El Sakura extremeño | Navarra Capital

sábado, 18 agosto 2018

El efímero Sakura extremeño

La flor de cerezo o Sakura puede representar tanto la feminidad, la delicadeza, fertilidad, primavera, juventud e inocencia como también la esperanza, el poder, la dulzura, la belleza femenina y el amor. El Valle del Jerte, con la floración estos días de los miles de cerezos que pueblan este precioso rinconcito extremeño, se plantea como la mejor alternativa para escapar de la rutina y sumergirse en ese mundo delicado, lleno de belleza y poesía.

Jesús Jiménez
Jerte (Extremadura) - 7 abril, 2018

El Valle del Jerte celebra la primavera con sus cerezos en flor.

El Valle del Jerte celebra la primavera con sus cerezos en flor.

Aunque no se puede calcular el día concreto, en el Valle del Jerte, un pequeño rinconcito de Extremadura, va a suceder (puede que este mismo fin de semana) algo realmente extraordinario. Hablamos de la bienvenida más poética y delicada a la primavera. Una lluvia de pétalos que permite a este valle vestirse de un elegante blanco para despedir el frío del invierno y dar la bienvenida a una nueva estación cargada de las tonalidades y ese ritmo pausado que todo ser humano busca en su contacto con la naturaleza.

En gran medida, la floración del cerezo nos retrotrae a una experiencia casi mística que los japoneses han definido perfectamente bajo el nombre Sakura, esto es, la ceremonia que representa la feminidad, la delicadeza, fertilidad, primavera, juventud e inocencia como también la esperanza, el poder, la dulzura, belleza femenina y el amor. Y lo bueno es que para poder disfrutarlo en primera persona no hay que coger un avión y recorrer más de 9.000 kilómetros. Está aquí al lado. En el Valle del Jerte. En Cáceres, Extremadura.

JERTE 4

A partir de ahí, si te ha picado el gusanillo, lo ideal para ver la floración es hacer un recorrido por todos los pueblos que componen el Valle del Jerte, así se puede disfrutar de diferentes perspectivas. Pero hay que tener en cuenta que, normalmente no florecen todos los cerezos a la vez, si no que primero florecen los que están en las zonas más bajas, a menor altitud, y a medida que van pasando los días van floreciendo los cerezos del resto de zonas, acabando con la floración de las zonas más frías o de mayor altitud.

Para el observador no advertido, estamos hablando de más de un millón y medio de cerezos en flor. Todos ellos ofrecen durante estos días un espectáculo difícilmente comparable, ya que se une a la peculiaridad del valle, uno de los más originales que existen y que ha sido modelado en terrazas para adecuarlo al cultivo de las cerezas, el gran manto blanco que lo cubre y la hospitalidad de sus habitantes que acogen y muestran sus mejores galas y tesoros a todos aquellos que los visitan, queriéndoles hacer partícipes de la ilusión y la alegría que sienten por la llegada de la primavera.

Jerte-Sakura-extremeno

Todo eso queda recogido en la Fiesta del Cerezo en Flor, celebración popular que trata de reflejar la vida de toda una comarca, tanto del pasado como del futuro. Para ello se organizan todo tipo de actividades que sirven de escaparate de su cultura, gastronomía, tradiciones y forma de vida.

Tienen especial interés las bodegas, fraguas y lagares de la zona que durante unos días son mostrados tal y como eran hace 50 o más años cuando tenían un papel principal en las vidas de sus paisanos y lugareños. Así como las casas que conservan la arquitectura tradicional de la zona y que abren sus puertas para mostrar en primera persona como vivían sus antepasados en ellas.

No obstante, entre toda las actividades que se han programado para estos días y de los muchos lugares y posibilidades que te ofrece el Valle del Jerte, recomendamos acudir a la garganta de Becedas, un paisaje lleno de magia blanca que te regalará una fotografías más propias de un cuento de hadas.

Pero si se prefiere algo más organizado, existen rutas organizadas en las que se pueden recorrer los once municipios que albergan este espectáculo en forma de floración. En total, para disfrutar de la primavera jerteña, se puede escoger entre cuatro rutas diferentes en autobús que ofrecen diferentes recorridos y horarios (entre las 11 y las 20 horas) para los viajeros, y lo mejor es que este autobús es totalmente gratuito. De ellas, no obstante, nos quedamos con dos: la ruta lineal y la circular.

Valle de Jerte, garganta de los infiernos, pozas, cascada

Rutas lineal y circular

La ruta lineal cruza el valle en su vértice natural y sigue el cauce del río Jerte. Empezando desde su punto más bajo comenzaríamos en el municipio de Valdastillas y recorreríamos la carretera N-110 en dirección norte pasando por Navaconcejo, Cabezuela del Valle, Jerte y Tornavacas para finalizar en lo más alto, en el Puerto de Tornavacas, y así descubrir desde allí una panorámica de todo el valle repleto de cerezos. Recomendable si se tiene prisa, pero… la circular te ofrece ¡mucho más!

La circular va un paso más allá, tanto en extensión como en diversidad, pero también puede ser un poco más complicada de seguir, aunque no tiene secretos para ningún mapa o GPS. En la parte baja del valle se puede hacer un trayecto circular por los pueblos de Valdastillas, Piornal, Barrado, Cabrero, Casas del Castañar, El Torno y Rebollar para llegar de nuevo a Valdastillas (en este orden). Esto no quita para que una vez allí, apetezca iniciar la ruta lineal para subir hasta el Puerto de Tornavacas y disfrutar de sus vistas.

¡Feliz Sakura extremeño!

Valle de Jerte, garganta de los infiernos, pozas, cascada


To Top