miércoles, 26 febrero 2020

Giuseppe Russolillo, presidente de la Conferencia Mundial de Dietistas-Nutricionistas

Nacido en Mallorca y de ascendencia italiana, es navarro de adopción desde los 18 años. Ahora estrena cargo, además de ejercer ya como presidente en el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de Navarra y en el patronato de la Academia Española de Nutrición y Dietética.

Yosune Villanueva
Pamplona - 23 enero, 2020

Russolillo es navarro de adopción desde los 18 años. (Foto: Víctor Rodrigo)

Es profesor en la Universidad de las Islas Baleares y en la Universidad Internacional Isabel I de Burgos. Además, preside el patronato de la Academia Española de Nutrición y Dietética y el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de Navarra (CODINNA). Y ahora, también, Giuseppe Russolillo preside la Conferencia Mundial de Dietistas-Nutricionistas (International Confederation of Dietetic Associations -ICDA-).

Durante la semana, trabaja y viaja sin descanso, así que asumir la presidencia mundial supone “un reto muy importante” para él, ya que sus idas y venidas serán constantes y tendrá que compaginar su vida académica, su vida personal y el cargo a nivel internacional. Pero lo afronta “con mucha ilusión” porque es una experiencia “multirracial y multicultural, donde se atienden cuestiones a nivel global” como el modo en que “se alimenta la población o cómo ejercen la profesión los nutricionistas en todas las partes del mundo“.

Giuseppe Russolillo: “La formación y los estándares de calidad académica son una de las líneas prioritarias”.

Para la Academia Española de Nutrición y Dietética, además, este nombramiento supone “un reconocimiento al trabajo desarrollado en la entidad con la estrecha colaboración del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas”. Estas son las únicas entidades reconocidas por la ICDA como legítimas representantes de la profesión en España.

RETOS DE LA CONFEDERACIÓN MUNDIAL

Más de cincuenta países conforman la conferencia mundial, que debe desarrollar una sensibilidad especial a la hora de ver “cómo ejercer la profesión con los mejores estándares de calidad a nivel internacional”. Porque, obviamente, las recomendaciones dietéticas en España sobre el consumo de frutas y hortalizas no son iguales, por ejemplo, a las que se brindan en Japón, India o Sudáfrica.

Uno de los desafíos a los que ahora se enfrenta Russolillo es alcanzar algún tipo de armonización sobre la preparación de los nutricionistas: “La formación y los estándares de calidad académica son una de las líneas prioritarias”. Otro pasa por la sostenibilidad alimentaria y de los sistemas de salud”, que deben a educar a la población para fomentar el consumo de una alimentación sana, pero también “respetuosa con el medioambiente y solidaria con los productores primarios y con la tierra”.

Entra aquí para leer más sobre agroalimentación.


To Top