domingo, 18 noviembre 2018

Ignacio Landa: “El futuro pasa por organizaciones más transversales”

El director general de Smurfit Kappa Navarra (Cordovilla) apuesta por empresas menos jerárquicas y más participativas, donde “la comunicación, la diversidad y la creatividad jueguen un papel clave”.

Yosune Villanueva
Pamplona - 5 noviembre, 2018

Ignacio Landa es el director general de Smurfit Kappa Navarra (Cordovilla), que emplea alrededor de 400 personas en 3 plantas. (Fotos: David Muñiz)

Ignacio Landa es el director general de Smurfit Kappa Navarra (Cordovilla), que emplea alrededor de 400 personas en 3 plantas. (Fotos: David Muñiz)

Smurfit Kappa Group es uno de los mayores fabricantes de papel y soluciones de embalaje de cartón ondulado de todo el mundo. Cuenta con 45.000 empleados en sus 350 plantas, distribuidas por 33 países, y facturó en 2017 más de 8.562 millones de euros.

En Navarra tiene tres plantas que dan trabajo a casi 400 personas:

  • Papelera en Sangüesa, donde se fabrica papel MG Kraft marrón, un papel de fibra virgen.
  • Planta de embalaje en ‘Nido de Abeja’, Smurfit Kappa Hexacomb en Aoiz.
  • La planta de Cordovilla donde se hacen embalajes de cartón ondulado.

Entre los principales valores corporativos, según nos explica el director general de Smurfit Navarra, Ignacio Landa, es “el impulso a la innovación para crear nuevos productos y servicios que sean más atractivos, eficaces y sostenibles”. Otra de de las principales preocupaciones de Smurfit Kappa es “conseguir un desarrollo sostenible que permita la preservación del entorno para las futuras generaciones” y, por esta razón, la reutilización de los residuos industriales, el ahorro de agua y energía y la reducción de las emisiones contaminantes son objetivos que figuran entre sus prioridades.

Smurfit-Kappa-Almacen

¿En qué momento se encuentra el negocio de Smurfit Kappa en Navarra?

En un momento de crecimiento y transformación. Hace años que decidimos que estratégicamente el futuro de la planta debía ir encaminado a la especialización en embalajes técnicos dirigidos principalmente a los sectores de Automoción, Agroalimentario y Químico, que es donde operan nuestros principales clientes. Nuestro objetivo es conocer sus negocios en mayor profundidad y, a través de la innovación, aportarles soluciones de embalaje que les permitan incrementar sus ventas, generar ahorros a lo largo de su cadena logística y reducir sus riesgos.

¿Cómo se está cerrando el año?

Los dos últimos años han estado marcados por un importante incremento de costes tanto de materia prima como de energía. Esto ha derivado en una reducción de márgenes que indudablemente ha afectado a nuestro resultado. Aun así, seguimos inmersos en un plan de inversiones intensivo para lograr un doble objetivo:

  1. Seguir incrementando nuestra penetración en los sectores que nos hemos definido clave para nuestro desarrollo.
  2. Generar ahorros de costes a lo largo de nuestro proceso productivo en aras de ser cada día más competitivos.

Parte del éxito pasa porque la organización sea lo suficientemente flexible y dinámica como para adaptarse rápidamente al cambio.

¿Cuáles son sus previsiones para 2019?

Creemos que será un buen año para el sector del embalaje y nuestras previsiones de negocio son optimistas, ya que esperamos seguir creciendo en línea a como lo está haciendo el mercado. Para ello, debemos seguir trabajando centrados en la aportación de valor a nuestros clientes. En este sentido, pertenecer al grupo líder en el sector nos ofrece muchas oportunidades. Por último, ahora que la sociedad está realmente comprometida en proteger y legar un planeta más limpio y menos contaminado a nuestros hijos, el papel es sin duda la materia prima más sostenible en el sector del embalaje. Hace unos días, tuve la suerte de participar en una campaña lanzada por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra para reducir el uso de bolsas de plástico. Nuestros compañeros de Sangüesa contribuyeron aportando el papel para la fabricación de 130.000 bolsas que fueron repartidas entre los comercios locales por niños del colegio Luis Gil.

