martes, 24 mayo 2022

Europa: vacuna o contagio

La autora analiza las distintas medidas que se han tomado desde la Unión Europea para la crisis del coronavirus y aboga por aprobar un Plan de Recuperación Económica.

Redacción
Pamplona - 20 marzo, 2020

Europa está en shock y una rápida respuesta es la mejor vacuna para esta crisis sanitaria sin precedentes, que pone en evidencia las consecuencias de la globalización.

Durante los primeros días de la crisis se ponía en relieve, de forma preocupante, la falta de coordinación entre los gobiernos nacionales ante la grave crisis de Covid-19. El riesgo de colapso económico es real y, por ello, la intervención de la Unión Europea en su papel de coordinar a los Estados miembros y liderar la solución es vital para poder salir de la mejor manera posible de esta nueva crisis a la que nos enfrentamos, cuando todavía no nos hemos recuperado totalmente de la crisis económica de 2008 y la crisis migratoria de 2015.

Estamos haciendo frente a un enemigo común invisible, que no conoce fronteras y que está dañando la esencia de la Unión Europea y sus cuatro libertades: la circulación de bienes, servicios, capitales y personas. El Mercado Único y el espacio Schengen ya están bajo presión, y las respuestas unilaterales ponen en peligro las posibilidades de éxito para contener esta pandemia.

Este pasado martes, en una reunión extraordinaria, el Consejo Europeo aprobaba una batería de medidas propuestas por la Comisión Europea. El reto debe afrontarse en tres focos principales: sanitario, económico-financiero y de unidad y mantenimiento del mercado interior.

En primer lugar, en relación a este, entre las medidas aprobadas destacan la necesidad de mantener un Mercado Único fuerte y flexible con un corredor preferente para el paso de equipamiento médico y la defensa de la libre circulación de mercancías en la UE. Por ello, la Comisión y los Estados miembros deben hacer todo lo posible para encontrar un enfoque armonizado y común para garantizar que todos los ciudadanos de la UE puedan recibir los bienes esenciales. Este es un momento en el que la solidaridad europea es más importante que nunca, aunque esta pandemia haya llevado a la Unión Europea a tomar la decisión de cerrar sus fronteras durante treinta días.

Estamos haciendo frente a un enemigo común invisible, que no conoce fronteras y que está dañando la esencia de la Unión Europea.

En esta situación de crisis, una de las cosas más importantes es preservar la circulación de bienes esenciales, como material sanitario y alimentación, para asegurar su abastecimiento en todos los países miembros. Por lo tanto, es de suma importancia garantizar la aplicación continua de las normas laborales y mantener el flujo transfronterizo de bienes lo más estable posible. También debemos asegurar  que los conductores tengan acceso a las instalaciones que necesitan mientras están en la carretera. Las empresas deben proporcionar a todos los conductores equipos que los protejan lo mejor posible frente a un posible contagio.

En segundo lugar, en materia económica, la Comisión Europea ha anunciado 37 mil millones de euros en inversión pública, además de medidas específicas para los sectores del transporte, el turismo y la industria, ya que se prevé que estos serán los sectores más afectados por esta crisis.

Pero si algo hemos aprendido de crisis pasadas, es que la política monetaria y la política fiscal estatal no pueden trabajar de forma individual. Por eso, es importante que la Unión Europea apruebe un Plan de Recuperación Económica del Covid-19 a nivel europeo, con una estrategia consolidada y coherente para la rápida movilización de los diferentes instrumentos de la UE con el objetivo de apoyar a los países, a sus ciudadanos, a las PYMES y a las empresas en general. El capital del Banco Europeo de Inversiones debe incrementarse y, lo más importante, el potencial del Mecanismo Europeo de Estabilidad debe utilizarse a través de una línea de crédito obligatoria para financiar un instrumento común de inversión.

Por último, el tercer eje importante de actuación a nivel europeo sería la ya anunciada disposición de fondos para la investigación, por parte de los científicos, de una vacuna que paralice este virus y volver a la normalidad, en la medida de lo posible, más pronto que tarde.

La ciencia tiene un desafío importante y la Unión Europea una oportunidad para mirarse al espejo y reconocerse en sus principios de solidaridad y coordinación.

Adriana Maldonado

Eurodiputada socialista

Entra aquí para leer más artículos de opinión.

Archivado en:

Firmas · Adriana Maldonado · Coronavirus ·


To Top