sábado, 22 septiembre 2018

Retos tecnológicos y responsabilidades legales

El director general de CNTA, Héctor Barbarin, y el secretario general de Consebro, José Ignacio Calleja, aportaron también su palabra en relación a los retos tecnológicos y legales que deben abordar las empresas.

Cristina Catalán
Pamplona - 6 mayo, 2017

alimenta-navarra-meeting-point2017-99

 

Héctor Barbarin, director general de CNTA, ha centrado su ponencia bajo el título “Tendencias y retos tecnológicos, innovación en la industria alimentaria” Barbarin ha señalado que dentro de lo que corresponde a la salud y la nutrición, los retos a lograr por la industria agroalimentaria pasan por tener en cuenta varias tendencias como son los alimentos más saludables enfocados a la reducción de la ingesta de grasas, azúcar y sal; los perfiles nutricionales adaptados a niños, mayores, intolerantes, deportistas, etc; alimentos orgánicos; los aptos para vegetarianos, veganos, “lunes sin carne”  o incluso productos para recuperación nocturna. “Estas tendencias van a conllevar la necesidad de producir nuevos ingredientes por medio de la microbiología; desarrollar una formulación inteligente como por ejemplo, por medio de la encapsulación que permite maximizar la funcionalidad y mejorar la asimilación de determinados ingredientes”.

Además, la Industria 4.0 permite gestionar datos inteligentemente y Barbarin ha destacado la importancia de monitorizarlos de forma continua en tiempo real y el saber interpretarlos y utilizarlos de manera correcta. “También se está trabajando en nuevos sistemas de sensores. Por ejemplo, las catas nos dan información muy subjetiva. Sería interesante utilizar nuestros procesos productivos para conseguir una percepción sensorial objetiva deseada”. La monitorización rápida de riesgos para mantener la seguridad alimentaria, el uso seguro de nuevas estrategias y tecnologías de conservación, la detección de contaminantes emergentes y la detección de fraudes son así mismo esenciales para la seguridad alimentaria avanzada según Barbarin.

0O4B9989Por último, José Ignacio Calleja, secretario general de Consebro, ha señalado que toda empresa tiene una responsabilidad social, civil, y por tanto ética y con mayor grado en el sector agroalimentario puesto que “cada actuación que hace un empresario dentro de su actividad tiene una consecuencia dentro del ámbito social en el que se encuentra. Si eso lo trasladamos al sector agroalimentario, somos más peligrosos según la legislación. Esto nos lleva a que se nos hayan puesto numerosos condicionantes y estamos muy vigilados porque nuestras actuaciones influyen de forma directa en la salud humana y en el medio ambiente y la sociedad quiere que esto lo tengamos muy controlado.


To Top