Smurfit-Kappa-Oficinas

APUESTA POR LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

Hace unas semanas, recibieron un premio por su apoyo a los Bancos de Alimentos.

Sí, desde hace años trabajamos con el Banco de Alimentos de Navarra (BAN), de hecho, fuimos los primeros en iniciar esta colaboración. Hace poco estuvimos en la CEN para hablar de la Fundación BAN que recibían el sello ONG Acreditada, de la Fundación Lealtad, que les audita y garantiza su buena gestión y que los fondos que están recibiendo son empleados para el fin que está establecida la organización. Quiero destacar también que los responsables del Banco de Alimentos aquí en Navarra son personas muy profesionales, de hecho, muchos de ellos han ocupado cargos directivos hasta su jubilación. Están muy bien organizados y es gente altruista que lo hace con mucho cariño.

Cada año, donamos al BAN entre 7 y 8.000 euros en cajas/contenedores y contribuimos en las grandes recogidas.

También colaboramos con las Hermanitas de los Pobres en Pamplona, que hacen una labor muy buena ayundando a gente mayor sin recursos; con Cruz Roja; y con diferentes organizaciones en el entorno de la Educación como Mariana Sanz, que tienen cursos de orientación profesional para gente con riesgo de exclusión, donde también les damos charlas sobre qué esperamos las empresas de los trabajadores, cómo se tienen que capacitar para poder encontrar trabajo más rápido, etc. Cosas que son muy importantes y que no nos quitan tanto tiempo.

MEJORAR PONIENDO A LA PERSONA EN EL CENTRO

Apuestan por mejorar cada día y, precisamente, participaron en el proyecto de la CEN ‘Mejorando la competitividad a través de las personas’. ¿Cómo fue?

Personalmente, la experiencia fue muy enriquecedora en muchos aspectos, partiendo de la base de que el capital humano de una empresa es el que marca la diferencia en términos de competitividad. Cabe destacar que este es un proyecto que no tiene fecha de finalización, porque siempre hay aspectos susceptibles de mejora. Operando en un entorno tan cambiante como el actual, gran parte del éxito pasa porque la organización sea lo suficientemente flexible y dinámica como para adaptarse rápidamente al cambio.

El capital humano de una empresa es el que marca la diferencia en términos de competitividad.

¿Ha repercutido este proyecto positivamente en la empresa?

Todavía no hemos alcanzado el nivel de mejora que nos habíamos planteado, pero considero que el impacto ha sido muy positivo. No es tarea sencilla y lleva tiempo cambiar la cultura empresarial en una región donde durante muchos años la figura del trabajador y la de la empresa parecían perseguir objetivos opuestos. Es vital hacer partícipe a toda la organización del plan estratégico de la compañía y, a su vez, propiciar las condiciones laborales que permitan a cada empleado sentirse importante y comprometido con el futuro de la misma.

¿Podría detallarme algún aspecto de mejora con este curso?

Desde un principio partimos de un modelo de empresa basado en 6 pilares. Como eje principal colocamos a las personas y a partir de ahí evaluamos nuestra competitividad, adaptabilidad, transparencia, innovación y calidad del diálogo social. Posteriormente, hicimos un diagnóstico de situación frente al modelo y tras su análisis pusimos en marcha grupos de trabajo multidisciplinares para el diseño e implementación de acciones. En resumen, la mayoría de ellas han ido encaminadas a aumentar el sentimiento de pertenencia y compromiso de los trabajadores con la empresa. Estamos dispuestos a dar lo mejor de nosotros siempre y cuando se nos tenga informados de los aspectos más relevantes del negocio de una manera transparente y percibamos que nuestra aportación individual es importante para el colectivo. El futuro pasa por organizaciones más transversales donde la comunicación, diversidad y creatividad jueguen un papel clave.

Ignacio-Landa-Smurfit-Kappa-2

Para acceder a más noticias relacionadas con las empresas en Navarra… LEER AQUÍ.


To Top