viernes, 12 abril 2024

¿Cómo preparar el coche para la nieve?

Seguramente muchas personas se encuentren este fin de semana removiendo el armario para cambiar la ropa ligera por una más abrigada. Este proceso, tan habitual en esta época, nos recuerda otro menos habitual, pero también muy necesario: revisar nuestro vehículo para el invierno. Todos los coches, tanto particulares como de empresa, necesitan una revisión o un mantenimiento preventivo de elementos críticos para esta temporada que no impiden el funcionamiento del vehículo, pero que mejoran sensiblemente la experiencia de conducir, la atención y la seguridad, como pueden ser lunas o limpiaparabrisas.


Pamplona - 12 noviembre, 2022 - 00:09

Todos los coches necesitan un mantenimiento preventivo de elementos críticos para esta temporada. (Fotos: cedidas)

Según los datos que proporciona el Real Automóvil Club (RACE), las averías en los automóviles aumentan en invierno un 14,2 % respecto al resto de temporadas del año. Unos daños que pueden evitarse comprobando el vehículo o realizando un mantenimiento preventivo. Por eso, te damos unos consejos que van a preparar tu vehículo para este nuevo ciclo y que, muchos de ellos, tienen un coste muy bajo para las ventajas extra que producen si se siguen.

1. REVISA LA INTEGRIDAD DEL PARABRISAS

Una inspección visual puede determinar si tu parabrisas tiene alguna grieta. Si la tiene, hay que repararlo, ya que es muy importante para la resistencia de la estructura del coche, que depende en un 30 % de la integridad del mismo, siendo muy comunes las lunas rajadas, que afectan gravemente a la funcionalidad de elementos como el despliegue del airbag y de muchos sensores de asistencia a la conducción. En los talleres Carglass en Navarra podrás hacerlo fácilmente. Según datos de Unespa, la patronal de las aseguradoras, el 6 % de las reparaciones de pólizas de seguro se deben a siniestros con lunas.

2. CAMBIA LAS ESCOBILLAS

Otro consejo es revisar que las escobillas se encuentren en buen estado y desalojen el agua completamente. Si no es así, es posible que afecten sensiblemente a la atención al volante en situaciones de lluvia y nieve. Es fundamental recordar que las escobillas deben ser las correspondientes a tu vehículo y se pueden cambiar rápidamente en un taller especializado.

3. ADELANTA EL CAMBIO DE NEUMÁTICOS

Una inspección rápida de los neumáticos, a través de la comprobación de los testigos, nos permitirá conocer su estado. Hay que tener en cuenta que las ruedas pueden ser correctas para circular, pero si vives en una zona con mucha lluvia o eres responsable de muchos pasajeros, puede ser una buena opción adelantar el cambio para sacarle todo el partido a la adherencia en situaciones complejas. Los neumáticos polivalentes, que funcionan en las cuatro estaciones, te ahorrarán este cambio.

Además, si vas a ir a un país de viaje profesional o de vacaciones este invierno, muchos países europeos imponen restricciones o, incluso, prohibiciones para quienes no circulen con neumáticos de invierno o polivalentes como Austria, Suecia o la República Checa.

4. COMPRUEBA EL ESTADO DE LA BATERÍA

Recordar los años que la misma batería lleva instalada en el vehículo, puede darte pista de si puede proceder su cambio o no. Es uno de los elementos más sensibles a los cambios de temperatura y, una vez que falla, genera situaciones muy complejas. En un taller especializado pueden medir el voltaje de manera muy sencilla o realizar una prueba de estrés para detectar si su estado es el óptimo en ese momento.

5. REVISA LAS LUCES

Cualquier vehículo avisa cuando falla un componente de iluminación para su sustitución. Sin embargo, ahora es el tiempo de preguntarse si en condiciones de poca luz consideras que puedes ver mejor. Un buen consejo es actualizar tus bombillas habituales por otras nuevas y aprovechar todas sus capacidades en un momento en el que las horas sin luz son más numerosas. No hace falta esperar a que las bombillas fallen para cambiarlas y la mejora es muy apreciable.

6. LLEVA LAS CADENAS

Es muy común guardar las cadenas de nieve en algún lugar que no sea el vehículo propio. Es un error muy frecuente no llevarlas en el coche en todo el invierno y no disponer de ellas cuando se necesita. Si no tienes cadenas, hay opciones de todos los precios, como las más típicas o las actualizadas fundas, que son muy sencillas de instalar y ocupan muy poco espacio.

7. UN KIT DE INVIERNO PARA EL COCHE

Para terminar con los consejos, recuerda llevar en el coche una paleta con rasqueta, una botella de agua y unos guantes por si le pilla la nieve a tu vehículo. La botella del agua la puedes necesitar para descongelar una ventanilla o soltar los parabrisas del hielo en caso de necesidad. En caso de congelación del parabrisas, es recomendable dejar que se descongele solo con la temperatura interior de la calefacción.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.

Archivado en:

Movilidad Navarra · Navidad ·


To Top