martes, 17 septiembre 2019

La innovación será clave para reducir el consumo de azúcar

Conocemos a la Responsable de Desarrollo de Negocio de I+D+i de CNTA, Silvia García de la Torre, que habla de las funcionalidades que tiene este producto y sus posibles alternativas.

Iranzu Larrasoaña
Pamplona - 19 agosto, 2019

La OMS recomienda reducir el consumo de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total.

El azúcar es un producto que ha estado presente durante años en todas las comidas. Sin embargo, los numerosos estudios que relacionan su consumo con diferentes enfermedades han conseguido que la innovación centre sus esfuerzos en ofrecer al consumidor alternativas más saludables, pero que no priven al paladar de ese sabor dulce que le entusiasma. La Responsable de Desarrollo de Negocio de I+D+i de CNTA (Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria), Silvia García de la Torre, participó a mediados de abril en una jornada sobre azúcares en la que se abordaron las funcionalidades que tiene este producto y sus posibles alternativas. 

Según la OMS, los azúcares libres son los mono y disacáridos añadidos, refinados o sin refinar, a los alimentos.

No hay duda de que al ser humano le atraen los sabores dulces. Sin embargo, cada vez son más las voces críticas que sitúan al azúcar en la lista negra de los productos alimentarios perjudiciales para la salud. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los azúcares libres son los mono y disacáridos añadidos, refinados o sin refinar, a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los consumidores. Así como los presentes de forma natural en alimentos como la miel, los jarabes o los zumos de fruta. Cada vez son más los estudios que vinculan el excesivo consumo de los azúcares libres a problemas de salud como las caries, la diabetes, la obesidad o enfermedades cardiovasculares. Por este motivo, la OMS recomienda reducir el consumo de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total. Además, señala que una reducción por debajo del 5% aportaría beneficios adicionales. Según un estudio elaborado por ANIBES, los españoles se saltan esta recomendación y consumen azúcar en exceso. La mediana de ingesta de azúcares totales en la población española participante en el estudio científico fue de 71,5 gramos al día (76,3 gramos al día de media), lo que supone un 17% de la ingesta total de la energía. 

Llama la atención el aumento de la preocupación del consumidor por este tema, que cada vez reclama más alternativas para reducir el consumo de azúcar dentro de su ingesta diaria de alimentos. Durante la jornada, Nutrikéo presentó un estudio que confirmaba esta tendencia y reflejaba el aumento de noticias y comentarios en redes relacionando el azúcar con problemas para la salud. Este rechazo del consumidor también muestra que están ganando interés otros productos como la miel, el sirope de agave o la estevia. Sin embargo, estas preferencias podrían responder a una tendencia a la naturalidad, que gana más adeptos cada día. En estos casos no se tiene en cuenta la calidad del azúcar ni si los productos mencionados son más saludables.

INNOVAR PARA NO RENUNCIAR AL SABOR DULCE

Uno de los sustitutos del azúcar más populares entre los consumidores es la estevia. El mercado de productos alimentarios con estevia ha crecido un 17% en los últimos 3 años según innova Market Insigths. Aunque en un principio su consumo se localizaba principalmente en Estados Unidos, en los últimos años se ha extendido a Europa, Oriente Medio y África. Uno de los retos que plantea este edulcorante es su sabor, que puede llegar a resultar desagradable. Sin embargo, compañías como Cargill ya están buscando soluciones para erradicar el amargo regusto que pueden dejar estos productos.

Durante la jornada, la marca Roquette, especializada en ingredientes naturales, presentó al público su fibra soluble Nutriose®, un ingrediente que busca reducir el azúcar en los alimentos. Se trata de un producto que se disuelve bien en el agua y que tiene una textura poco viscosa, unas características que facilitan mucho su manejo industrial. Nutriose® ha sido bien valorado por el consumidor y ha demostrado que, acompañado de sorbitol, puede reducir en un 30% la cantidad de azúcar que contienen las gominolas. Además, se puede utilizar en otros productos como el chocolate, los helados o las barritas.

Nutriose® y galactofructosa, presentados por Roquette y Solactis, son ingredientes que buscan reducir el azúcar en los alimentos.

Otra de las opciones para reducir el consumo de azúcar la ofrece Solactis, con un ingrediente llamado galactofructosa o lactulosa, que surge naturalmente cuando se calienta la lactosa presente en la leche u otros productos lácteos. Se trata de un glúcido que aporta un sabor dulce a los alimentos y que según la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) tiene beneficios con respecto al tránsito intestinal. 

En 2018 CNTA elaboró un estudio sobre Ingredientes Emergentes en el que también nombraba varios productos que en el futuro se pueden llegar a convertir en una nueva fórmula para endulzar las comidas. Es el caso del fruto monje, una fruta cuyo uso alimentario todavía no está permitido en la Unión Europea. Sin embargo, tiene un sabor dulce y un moderado aporte de azúcares, por lo que en algunos lugares, tanto la propia fruta, como sus extractos ricos en mogrósidos, que son los que aportan el sabor dulce, se utilizan como edulcorante. La Unión Europea sí que reconoce para su uso alimentario la lúcuma, el yacon o los fructooligosacáridos. Todos ellos son ingredientes que permiten reducir el consumo de azúcar y que aportan dulzor a los alimentos. 

Para acceder a más información de actualidad referida a CNTA … LEER AQUÍ


To Top