domingo, 14 julio 2024

El mundo rural: ¿la tierra prometida?

Desde el inicio de la pandemia, muchos empezaron a explorar otras alternativas para encontrar una tranquilidad y calidad de vida que la ciudad no les ofrecía. Una tendencia que, lejos de ser algo pasajero, indudablemente sigue al alza. La venta de fincas rústicas y casas de campo experimentó un crecimiento vertiginoso catapultando las operaciones de compra en más de un 25 %. El siguiente artículo explora las razones detrás del llamado éxodo urbanita.


Pamplona - 6 mayo, 2023 - 00:08

Una casa de pueblo en Monreal, una finca rústica en Ombatillo, un caserón en Baztan… ¿A que el campo no sonaba antes tan apetecible como ahora? El abandono de las explotaciones agrícolas y ganaderas fue una constante que originó la despoblación rural: la llamada España vaciada que ahora parece volver a llenarse. Desde el inicio de la pandemia, la venta de fincas rústicas y casas de campo experimentó un crecimiento vertiginoso catapultando las operaciones de compra en “más de un 25 %”.

Durante estos últimos años, una importante cantidad de familias han decidido emprender el viaje inverso al que sus antepasados hicieron a lo largo del siglo XX, cuando se produjo un movimiento migratorio en España conocido como éxodo rural que se mantuvo hasta hace pocos años. La transformación de los medios de producción agraria provocó una mayor mecanización de las explotaciones, convirtiendo en prescindibles a muchos de los trabajadores del campo que, por tanto se quedaron sin trabajo. Al mismo tiempo, se abrió un importante abanico de oportunidades laborales en la grandes ciudades.

Pero ahora, a raíz de algunas de las consecuencias derivadas de la aparición del Covid-19 como el confinamiento domiciliario y las restricciones de movilidad, muchos urbanitas empezaron a explorar otras alternativas para encontrar una tranquilidad y calidad de vida que la ciudad no les ofrecía. Fue un punto de inflexión que afectó a toda la sociedad. Pero esta tendencia, lejos de ser algo pasajero, indudablemente sigue al alza.

El uso incontrolado de la inteligencia artificial figura como una de las razones por las que se produce la vuelta al campo

La percepción de una parte de la sociedad pasa por pensar que las ciudades son muy hostiles por cuatro motivos fundamentales: el cambio climático, los incesantes cambios tecnológicos, el hiperconsumo y el estrés derivado de la sobreexposición a una gran variedad de estímulos.

En primer lugar, el cambio climático está propiciando la demanda de casas situadas en cotas por encima de los 800 metros para minimizar los efectos de las olas de calor cada vez más habituales. Propiedades, antes complicadas de vender por su aislamiento y altitud, ahora son demandadas por los compradores que buscan lugares que les ofrezcan unas temperaturas menos extremas, especialmente en verano y que a su vez, actúen de refugios climáticos.

La inteligencia artificial también se percibe como un peligro que será palpable especialmente en las grandes ciudades. El uso incontrolado de esta tecnología restará privacidad individual y creará desinformación. En el medio rural, las nuevas tecnologías no son tan invasivas con los habitantes y el aislamiento geográfico permite gozar de más sensación de libertad versus las metrópolis donde el control masivo será cada vez más palpable.

Así mismo, el consumismo desbocado y la sobreinformación que se vive en las ciudades se vuelven más laxos en las zonas de montaña, donde hacen falta menos cosas materiales y la mente no es sometida a niveles tan altos de información innecesaria. Este aspecto ya se percibe de forma clara en el perfil de los nuevos habitantes que deciden instalarse en los pueblos que buscan especialmente esa paz que no encontraban en sus antiguos lugares de residencia.

ÉXODO URBANITA

Es evidente que los cambios que están por venir tanto a nivel tecnológico como climático, harán o ya están haciendo que mucha gente se replantee su futuro en cuanto a donde vivir y como vivir. “Mudarse a un pueblo es la mejor alternativa a la hostilidad de las ciudades. Cada vez más familias se refugian en el  medio rural en busca de paz. Más vale menos y tranquilo que mucho con estrés”, añade Armando Lusquiños, consejero delegado de la plataforma para la compraventa de masías y fincas rústicas Buscomasia.com.

Entra aquí para leer más reportajes de Vanity Capital.


To Top