Grace Kelly: los secretos de la más bella

sábado, 19 septiembre 2020

Grace Kelly: los secretos de la más bella

Su alteza serenísima la princesa de Mónaco sigue siendo una de las mujeres más hermosas que ha pisado el planeta. Por muchos años que pasen, mantendrá ese título que primero le concedió Hollywood, y después la monarquía europea. Este lunes, 14 de septiembre de 2020, se cumplen 38 años de su trágico fallecimiento. Y hoy, en Vanity Capital, descubrimos algunos de sus secretos mejor guardados para seguir siendo “la más bella”.

Yosune Villanueva
Pamplona - 12 septiembre, 2020

Entrada patrocinada por MINI - LURAUTO NAVARRA

Nacida en Filadelfia en 1929, falleció en Mónaco en 1982. (Fotos: cedidas)

Elegancia, belleza y estilo definen a una de las mujeres más icónicas del siglo XX. La actriz estadounidense y princesa de Mónaco, Grace Patricia Kelly, fue sinónimo de belleza y glamour. Y continúa siendo una de las mujeres más admiradas en todo el mundo, tanto por la belleza de su rostro como por su estilo atemporal.

Lamentablemente, un accidente automovilístico, el 14 de septiembre de 1982, se llevó a la princesa de Mónaco y a una de las actrices más recordadas. Apenas tenía 52 años cuando se fue, pero dejaría un legado que permanecerá eternamente… De hecho, su hija Carolina y alguna de sus nietas han heredado parte de esa serena belleza. Sí, solo parte, porque la Grace es sencillamente inigualable.

Grace Kelly, junto a James Stewart en el film ‘La ventana indiscreta’.

En su época de actriz, en la que cuentan las hemerotecas que gozaba de gran promiscuidad, cuando la musa de Hitchcock asistía a una alfombra roja, era la estrella más fotografiada, la más admirada por la prensa y, ojo, la más envidiada por sus compañeras. Parece que a todo el mundo le sorprendía cómo un rostro tan sofisticado podía asistir a tantos eventos y lucir tan espectacular aún estando tan desnudo. Porque tomen nota, apostaba por un maquillaje en colores nude y bastante sutiles, que resaltaban su belleza natural.

Llegando a los Oscar de 1954.

Además, tenía un gran sentido de la estética y era una visionaria en las tendencias, ya que fue una de las primeras en afincar el estilo black & white en Hollywood, el jean en la realeza y, por supuesto, el pañuelo anudado a su cuello como accesorio indispensable para un look casual y atemporal. También los sombreros y pañuelos en la cabeza fueron sus señas de identidad.

Sus once películas le hicieron un hueco en el olimpo de Hollywood y, contra todo pronóstico, se hizo incluso con un Oscar por su interpretación en ‘La angustia de vivir’, en la edición de 1954, a pesar de que la favorita era nada menos que Judy Garland.

Tras dos interpretaciones más, ‘El cisne’ y ‘Alta sociedad’, ambas premonitorias, Grace decide abandonar su carrera artística y, un año después, el 18 de abril de 1956, Miss Kelly pasa a ser Grace de Mónaco, acompañada de una suculenta dote de dos millones de dólares que recibe su futuro consorte, el príncipe Rainiero con motivo de la boda.

El aura que transmitía Grace Kelly no dejaba indiferente ni a diseñadores ni a firmas. De hecho, Gucci creó el primer foulard de seda estampado, llamado Flora, e inspirado en ella. También se inspiró en la princesa serenísima Hermès, quien ideó uno de los bolsos más icónicos y deseados del planeta y al que le puso su nombre: Kelly.

Siempre impecable, se caracterizó por una rubísima melena y unos cuidados estilismos. Además, durante su etapa europea, era frecuente verla vestida de casas de alta costura como Dior, Balenciaga, Givenchy o Yves Saint Laurent. Aunque ella era elegante incluso en sus looks más informales, siendo pionera del estilo “menos es más”.

BELLEZA SECRETA

Poco se sabía de sus tratamientos de belleza más allá de aplicarse hielo en el rostro todas las mañanas o de una constante y excesiva hidratación en las manos, ya que según Kelly estas delataban la edad.

38 años después de su marcha, su belleza sigue más viva que nunca y sigue siendo inspiración de diseñadores, artistas y modelos, por ello es importante anotar sus trucos mejor guardados hasta ahora. La monarca admiraba la belleza japonesa y se exponía en limitadas ocasiones al sol, apostaba por una tez blanca y aterciopelada. Comenzó a probar cosméticos procedentes de Japón, porque así como las culturas occidentales intentan dominar la naturaleza, los japoneses buscan entenderla, ayudando a dar significado y un punto de vista holístico a la vida. Y ese es el motivo por el que la princesa de Mónaco contactó con la firma Decorté Cosmetics, donde todavía hoy, producen una gama de productos de lujo para el cuidado de la piel. Lamentablemente, son cosméticos no aptos para todos los bolsillos y solo exclusivos para las mujeres más exigentes. Cosmética premium y cremas de alta calidad rejuvenecedoras que hicieron de la Kelly la mujer más bella del mundo.

Sus compras eran discretas y jamás desvelaba las firmas que ocupaban su neceser, exceptuando a la exclusiva y lujosa línea AQ Melority de Decorté de la que la princesa de Mónaco fue embajadora en el 40 aniversario de la firma.

AQ Meliority es una línea que renueva las células y cuya misión es ir más allá de la barrera entre la medicina y la cosmética. Está basada en el concepto de la medicina regenerativa, la memoria de la regeneración revive y estimula la capacidad de auto-regeneración de la piel que ha disminuido con la edad. Es la línea más exclusiva de la firma y hoy en día es utilizada por grandes celebrities.

Es importante recordar que Grace Kelly respetaba su rutina de descanso y era cuando más mimaba su piel. Antes de dormir, aplicaba en rostro y cuello la crema de noche de la firma, de alto rendimiento que ofrece una alta concentración de ingredientes biomiméticos que miman la piel. Al despertar, cuentan que se percibe un renacer de la piel.

Otra de las inquietudes de la eterna Grace era la de mantener una mirada seductora y fresca. Para ello, únicamente se aplicaba AQ Melirity Intensive Regenerating Eye-Cream, el contorno por excelencia de la firma, que contiene una exquisita textura especialmente formulada para nutrir y proteger en profundidad la delicada piel que rodea los ojos, iluminandola y embelleciéndola.

Noticia patrocinada por MINI - LURAUTO NAVARRA

MINI - LURAUTO NAVARRA

To Top