sábado, 17 noviembre 2018

Economía social, motor de desarrollo y valor diferencial para Navarra

El sector finaliza el 2017 con doble récord gracias a la creación de 111 nuevas empresas y 12.826 empleos directos, un 15,8% más que en el ejercicio anterior.

Jesús Jiménez
Pamplona - 14 febrero, 2018

En primer plano, Antonio Martínez de Bujanda e Ignacio Ugalde (gerente y presidente de ANEL) durante su comparecencia ante los medios de comunicación.

En primer plano, Antonio Martínez de Bujanda e Ignacio Ugalde (gerente y presidente de ANEL) durante su comparecencia ante los medios de comunicación.

Las empresas de Economía Social son “un potente motor de desarrollo para Navarra” a la que aportan “un valor diferencial reconocido a nivel nacional y europeo“. Así se ha expresado Ignacio Ugalde, el presidente de ANEL, la asociación que aglutina a este sector, durante la presentación de resultados obtenidos por dicha entidad el pasado año.

En realidad, 2017 ha sido el tercero consecutivo en el que las cooperativas y sociedades laborales de nuestra región han batido un doble récord muy significativo, de acuerdo con las cifras ofrecidas por el propio Ugalde. El primero de esos logros ha sido el número de empresas creadas: un total de 111 con 268 socios-trabajadores lo que supone “un impulso fuerte y continuado puesto que, desde 2015, este dato ha crecido en un 55% desde las 72 que se pusieron en marcha entonces“, completó el presidente de ANEL.

En 2017, más de 2.500 personas fueron atendidas y tomaron parte en las acciones y actividades de ANEL.

Asimismo, el otro aspecto sobre el que se ha querido poner el foco ha sido el del empleo donde se ha alcanzado una cota desconocida hasta ahora con 12.826 puestos de trabajo directos, lo que representa un crecimiento del 15,8% más con respecto a 2016 o, lo que es lo mismo, “14 veces por encima de la media nacional”, han subrayado los portavoces del sector en Navarra.

Junto a todo lo anterior, más de 2.500 personas fueron atendidas y tomaron parte de las acciones y actividades de ANEL en 2017 y 25 de sus asociadas se implicaron en mejorar la empleabilidad de personas en búsqueda activa de un puesto de trabajo, donde se ha logrado una inserción laboral superior al 50% de los participantes. Se trata de unos números que, en opinión de Ugalde, “reflejan los valores que siempre nos han caracterizado a favor de la capacitación y el empoderamiento de las personas”.

OTROS HITOS

Siguiendo el desglose ofrecido desde ANEL, se puede concluir, sin margen de error, que la huella de la economía social en Navarra no deja de crecer. Sirva como ejemplo significativo que, en los últimos cuatro años, el empleo en cooperativas y sociedades laborales ha crecido un 42% en la Comunidad foral frente al 9,4 del resto del Estado.

Además, solo en cooperativas, se ha producido el mayor crecimiento de empleo de toda la historia con una subida del 21,3% que, si tomamos como referencia los últimos cuatro años, escala hasta el 58%. Por este motivo, hoy de cada 100.000 navarros, 1.640 trabajan en una empresa de economía social, la segunda tasa más alta de toda España y una de las más elevadas de Europa. 

anel-rueda-prensa2

En este punto, Ignacio Ugalde ha defendido que “una economía saludable es aquella capaz de crear empleo de calidad sin distinciones de género, que ofrece oportunidades a jóvenes y genera tranquilidad en las personas de más edad, que saben que forman parte de un proyecto que no va a dejar de contar con ellas“.

“La Economía Social es un elemento distintivo de Navarra. Somos la única región europea que la ha incluido en su Estrategia de Especialización, S3”.

Pues bien, la consecución de ese objetivo que se acaba de comentar resulta más fácil, según el presidente de ANEL, si el movimiento cooperativo es fuerte porque “garantiza un crecimiento más estable y sostenible, al mismo tiempo que reduce las desigualdades, uno de los grandes males de nuestra época”, ha sentenciado.

En el caso de Navarra, ha seguido, el trabajo de cooperativas y sociedades laborales está siendo un fuerte estímulo para la Ribera, Sakana, Estella, Zona Media para concluir que “también en aquellas áreas especialmente necesitadas de nuevas iniciativas que eviten la despoblación como es la Montaña“.

RETOS PARA 2018

Aunque el presidente de ANEL reconoce como un valor diferencial de su modelo que “nosotros no nos deslocalizamos, que trabajamos apegados al terreno“, ese factor no debe evitar el inaplazable objetivo de la Internacionalización. Para lograrlo, el sector confía en el trabajo que puede desarrollarse a través de la Eurorregión Altántica, una herramienta que han puesto en valor durante su comparecencia ante los medios.

De cada 100.000 navarros, un total de 1.640 trabajan en una cooperativa, la segunda tasa más alta de toda España.

Igualmente, quedan pendientes aspectos como la contribución a una mejor formación y práctica en los valores cooperativos “que son los que nos hacen fuertes y pueden convertirse en nuestras ventajas competitivas”, el fomento de procesos de innovación cooperativa como los que se pretende con proyectos como los impulsados en áreas como el Valle del Río Alhama, la Sakana o zonas de Montaña o la puesta de largo para mediados de 2019 de la Escuela Transfronteriza de Cooperación en Economía Social, proyecto pionero en Europa.

Para acceder a más información relacionada con la Economía Social en Navarra … LEER AQUÍ. 


To Top