martes, 27 febrero 2024

Alejandro Toquero exige paralizar el nuevo proyecto de Nilsa en la depuradora de Tudela

El primer edil de la capital ribera señaló este jueves que el Ayuntamiento de Tudela aún no ha concedido las pertinentes autorizaciones para las fases segunda y tercera del proyecto, que prevé transformar en energía renovable los fangos generados por la depuradora. De ahí que demandara paralizar la iniciativa "hasta que se analicen en profundidad sus consecuencias para la ciudad y para la ribera del Ebro".


Pamplona - 1 febrero, 2024 - 13:00

El proyecto de Nilsa planea transformar los lodos generados por la depuradora en energía renovable. (Foto: cedida)

El alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, reclamó este jueves paralizar el nuevo proyecto diseñado por Nilsa para poner en marcha una planta centralizada de fangos en la actual depuradora de la capital ribera. Al menos «hasta que se analicen en profundidad las consecuencias de esta iniciativa para la ciudad y para la ribera del Ebro».

En este sentido, el primer edil se refirió a la nota de prensa enviada ayer por la sociedad pública del Gobierno de Navarra sobre un proyecto que «todavía no cuenta ni con la autorización de este Ayuntamiento ni con la de Medio Ambiente de Navarra».

La nueva planta proyectada prevé convertirse en «el lugar de recepción y tratamiento de los fangos generados en las depuradoras de agua residual de hogares y empresas de todo el eje del Ebro, que hasta ahora se gestionaban de forma externa en una planta de Pina de Ebro«. Dichos fangos llegarían procedentes de las depuradoras de Estella, Tafalla, Olite, Lodosa-Sartaguda-Sangüesa, Bajo Ebro, Arguedas y Funes.

«Este Ayuntamiento solo ha concedido a Nilsa una autorización para una primera fase de mejora de la planta potabilizadora de Tudela y para tratar la cantidad de lodos que hasta el momento se venían gestionando. Esta fase ya ha sido licitada por más de 10 millones de euros y supondrá la remodelación y mejora de la planta. Pero en ningún caso se ha concedido una autorización ni para la segunda fase anunciada por la sociedad pública ni para la tercera, que prevé instalar en el término de El Raso, entre Tudela y Arguedas, una gran área de secado de lodos al aire libre», advirtió el alcalde.

A juicio de Toquero, la información enviada «un minuto después» de finalizar el encuentro es «sesgada»: «La realidad es que la planta de Tudela actualmente trata 252.000 toneladas de lodo y están trabajando en una ampliación que puede admitir 465.000 toneladas, es decir, el doble. Dejé claro en la reunión que el tema se tenía que trabajar de forma muy cuidadosa y reflexiva. Pero está claro que desde Nilsa actúan a nuestras espaldas con notas de prensa ya realizadas previamente sin contar con nosotros. Porque me escucharon, otra cosa es que hicieran caso omiso».

«DUDAS MUY PROFUNDAS»

En cuanto a las funciones del proyecto, el alcalde de Tudela aclaró que «los beneficios de un buen tratamiento de los residuos y de la economía circular son claros», pero el hecho de que Tudela sea la elegida para recoger todos estos deshechos que hasta ahora se enviaban a Pina de Ebro «genera dudas muy profundas». Por eso, manifestó la apertura del Consistorio ribero para «acoger más estudios» universitarios, centros de investigación, mejores comunicaciones, nuevas empresas. «Nosotros queremos inversiones que generen riqueza, empleo, no solo lodos», valoró.

«Espero que no sea una maniobra para generar un negocio de venta de biogás y biometano cuyo único beneficiario sea el Gobierno de Navarra a costa de Tudela y, mucho menos, haciendo pública una nota de prensa que desconocíamos y en la que se da por hecho nuestro consentimiento. Eso es falso», incidió Toquero.

REUNIONES

Al mismo tiempo, recordó que el pasado 30 de noviembre de 2017, la CHE «informó desfavorablemente» sobre la ampliación de esta planta y ese mismo 13 de diciembre solicitó «que se buscara otra ubicación». «Es cierto que posteriormente se autorizó. Queremos saber qué paso y si tenían toda esta información que hoy obra en nuestro poder. Porque, insisto, hasta ayer nosotros no disponíamos de esta información e igual la CHE tampoco», apuntó el primer edil tudelano.

Por todo ello, Toquero ya solicitó «una reunión urgente» con la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Dolores Pascual Vallés; con la directora general de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Ana Bretaña de la Torre; y con el resto de los partidos políticos que poseen representación en el Ayuntamiento tudelano, además de tener previsto abordar el tema con la presidenta de Navarra, María Chivite, en su encuentro agendado para el próximo 9 de febrero. También se reunirá con la comunidad de regantes de la zona de Mosquera, «que engloba a 552 propietarios cerca de la depuradora».


To Top