lunes, 6 diciembre 2021

Felipe VI demanda un entorno “que facilite la inversión”

El rey de España presidió este lunes en Pamplona la inauguración del XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar. En su intervención, recibida con una larga y calurosa ovación por parte de los asistentes, puso de relieve la importancia de la colaboración público-privada para que la Administración y el sector privado "puedan abordar conjuntamente y con mayor eficacia los retos y las situaciones difíciles". Previamente, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Marc Puig, reivindicó el trabajo realizado por las familias empresarias durante la pandemia y su liderazgo para construir una "sociedad mejor". "No nos pongan condiciones peores a las de los países vecinos con los que competimos", reclamó este.

Jesús Jiménez
Pamplona - 25 octubre, 2021

El rey Felipe VI inauguró el XXIV Congreso Nacional de Empresa Familiar. (Fotos: Víctor Ruiz)

El XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar se inició este lunes en Pamplona con una larga y calurosa ovación al rey de España, procedente de más de quinientos empresarios familiares de todo el país. Un gesto de aprobación, con el que los asistentes a este encuentro, organizado por el Instituto de la Empresa Familiar (IEF) en colaboración con la Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra (ADEFAN) y el patrocinio de Banco Santander y KPMG, ratificaron las palabras de Felipe VI.

En dicha intervención, el monarca demandó “un entorno que facilite la asunción de riesgos, la inversión, la innovación, la formación, la contratación de nuevas personas y la internacionalización”.

Asimismo, puso de relieve la importancia de la colaboración público-privada para que la Administración y el sector privado “puedan abordar conjuntamente y con mayor eficacia los retos y las situaciones difíciles”. Y reclamó a los presentes un “liderazgo empresarial acompañado de compromiso social” porque, según el rey, “la sostenibilidad es sin duda uno de los grandes retos de nuestro mundo”.

Felipe VI: “Allí donde hay empresas familiares comprometidas, hay futuro”.

Por otro lado, Felipe VI calificó a Navarra como una “tierra próspera”, que siempre ha destacado por su “empuje empresarial”. “Además de un valioso patrimonio cultural y medioambiental, cuenta con una presencia importante de empresas familiares, que representa el 63 % del empleo privado“, recordó. También opinó que “allí donde hay empresas familiares comprometidas, hay futuro”. Por eso instó a los presentes a trabajar por un porvenir mejor: “Hagámoslo con valores y con la convicción de que la sostenibilidad medioambiental, económica y social es clave para pasar el testigo a las próximas generaciones en las mejores condiciones”.

Marc Puig, presidente del Instituto de la Empresa Familiar.

Marc Puig, presidente del Instituto de la Empresa Familiar.

HACIA UNA RECUPERACIÓN JUSTA

Previamente, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Marc Puig, reivindicó el trabajo realizado por las familias empresarias durante la pandemia y su liderazgo para construir una “sociedad mejor”. “Vamos a esforzarnos en seguir creando empleos de calidad y pedimos que nos permitan hacerlo, que no nos pongan condiciones peores a los de los países vecinos con los que competimos”, resaltó.

Puig, igualmente, afirmó que el lema del congreso (‘Trabajamos por una sociedad mejor’) resume la naturaleza de las empresas familiares. Todas ellas, insistió, se caracterizan por compartir una serie de valores esenciales comunes como la “visión a largo plazo, la voluntad de continuidad a través de generaciones, el compromiso con la sociedad y el arraigo local”. Por este motivo, defendió la cita de Pamplona como “un homenaje al esfuerzo, al trabajo, a la perseverancia y al liderazgo”.

La ministra Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, subrayó que la recuperación debe ser "justa".

La ministra Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, subrayó que la recuperación debe ser “justa”.

En la inauguración del XXIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar, también participaron la ministra Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y la presidenta de Navarra, María Chivite. La primera afirmó que España avanza hacia una recuperación “que tiene que ser justa y que debe hacerse con inteligencia”. Un objetivo para el que el Gobierno central cuenta con las empresas familiares y, sobre todo, “con las grandes personas que hay detrás”.

María Chivite también participó en la inauguración del congreso, celebrada en Baluarte.

Maroto enumeró, seguidamente, todas las medidas de apoyo al tejido empresarial aprobadas por el Ejecutivo (ERTE, ayudas a autónomos, créditos ICO, etc.). Y destacó que el trabajo realizado por las empresas familiares durante la pandemia “ayudó a salvar vidas“. Con vistas al futuro, remarcó que la industria nacional se enfrenta “a tres grandes desafíos“.

“Estamos poniendo las bases necesarias para facilitar un cambio de modelo productivo más verde, más resiliente y más digital”. Ahí, la ministra invitó a las empresas familiares a participar de esas propuestas y participar en los proyectos estratégicos para la recuperación y transformación estratégica (PERTE).

Por su parte, Chivite hizo hincapié en que el Gobierno foral “está para impulsar y apoyar” un tejido productivo local “donde la empresa familiar tiene mucho que decir”. En ese sentido, puso en valor el arraigo de este tipo de compañías como una de sus señas de identidad: “Sois una potente red, que aglutina empresas que afrontan el futuro con compromiso, esfuerzo y liderazgo”.

Una vez concluida la apertura, la junta directiva de ADEFAN celebró una audiencia privada con Felipe VI. Entre otros temas, en dicho acto desgranaron al rey que la asociación aglutina a un total de 161 compañías que, en su conjunto, generan más de 14.000 empleos directos en la Comunidad foral. Además, ya representan el 13 % del PIB regional y su facturación supera los 2.500 millones de euros.

ENCUESTA Y RECONOCIMIENTO

Posteriormente, el congreso se reanudó con la realización de una encuesta interactiva entre los asistentes. En concreto, valoran la situación económica actual con un 4,95 sobre 10. Y el 53 %, además, espera para el futuro más inmediato “un moderado aumento de la actividad y una creación de empleo limitada”.

En cuanto a los principales riesgos económicos, casi seis de cada diez (un 58 %) nombra la inflación y la falta de suministros, seguida de la deuda pública (17 %). Pese a todo, el 63 % prevé para 2022 un aumento de sus ventas y más de la mitad (58 %) confía en mantener sus niveles de empleo actuales. Al mismo tiempo, el 35 % se muestra dispuesto a crear empleo el próximo año.

Los empresarios familiares valoran la actual situación económica con un 4,95 sobre 10. Y un 63 % espera aumentar su cifra de ventas en 2022.

La encuesta se completó con otros parámetros interesantes. De esta forma, un 74 % dice que reinvertirá en su propia empresa los beneficios que obtenga y la mitad admite que ha recuperado sus niveles de facturación preCovid. Y eso que casi seis de cada diez (un 59 %) no ha participado aún en el reparto de los Fondos Next Generation EU. 

Una vez conocidos estos datos, la cita continuó con la presentación de ‘Semillas: reconocimiento a la trayectoria’. En este foro se rindió un homenaje a aquellos empresarios que han contribuido a la creación, el crecimiento y el reconocimiento público del Instituto de la Empresa Familiar y del movimiento de la empresa familiar. Entre otros, a Mariano Puig (a título póstumo), Leopoldo Rodes y Rafael del Pino.

Entra aquí para leer más sobre empresa en Navarra.


To Top