viernes, 18 enero 2019

El turrón de pata negra

Desde que los árabes trajeron el turrón a España ya han pasado varios siglos. Y aunque la primera versión made in Spain data del siglo XV en Alicante, a fecha de hoy, nadie se puede imaginar unas navidades sin este exquisito y tradicional postre. Sabores de siempre o más innovadores, lo cierto es que en la esquina más dulce de Pamplona se puede encontrar una variada colección de ellos. Solo una recomendación: no conviene resistirse.

Iranzu Velasco
22 diciembre, 2018

Confituras Goya lleva ya 7 años endulzando la vida de Pamplona. (Foto: Ana Osés)

Confituras Goya lleva ya 7 años endulzando la vida de Pamplona. (Foto: Ana Osés)

Además de tener a gala ser el dulce español más internacional, lo más importante del turrón es el protagonismo que cobra en las mesas navideñas. Sin embargo, los quebraderos de cabeza que suele ocasionar decidir dónde adquirirlos o incluso la complicada elección de los sabores, pueden ser algunas de las dificultades a la hora de traerlo a casa.

Y si bien es verdad que con ciertos robots de cocina podemos hacernos nuestras propias barras de turrón, y asegurarnos así de que su elaboración sea artesanal, también es cierto que corremos el riesgo de obtener un resultado no deseado, aparte del tiempo libre que necesitamos para ponernos a hacerlo.

confituras-goya-turrones-navidad

En Goya se pueden elegir 20 sabores diferente en turrones. (Foto: Ana Osés)

Una de las opciones más sencillas, además de recomendable, es comprar estos manjares estrella de Navidad en un establecimiento de probada calidad ¿Y qué pensamos cuándo hablamos de más de 130 años de experiencia? Parece que una casa fundada allá en 1886 tiene mucho que ofrecer en este sentido. Nos referimos a Confituras Goya, que en su franquicia de Pamplona pone a disposición de golosos y ‘enamorados’ del espíritu navideño un variado surtido de turrones y otros dulces propios de esta época.

confituras-goya-turron-navidad

El turrón Damas combina sabores de praliné, coco, fresa, pistacho, yema, café, naranja y cacao. (Foto: Ana Osés)

De yema tostada, trufa con naranja, imperial, praliné de coco, trufa y whisky, de damas, marrón glaçé, los más tradicionales de jijona duro o blando, con y sin azúcar, o a la novedad de este año con sabor a coco y vasquito, ese emblemático bombón de praliné de chocolate con almendra de Goya… hasta llegar a una veintena de variedades diferentes, todos ellos elaborados de manera artesanal en su obrador de la capital alavesa.

“En nuestras octavas navidades vemos que la gente es muy fiel a la marca”, explica Rafa Velázquez Goya, propietario de la franquicia de Pamplona y primo de la familia. El perfil de los compradores se compone principalmente de personas mayores de 50 años, porque “lo han vivido en su casa desde siempre, pero los jóvenes se van animando porque también han disfrutado de este postre en su hogar”. Y como anécdota de fidelidad, Rafa Velázquez cuenta que tienen un cliente que cada año les encarga 1 kilo de kirris (bombón con almendras crocantes tipo guirlache) porque los disfrutaba en su casa desde pequeño y quiere mantener esa tradición de su infancia.

Por su parte, para quienes esperan hasta el último minuto, que no cunda el pánico, Goya va a abrir el domingo 23 todo el día, hasta las 20,30h (excepto al medio día), para que ninguna mesa se quede sin turrón esa noche tan especial del 24.

ROSCÓN DE REYES

Aunque los turrones suponen el 74% del consumo de dulces navideños según la Asociación Española de Turrones y Mazapanes, Goya es más que turrones. En sus estanterías podemos encontrar cortadillos de mazapán con yema o de mazapán con albérchigo, yemas vascas con chocolate, marrón glaçé, los surtidos de la cesta personalizadas al máximo para particulares y empresas, entregados en cualquier punto de la Península…

confituras-goya-calendario-adviento-navidad

Original calendario de adviento en el escaparate de Goya. (Foto: Ana Osés)

En palabras de Rafa Velázquez “estos días son un poco locura”. De ahí que en Navidad toda la familia colabore detrás del mostrador para no dejar a nadie sin el preciado turrón. “Y enlazamos con el roscón de Reyes artesano, que traemos recién hecho los días 5 y 6. De nata, crema, trufa, sin relleno o mixto, para todos los gustos. “Cada vez va a más porque la gente quiere tomar un rosco artesano y bueno, alejado de lo industrial”, cuenta Rafa Velázquez. “Hay gente que hace concursos para ver quien lleva el mejor rosco y luego nos cuenta que repiten porque han ganado con uno que sabe como hace 40 años”. Se recomienda reservar (en la propia tienda o por teléfono en el 948 105 725) porque se corre el riesgo de quedarse sin él. ‘Inconvenientes’ de estar recién hecho…

Otro de los productos gourmet que se puede encontrar en Goya es el vino de Pamplona Ostoki, el caldo de Luis Moya que proviene de los viñedos recuperados de Ezkaba, con más de 80 años, del que tan solo hay 400 botellas.

En su escaparate, destaca entre los productos su original calendario de adviento, hoy situado ya en el día 22. “Hemos puesto un Belén especial porque esta palabra significa la casa del pan” explica Rafa, quien añade “¿qué mejor que plantar un trigo que ha ido creciendo desde el día 1?”

En fin, se trata de detalles que rezuman alegría, felicidad, encuentro y, por encima de todo, elegancia y cariño. Todos esos sentimientos son los que se concentran en un espacio casi de ensueño, punto de encuentro para las ilusiones de pequeños y no tan mayores, que ha convertido esta confluencia de las calles Tafalla y Bergamín de Pamplona en la esquina más dulce de la ciudad por octava Navidad consecutiva y todas las que le quedan aún por disfrutar.


To Top