Alvarno empoderado | Navarra Capital

sábado, 18 agosto 2018

Alvarno empoderado

El navarro Álvaro Castejón lidera junto con Armaud Maillard una de las firmas de moda más exclusivas y respetadas de nuestro país. Formados con Karl Lagerfeld, definen la elegancia como “una manera de ser, de hablar, de moverse, de relacionarse con los demás”. VanityCapital habla con ellos.

Redacción
Madrid - 17 marzo, 2018

Armaud Maillard y Álvaro Castejón, almas de Alvarno.

Armaud Maillard y Álvaro Castejón, almas de Alvarno.

Dicen que cuesta ser profeta en la tierra de cada uno, pero Álvaro Castejón y Arnaud Maillard deben ser la excepción que confirma la regla. Desde que lanzaron su firma Alvarno en 2009, tanto el público como la prensa alabaron su trabajo que, además, se vio reconocido por tres Premios L’Oréal a la Mejor Colección consecutivos en Madrid Fashion Week (entre 2014 y 2015). Su trabajo está a la altura de la gente con la que se han formado, como es el caso de Karl Lagerfeld, uno de los grandes genios de la moda que tuvo a Castejón y Maillard a sus órdenes. Quizás por eso, por su nivel de calidad, de exigencia y de visión internacional, fueron los encargados de revitalizar en 2013 la emblemática firma Azzaro, que les reclamó para la dirección creativa al poco de haber empezado con Alvarno.

Lo cierto es que sus propuestas son de las más maduras y sólidas de cada edición de Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Su bagaje internacional les hace tener otra perspectiva de la moda, además de un estilo propio que apuesta por mujeres ultrafemeninas pero que, además, destacan por ser fuertes e independientes. En un momento donde el empoderamiento femenino está conquistando por fin su lugar, es bueno ver ejemplos como el de Alvarno también se consolidan. Normal, por tanto, que los premios se les acumulen. También en Navarra.

Álvaro, acabas de recibir el premio Periodistas de Navarra, ¿qué significa un reconocimiento así en tu tierra? 

Es un honor y una gran alegría que consideren que nuestro trabajo merece un reconocimiento así. Si, además, es en tu tierra y con tanto cariño, es algo que no se olvida.

La modelo Nuria Rothschild desfila para Alvarno.

También os han premiado varias veces en Madrid Fashion Week, ¿uno se acostumbra a los galardones?

Nunca trabajamos para recibir un premio, pero si nos premian lo agradecemos mucho y es un estímulo más para continuar con nuestra labor. Nunca deberíamos acostumbrarnos a ellos ni perder la ilusión cuando te los dan.

Nunca habéis desfilado en Navarra, ¿os lo planteáis?

De momento no nos lo planteamos. Hemos desfilado en otras pasarelas como Lima, Miami, Ibiza… Buscamos cuidar mucho la imagen y el nombre Alvarno. Nos haría mucha ilusión desfilar en Navarra siempre y cuando las condiciones sean óptimas y tenga sentido como estrategia, pero no está previsto.

Madrid siempre os acoge con mucho cariño, pero da la sensación de que esa pasarela se os queda pequeña, ¿os planteáis mudaros a alguna ciudad internacional?

Madrid es nuestra sede a día de hoy y es verdad que el cariño que sentimos, por parte de prensa y clientas, es clave para seguir aquí. Hemos vivido en París muchos años y para nosotros es nuestra segunda casa. El problema es que, al final, no hay repercusión internacional y está claro que hay que abrir mercado fuera. Nos dicen mucho que deberíamos salir fuera pero veremos…

¿Cómo definiríamos el estilo de Alvarno?

Es un estilo atemporal. Un fondo de armario con un punto sofisticado. Cortes minimalistas y geométricos con el detalle barroco.

Desfile de la firma Alvarno.

EN EQUIPO

¿Cómo se trabaja en pareja? ¿Qué aporta cada uno en esta firma?

Trabajamos en pareja desde el principio con lo cual no imaginamos Alvarno de otra manera. Los dos diseñamos y compartimos todo. Cada uno desarrolla las ideas del otro y las suyas propias. Es muy enriquecedor y, sobre todo, hace que el ego se quede en el bolsillo.

Acaba de fallecer Hubert de Givenchy, uno de los genios de la costura. ¿Qué queda en la moda de aquella magia de los años 50?

Hubert de Givenchy ha pasado a la historia de la moda por su elegancia y exquisitez. Era otra época pero sigue siendo un referente donde miramos todos, hasta los más vanguardistas. La belleza que transmiten las imágenes de esa época es incuestionable.

¿Karl Lagerfeld es el último gran genio vivo?

¡Vivo y en activo! Porque aún quedan muchos diseñadores que ya son historia de la moda, pero de su época y que sigan presentes cada semana de la moda, ya no quedan tantos. Karl es único.

La top model Marina Pérez muestra colección de Alvarno.

Si analizamos las últimas ediciones de Madrid Fashion Week, da la sensación que ha habido un gran salto en cuanto a la calidad de las propuestas, ¿tenéis esa misma sensación? ¿Qué lo ha provocado?

Es verdad que cada vez los desfiles se cuidan más y, en especial, la escenografía y el mensaje que se quiere trasladar. Eso es muy bueno. Nosotros empezamos en “off” [desfiles fuera del espacio oficial] en sitios emblemáticos de Madrid  y siempre hemos dado mucha importancia a los espacios y el decorado.

Cuando decidís dar el salto al diseño con vuestra marca, ¿qué futuro esperabais?

Cuando empiezas nunca sabes lo que te va a deparar el futuro. Lo que está claro es que el trabajo, el esfuerzo y la pasión no pueden faltar. No nos marcamos una estrategia concreta porque luego la vida te da sorpresas y te cambia la hoja de ruta. Hay que adaptarse a los cambios y sacar el mayor provecho de cada experiencia.

En el corto y medio plazo, ¿qué retos tenéis en mente?

En estos momentos tenemos muchas citas de novias y vestidos a medida y hemos empezado a trabajar en la nueva colección ‘Verano 2019’. En nuestro mundo siempre vamos un año por delante.

¿El hombre no aparece en vuestro horizonte?

Lo hicimos en nuestra etapa en Azzaro y fue muy enriquecedor. Tenemos algunas prendas sport para hombre con la colaboración que tenemos con Disney. Camisetas, sweaters etc… Pero de momento, no hemos pasado de ahí.

¿Qué es para vosotros la elegancia?

La elegancia es una manera de ser, de hablar, de moverse, de relacionarse con los demás. Es algo innato que no tiene nada que ver con lo que lleves puesto.

Un reportaje para VanityCapital de José Luis Díez.


To Top