sábado, 25 mayo 2019

La dura carrera de Ana Bujaldón por la igualdad

No lo ha tenido fácil la presidenta de Fedepe. Desde muy joven la vida le cargó con responsabilidades que hubieran asustado a cualquiera, pero ella nunca se ha rendido

Miguel Bidegain
Pamplona - 9 marzo, 2019

Ana Bujaldón, fotografiada en el Hotel Tres Reyes.

Ana Bujaldón, fotografiada en el Hotel Tres Reyes.

Acaba de terminar la conferencia que ha impartido en el Desayuno de Trabajo organizado por NavarraCapital.es, donde ha ofrecido datos y estadísticas de tal contundencia sobre la desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral y profesional que, con toda seguridad, ha convertido a cualquier negacionista de tan vergonzante e injusta realidad que hubiera entre el público. Sintiéndonos un tanto culpables por habernos tocado en suerte el género masculino comenzamos la entrevista con Ana Bujaldón Solana, recién reelegida presidenta de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (Fedepe), cargo al que accedió en 2009. Pero por encima de cargos, es una mujer luchadora, enseguida verán por qué.ana-bujaldon-fedepe-3

Le decimos que dirige la típica organización que lo ideal sería que dejara de existir, porque eso significaría que ha conseguido los objetivos que persigue: propiciar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en el ámbito laboral e impulsar el acceso de mujeres a puestos de responsabilidad. Se ríe –siempre está sonriente- y dice que “efectivamente, parece que el sentido de ser de la Federación tuviera un tiempo finito, pero el Foro Económico Mundial dice que van a hacer falta ¡202 años!”. Apuntamos que la sociedad ha tomado conciencia de que no pueden seguir así las cosas, y que eso debería acelerar el proceso, a lo que responde que “pienso que estas generaciones quieren ver los cambios ya. Hay una parte de la sociedad y desde luego las mujeres que sí tenemos conciencia porque lo vivimos cada día con unas jornadas más largas y porque cargamos con una pesada mochila desde que salimos de casa por la mañana, y es verdad que eso puede acelerar el proceso, hay una mayor movilización en todo el mundo para tratar de agitar gobiernos, instituciones, al tejido empresarial y a la propia sociedad, es necesaria la igualdad real”.

Mientras tanto Fedepe tendrá que seguir existiendo “porque aunque se está logrando que se visibilice esa realidad de que no estamos en esos órganos de decisión, de que nos cuesta llegar, la realidad es tozuda y no cambia. Así que mucho ruido y pocas nueces”.

“Hay una mayor movilización en todo el mundo para tratar de agitar gobiernos, instituciones, al tejido empresarial y a la propia sociedad, es necesaria la igualdad real”.

CABEZA DE FAMILIA

Pasamos a repasar su biografía. Nació en 1964 en Alemania, país al que emigraron sus padres “para mejorar, porque eran emprendedores y surgió una oportunidad que decidieron aprovecharla, pero regresaron y solo viví dos años en Alemania”. Sin interrumpirse, nos cuenta algo que nos deja conmovidos: “Perdí a mis padres siendo muy joven, soy la mayor de cuatro hermanos y mi padre falleció cuando yo tenía 12 años y mi madre cuando tenía 15, de modo que tuve que cuidar a mis hermanos, que son chicos. Aprendí a cocinar porque no sabía, mi madre no me había enseñado y yo tampoco tenía un especial interés aunque ahora me encanta, pero me negué a fregar. Nos repartimos el trabajo en casa, yo les dije que cocinaba si ellos fregaban y recogían los cacharros”.

