domingo, 3 marzo 2024

Cómo evitar las picaduras de mosquitos

Con el verano, los mosquitos adquieren una gran relevancia. A comienzos del verano, el número de búsquedas relacionadas con "mosquitos" y "repelentes antimosquitos" creció en un 236 %. También destaca el gran número de repelentes vendidos en los primeros compases de esta temporada del año.


25 agosto, 2023 - 14:18

Los mosquitos pueden ser transmisores de graves enfermedades víricas como el Dengue o la fiebre amarilla. (Foto: cedida)

Bajo este contexto, Mar Santamaría Sala, Responsable de Atención Farmacéutica de PromoFarma by DocMorris, comparte los detalles que se deben de conocer para protegernos de los mosquitos en verano.

Para la experta, estos insectos son capaces de detectar el dióxido de carbono que se exhala al respirar y, de esta forma, localizar al individuo. También son sensibles al ácido láctico que las personas desprenden a través del sudor y al calor corporal procedente de seres humanos y animales.

Para alejar a los mosquitos lo máximo posible y no tener que lidiar con sus picaduras, la mejor estrategia, según Santamaría, es «despistarlos». Aquí entra en escena los anti mosquitos. «Cuando los aplicamos, logramos confundir a estos insectos y evitamos que nos encuentren y nos piquen», argumenta.

En situaciones especiales, como tener la piel sensible, en edad infantil o durante el embarazo, estará más indicado un tipo u otro, y es aconsejable consultar con un profesional de la salud. Para que funcionen bien hay que volverlos a aplicar a las cuatro horas o según indique el etiquetado de cada producto.

Por otro lado, existen sustancias repelentes de origen vegetal, como el citriodiol. Este tipo de recursos químicos se extraen de los aceites esenciales de algunas plantas botánicas, como el Eucalyptus o Cymbopogon. Pero, en el caso de la citronela, no está registrada como sustancia biocida y, por tanto, su eficacia es mucho menor. Lo importante es aplicarlos correctamente según las indicaciones el etiquetado, para que sean efectivos y seguros.

UN VEHÍCULO DE AFECCIONES

Los mosquitos y otros insectos son vectores de enfermedades. Esto cobra especial importancia durante los viajes a zonas tropicales con afecciones endémicas transmitidas por ellos. En estos casos, hay que extremar las precauciones: utilizar repelentes eficaces y complementar con otras medidas de prevención de picaduras.

Hasta hace poco, se asociaban las enfermedades transmitidas por mosquitos a los viajes exóticos desde la otra punta del planeta. Pero, a raíz del cambio climático y del incremento del transporte aéreo, ha cambiado radicalmente el escenario. Algunas de las enfermedades víricas pueden llegar a ser muy graves, y se están empezando a detectar pequeños brotes en Europa, no siempre importados tras un viaje. Dengue, Chikungunya, virus de Zika, fiebre del Nilo Occidental y fiebre amarilla son algunas afecciones que han puesto en alerta el sistema de vigilancia epidemiológica, ya que no eran típicas de los países europeos.

Santamaría ofrece varias prevenciones para minimizar las picaduras de insectos como utilizar ropa de algodón con colores discretos, fresca y que cubra el máximo de piel. En zonas de riesgo, se pueden emplear mosquiteras y, en caso de percibir una reacción intensa o malestar tras una picadura, será necesario avisar y acudir a un centro de atención sanitaria.

La protección cobra cada vez una mayor importancia. Así como notificar cualquier síntoma «fuera de lo habitual» y que pueda relacionarse con una picadura de mosquito. En este sentido, existe ‘Mosquito Alert’, una app promovida por el Ministerio de Sanidad a través de la que cualquier persona puede mandar fotografías de mosquitos «sospechosos» y reacciones a picaduras. Esto permite a epidemiólogos y otros científicos poder seguir el rastro de estos nuevos inquilinos y frenar brotes de enfermedades emergentes y potencialmente graves.

Santamaría apunta dos trucos rápidos que marcarán la diferencia:

  1. Primero, hay que aplicar el fotoprotector, y luego (transcurridos unos quince o veinte minutos), el repelente de mosquitos. Siempre en este orden.
  2. No manipules ni rasques las picaduras. Así evitarás que molesten más y puedan infectarse. Aplica frío local, preparados tópicos con sustancias antihistamínicas o una loción con calamina.

La experta concluye que hay que «mantener los mosquitos a raya, evitar sus molestas picaduras y, si es demasiado tarde y se tienen molestias asociadas a la picadura, consultar con un profesional de la salud».

Archivado en:

Salud Navarra ·


To Top