplona, coincidió con la también arquitecta Miren León. En más de una ocasión, ambas se preguntaban qué habían entendido sobre alguna de las normas sobre accesibilidad. La “abundante y dispersa” legislación existente, poco visual y abierta a la interpretación, les generaba numerosas dudas. 

Para entenderlas mejor, coincidían en la necesidad de dibujar bocetos y planos. Y así, poco a poco, crearon la consultora Accessibility Digest y comenzaron a materializar la idea que les ha llevado a recibir la medalla de oro, en la categoría de Diseño de Espacio Público, que otorga anualmente la Asociación Internacional para el Diseño Universal. Los finalistas y premiados procedían de países como Suiza, Tailandia, Alemania, Japón o Corea, entre otros. 

Marcela Vega: “Es paradójico que una normativa destinada a arquitectos, que entienden los conceptos gráficamente, no tenga ese apoyo visual”.

Partiendo de la normativa de accesibilidad, Marcela y Miren han realizado una guía de medidas prácticas sobre la materia, pero de una manera mucho más gráfica y visual. “Es curioso cómo el Código Técnico de Edificación, con más de 150 medidas de accesibilidad, solo contiene cuatro dibujos en el apartado de anotaciones. Es paradójico que una normativa destinada a arquitectos, que entienden los conceptos gráficamente, no tenga ese apoyo visual”, indica Marcela a NavarraCapital.es. 

Y es que el Código Técnico solo se renueva con comentarios aclaratorios por parte del Ministerio de Fomento, a partir de dudas que les trasladan los propios profesionales. Marcela y Miren han tomado esos conceptos teóricos y los han convertido en unas fichas, de modo que a simple vista las normas pueden comprenderse con ejemplos reales y con independencia del idioma. También se muestran los errores más comunes. “Así, un técnico japonés entenderá lo que estamos diciendo porque es muy gráfico, sencillo, adaptable y esquemático”, detalla Miren.

Las dos sostienen que se pierde mucho tiempo consultando normativas, compatibilizándolas y adaptándolas al tipo de obra o local y al uso al que vaya a destinarse. Y las diferentes interpretaciones de dichas normas generan unos requerimientos que, a menudo, provocan costes añadidos y que pueden, incluso, impedir la apertura de un negocio. 

Las arquitectas en el coworking La Tierra donde comparten dudas y experiencias con otros emprendedores.

Las arquitectas, en el coworking La Tierra, donde comparten experiencias con otros emprendedores.

Marcela y Miren han trabajado codo a codo con personas que poseen distintos tipos de discapacidad, terapeutas y pedagogos, que les han contado las necesidades y problemas que se encuentran en el día a día. Ambas proceden de la construcción, tienen experiencia en jefatura de obra, conocen los procesos… “No solo tenemos conceptos teóricos, sabemos qué ocurre en obra”, subrayan.

MÁS ALLÁ DE LA NORMATIVA

Para elaborar su guía, partieron de las exigencias del Código Técnico de la Edificación, al que añadieron las recogidas en las normas UNE a las que este remite, como por ejemplo la referente a los ascensores. En el código están detalladas las dimensiones de las cabinas, pero otros parámetros como los botones, los sistemas de comunicación y la rotulación se aclaran en las normas UNE. “Estos pequeños detalles a menudo no se tienen en cuenta por desconocimiento o porque el código técnico no los pide específicamente”, apuntan.

Otro ejemplo. La normativa actual cita cómo en los aseos para personas con discapacidad se debe dejar un espacio cilíndrico de 1,5 metros de diámetro. “Nosotras explicamos visualmente que esto es necesario para que la silla de ruedas pueda girar y dar cabida a la persona que la acompañe. Uno de los errores cometidos es no tener en cuenta el barrido de la puerta. Nosotras desgranamos todos los conceptos para que sean fáciles y sencillos de entender y de aplicar”, destaca Marcela.

Además, una persona que tenga una parálisis en sus manos no puede realizar determinados giros para abrir una puerta. “Por eso, mostramos cómo no puede abrir la puerta con un pomo y, aunque una medida de accesibilidad sería colocar una manilla que se pueda abrir con el codo, proponemos un tipo concreto de manilla con braille, que sería una buena práctica y mucho más accesible”, agregan 

“Deseamos que una entidad promotora nos compre la guía para poder publicarla y ponerla al alcance de todo el mundo”. 

Su base son los criterios DALCO (deambulación, aprehensión, localización y comunicación). La normativa establece unas normas muy claras en torno a la deambulación, pero quitar barreras no es solo poner rampas de acceso…

La accesibilidad va mucho más allá y tampoco debe ceñirse exclusivamente a las personas con discapacidad. Todos en algún momento podemos vernos en situaciones con movilidad reducida: con muletas, con cochecitos de niño, con un hijo en brazos, acompañando a personas mayores…

Hay muchos detalles que el código técnico menciona, pero no especifica. Es el caso del bucle de inducción magnética. Se trata de un dispositivo que ayuda a las personas con discapacidad auditiva y que utilizan implantes. Gracias a él, el sonido se convierte en una onda magnética, que les ayuda a escuchar mejor. Se puede instalar en auditorios. “El código señala que se debe instalar un bucle, pero no especifica que debe hacerse por toda la sala, que se debe colocar un micrófono para que funcione o que deben tenerse en cuenta interferencias por metales o cristal…. Nosotras reunimos toda la experiencia y explicamos cómo instalarlo correctamente”, señalan. 

Varias fichas de la guía visual creada por Miren y Marcela.

Varias fichas de la guía creada por Miren y Marcela.

Continuamente aparecen nuevas normativas. De hecho, el pasado 3 de enero se publicó un Real Decreto sobre la evacuación de personas con discapacidad en casos de emergencia. “A los técnicos no les da tiempo para mirar diariamente el BOE. Además de la normativa estatal, está la provincial e incluso hay ordenanzas municipales. Nosotras damos pautas para que los técnicos sepan que con esta guía se cumple todo. Hay quien se queda en cumplir la normativa y no va más allá”, añade Marcela

AHORRO DE COSTES

La guía permite ahorrar costes, uno de los motivos por los que se les concedió el premio. Porque cumplir con la normativa de accesibilidad puede suponer, en principio, un 3 % más de gasto. Pero si no se hace bien y hay que modificar el proyecto, ese aumento puede llegar al 20 %: Y eso, si tiene solución. Hemos visto casas rurales que no han podido abrir. Y entonces no es un sobrecoste, sino una ruina”. 

Marcela y Miren revelan cuál es su sueño. “Deseamos que una entidad promotora nos compre la guía para poder publicarla y ponerla al alcance de todo el mundo. También vemos que falta mucha formación. En nuestros cursos, sentamos a los técnicos en sillas de ruedas y les tapamos los ojos para que sean conscientes de estas necesidades, que no se queden solo en el diseño…”, confiesan

Y acto seguido, auguran que el futuro pasa por construir ciudades y de viviendas que no solo sean accesibles, sino adaptables a las necesidades que puedan surgir. “La vivienda del futuro debe ser flexible, convertible”, concluye Marcela

Miren y Marcela conocen las necesidades de las personas con discapacidad.

Miren y Marcela conocen las necesidades de las personas con discapacidad.

Entra aquí para más información sobre innovación.


To Top