Nos lo cuenta sonriente, sin que su rostro ni su voz denoten tristeza o añoranza, mientras nosotros intentamos recuperarnos de la sorpresa que nos han producido sus palabras. ¿Nos está diciendo que fue la cabeza de su familia? “Sí, fui cabeza de familia”, responde con toda la naturalidad del mundo. Pero, ¿cómo se las arreglaba? Porque tambiénana-bujaldon-fedepe-5 estudiaría… “Claro, por las noches, hice BUP nocturno”. Empezó a trabajar muy pronto, en 1980, mientras seguía estudiando al tiempo que cuidaba de sus hermanos. “Quería estudiar Psicología y llegué a hacer la matrícula, pero estaba trabajando ya en el sector de la publicidad y me enamoró, así que al final hice la carrera de Marketing y Comunicación”. No se conformó con eso, ha cursado además varios postgrados relacionados con la gestión empresarial y el Máster Senior en Administración de PYMES de CPA.

En realidad, Ana Bujaldón empezó todo muy pronto, “también fui madre joven”, y poco después de cumplir los 25 años, en 1990, fundó su primera agencia, ABS, a la que luego siguió Azul Comunicación. Pero aún seguimos impresionados por la revelación de esta mujer que tuvo que buscarse la vida a una edad en la que debía haber estado divirtiéndose, lo comentamos y de nuevo nos desarma con su risa: “Sí, ja, ja. Bueno, cada uno tiene la realidad que le toca y no piensa en nada, simplemente la gestiona, trata de salir adelante a veces desde la ignorancia. Es que así aprendemos los humanos, de nuestras experiencias”. ¿Entienden por qué decíamos antes que es una mujer luchadora?

“EL DÍA TIENE 24 HORAS”

Gracias a esas duras experiencias Ana Bujaldón es capaz de desarrollar una carrera profesional que compagina con su vida familiar y con la dirección –altruista- de Fedepe, la organización más representativa de las mujeres emprendedoras y profesionales de España, que le obliga a hacer viajes como el que le ha traído a Pamplona. Nos halaga al decirnos que “es un placer” estar aquí “y salir de la locura que es Madrid”, y señala que para llegar a todo basta con organizarse –“el día tiene 24 horas”-, aunque reconoce que “cuesta un poco”. Bueno, toda superwoman tiene alguna pequeña carencia.

“Soy una admiradora de Rafa Nadal, creo que representa muy bien esos valores que son los que para mí valen del deporte”.

Admite que Fedepe puede ser definida como feminista, “en el sentido de que feminismo significa igualdad entre hombres y mujeres, igual tendríamos que recuperar esa palabra que en ocasiones tiene otro tipo de connotaciones y resulta incómoda, pero la realidad es la que es y creo recordar que fue la más buscada en 2017 en Estados Unidos. Una cosa importante: a todas las actividades que realizamos en Fedepe, que son abiertas porque somos entidad de utilidad pública, vienen hombres. Se trata de que trabajemos en equipo”.

ana-bujaldon-fedepe-1Su empresa forma parte de un sector “muy competitivo y por tanto muy complicado, no me vale con aparecer de vez en cuando por ahí, lidero un equipo y tenemos que generar oportunidades cada día”, y por el lado familiar lo tiene más fácil, “mis hijos ya son mayores y me ayudan, casi cuidan de mí”. Con ellos participa en carreras, porque Ana Bujaldón es una consumada deportista a la que le gusta correr “y me apasiona el tenis, soy una admiradora de Rafa Nadal, creo que representa muy bien esos valores que son los que para mí valen del deporte, el espíritu de superación, esa resistencia a la frustración, la humildad con la que hay que abordar los retos, la perseverancia, el sacrificio… A mí el deporte me ha acompañado toda la vida, me ha ayudado, lo he llevado a la educación de mis hijos y he visto que funciona. Y ahora lo practico fundamentalmente para despejar y oxigenar la cabeza”, confiesa de nuevo entre carcajadas.

Aún le queda tiempo para participar en programas de televisión (recientemente ha sido entrevistada por Risto Mejide en ‘Chester’) o en RNE, donde Fedepe disponía de un espacio para el debate, ‘Ellas pueden’. ¿Todo por la causa? “Por supuesto, todo por la causa”, afirma tratando de ponerse solemne, pero no le sale porque vuelve a saltarle la risa.

Para ver más Entrevistas de Trabajo… LEER AQUÍ


To Top