viernes, 14 junio 2024

Un tramo de la Autovía del Pirineo (A-21).

ACS ha puesto a la venta sus autovías de peaje en sombra que explota en España, incluida la Autovía del Pirineo (A-21) que une Pamplona con Yesa. El grupo presidido por Florentino Pérez espera obtener más de 500 millones de euros con la puesta en el mercado de las nueve autovías de peaje en la sombra que gestiona su filial Iridium, según informa El Economista.

El peaje en la sombra es un sistema por el que la empresa adjudicataria construye la carretera y financia las obras, y recibe anualmente de la administración un canon en función del tráfico y la disponibilidad. El Gobierno de Navarra también utilizó este sistema en la Autovía del Camino (A-12).

La Autovía del Pirineo fue construida entre 2005 y 2012 con una inversión de más de 370 millones de euros, y su concesionaria la integran Construcciones Mariezcurrena S.L., Construcciones Luciano Elcarte S.L. e Iridium Concesiones de Infraestructuras S.A. El plazo de concesión, que comenzó en 2009, finaliza el año 2039. La venta de la infraestructura no modificaría dicho plazo y el Gobierno de Navarra seguiría pagando al nuevo propietario el correspondiente canon.

El importe del peaje en la sombra para el año 2018 de la Autovía del Camino asciende a 48.750.000 euros (46.700.000 en 2017) y el de la Autovía del Pirineo a 18.500.000 euros (17.000.000 en 2017). Aún deben pagarse 972 millones de euros a la concesionaria de la Autovía del Camino y 964 a la del Pirineo.

El importe del peaje en la sombra de la Autovía del Pirineo para el año 2018 asciende a 18.500.000 euros (17.000.000 en 2017), y aún deben pagarse 964 millones de euros a la concesionaria hasta 2039

La Autovía del Pirineo enlazará Pamplona y Jaca, pero el grado de la ejecución presenta un fuerte contraste entre Navarra y Aragón. La Comunidad Foral finalizó su tramo en 2009, mientras que el Ministerio de Fomento, al que le corresponde la obra en territorio de Aragón, tiene solo 4 de sus 9 tramos en servicio (15,2 km); dos tramos en obras (9 y 7,2 km), y tres sin iniciar, uno de ellos licitado sin adjudicar (26,2 km). Los dos tramos que están en obras han rebasado ya el ecuador (Jaca Oeste-Santa Cilia está al 61% de nivel de ejecución y Santa Cilia-Puente la Reina al 51%). El entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna anunció en 2017 que este último se abriría al tráfico en octubre de 2018, previsión que se ha retrasado unos meses porque posteriormente se ha establecido para comienzos de 2019.

Los nueve peajes en sombra que gestiona la filial de ACS suman una longitud de más de 360 kilómetros de autovía y acumulan un volumen de inversión conjunto superior a los 1.530 millones de euros, de acuerdo con los datos recogidos por la compañía. Se trata de la A-308 Iznalloz-Darro, en Andalucía; la A-21, Autovía del Pirineo, la Autovía de la Mancha (Castilla-La Mancha), la Autovía de los Pinares (Castilla y León), la Autovía del Camp del Turia (CV-50 Comunidad Valenciana), la Autovía Medinaceli-Calatayud, que discurre por Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón, la Autovía AG-56 (Galicia), y el Eje Diagonal y la Autovía C-14 Reus-Alcover, ambas en Cataluña. Son contratos, todos ellos, con una larga vida de concesión: el primer vencimiento está fijado en el año 2026.

Para conocer más sobre las infraestructuras navarras… LEER AQUÍ

Archivado en:

Pirineo · Economía navarra ·


To Top