martes, 10 diciembre 2019

Francia, la oportunidad que siempre está ahí

El autor analiza los motivos por los que Francia ha sido, es y se perfila de cara al futuro como uno de los más óptimos mercados comerciales para exportar los productos y los servicios de las empresas navarras.

Redacción
Pamplona - 13 noviembre, 2019

Francia es el mercado al que más exporta Navarra. Tradicionalmente lo ha sido y lo sigue siendo, por delante de Alemania y con una diferencia muy importante respecto a otros países. Según los datos de Aduanas, nuestra comunidad exportó en 2018 más de 1.500 millones de euros al país vecino.

17 de cada 100 euros exportados por Navarra van al mercado francés. Esta cantidad de dinero corresponde a productos de automoción, maquinaría, agroalimentación, papel, productos de madera, etc., que forman parte de un listado largo de grupos de productos navarros que el consumidor francés puede adquirir en su país.

Lo anterior es lógico si se tiene en cuenta la proximidad geográfica y la ausencia de barreras por la pertenencia a la Unión Europea. Incluso podría ser el secreto del éxito de Francia como cliente de Navarra, pero la verdad es que eso no es suficiente para que los consumidores de un país compren. El secreto real está, como siempre, en que la oferta encaje con la demanda y viceversa.

El mercado francés es un mercado muy exigente, su consumidor demanda un producto de una calidad altísima y con unos grados de innovación muy elevados. Y la empresa navarra los produce y comercializa. Pero es que, además, el comprador francés tiene el poder adquisitivo suficiente y la seguridad necesaria para adquirirlo.

17 de cada 100 euros exportados por Navarra van al mercado francés.

Hace pocos meses asistí, gracias a Institución Futuro y la CEN, a una charla de Fernando Salazar, presidente de CESCE, en la que hablaba de Francia como el país que mejor estaba haciendo la tarea frente al cambio de ciclo económico.

Esta idea se confirma con datos económicos recientes, como el aumento de su Producto Interior Bruto en el tercer trimestre, cifrado en un 0,3 % pese a los problemas de Alemania.

Esto, a su vez, puede estar relacionado con las controvertidas medidas de Macron, que han ayudado a flexibilizar el mercado laboral francés y a reducir los costes laborales de las empresas, lo que parece estar influyendo en el mantenimiento de la actividad.

Por tanto, al tamaño del mercado francés, a su cercanía, a su situación en Europa, a su nivel de exigencia y a su poder adquisitivo se suma el buen comportamiento de su economía en la situación actual, lo que hace prever que vaya a seguir siendo un mercado de oportunidad para la empresa navarra.

Sus condiciones generales hacen que vaya a seguir siendo un mercado de oportunidad para la empresa navarra.

No hay que olvidar, no obstante, que Francia es un mercado maduro, donde la diferenciación de la oferta y la promoción son fundamentales para el éxito en el mercado. Esto incluye la asistencia a ferias y la buena gestión del canal de distribución, aspecto este último que es un reto para cualquier empresa.

Según ICEX, los sectores de interés creciente son soluciones tecnológicas, biotecnología, subcontratación industrial, equipos para la policía y seguridad, energías renovables, procesos de tratamiento de agua y de residuos urbanos, servicios a colectividades y logística y las startups en general. No hay que olvidar que uno de los objetivos de Macron es convertir a Francia en el primer núcleo tecnológico de Europa y hacer frente a Asia y Estados Unidos.

Por tanto, los indicadores señalan que Francia es una oportunidad como mercado y, como bien se señala en el Plan de Internacionalización de Navarra 2017-2020, las empresas navarras reúnen las condiciones y características para convertirlo en un mercado prioritario. Y es que la oportunidad francesa siempre está ahí.

Iñaki Oroz
Consultor de Internacionalización en Imeanticipa

Entra aquí para leer más artículos de opinión de expertos.


To Top