viernes, 19 abril 2024

Mariné inmenso

La exposición ‘Óscar Mariné Big Bang’ del artista y diseñador gráfico madrileño Óscar Mariné ocupa desde el 18 de octubre la planta baja del Museo Universidad de Navarra, nada menos que 1.900 metros lineales en los que arte y diseño se funden para ofrecer un resultado sorprendente.


Pamplona - 21 octubre, 2017 - 05:50

Exposición 'Óscar Mariné Big Bang’.

Premio Nacional de Diseño 2010, Óscar Mariné califica de “desafío” esta exposición, en la que ha trabajado intensamente durante los últimos 7 meses. “Todo lo que hay aquí está hecho específicamente para este museo, es un punto y aparte, no lo había hecho nunca en mi vida”, asegura.

‘Óscar Mariné Big Bang’ se trata de una exposición de obra próxima al arte pop, la estética del cómic y el cartel cinematográfico, con la que su autor pretende mostrar “todo lo grande” de su profesión, donde diseño y arte se mezclan. “Partiendo de ideas muy alejadas de un museo, hemos llegado a colgarlas aquí. Son obras relacionadas con la cultura popular, con carteles de calle, imágenes hechas para la televisión, para la prensa, y nunca se había pensado que estuvieran colgadas en un museo”, explica. De hecho, continúa, “muchos carteles que diseñé para Siniestro Total y otros grupos musicales desde Pancoca, mi productora musical, entran ahora a formar parte de la colección permanente del Reina Sofía. Algo que no podía ni imaginar cuando los hice”.

oscar-marine

Óscar Mariné, artista y diseñador gráfico

La clave para Mariné es “convertir la imagen en algo que conmueva a la gente, una experiencia nueva, que le haga sentir que somos inteligentes, que somos seres humanos y le haga un poco de cosquillas en la cabeza”. Su convencimiento de que el diseño es “la muestra de la inteligencia”, le lleva a afirmar que si no tenemos diseño propio “seguiremos importando vespas italianas, zapatos americanos y bufandas escocesas. El diseño produce cultura, cultura propia, productos bien elaborados, marcas bien hechas”.

Para Mariné el diseño es “la muestra de la inteligencia”.

El diseñador gráfico deja claro que la del Museo Universidad de Navarra no es una exposición antológica, porque prácticamente toda la obra expuesta es nueva. “No estoy mirando al pasado, sino que estoy mirando al futuro, asegura. “Las cosas que estoy poniendo son cosas que funcionan ahora, que es el único momento posible, estoy cogiendo cosas que tenía y pasándolas a limpio, el asunto es vivir en la actualidad y crear imágenes que sean capaces de interesar a la gente, de mover a los más jóvenes”.

Mariné asegura que a fecha de hoy sigue siendo transgresor. “He trabajado con empresas que no son nada rompedoras, pero que sí les interesa mucho esa energía que tiene el ir un poco más lejos, hay muchos sectores donde ir un poco por delante de los demás es interesante”.

oscar-marine1

Exposición de Mariné en el Museo Universidad de Navarra

‘Oscar Mariné Big Bang’, producida por el Museo Universidad de Navarra, puede visitarse en Pamplona hasta el 4 de marzo. Incluye 160 obras realizadas ex profeso o reeditadas para la ocasión. Se extiende a los largo de las 8 salas de la planta baja del museo, por las que se puede realizar un recorrido que lleva a apreciar su trabajo e influencia en el diseño, el cine, la música y en la geometría más abstracta.

CAMPAÑAS PUBLICITARIAS Y EXPOSICIONES

Con su creatividad, sus personajes rotundos y el dominio de la tipografía y el lenguaje visual, Óscar Mariné ha marcado algunos de los hitos gráficos de las últimas décadas. Su sello es reconocible en una amplia gama de ámbitos, desde campañas publicitarias para marcas de moda y gran consumo, hasta en la creación de portadas de discos.

Mariné ya había sido objeto de exposiciones individuales en Tokio, Nueva York, Milán, Venecia o Madrid, pero la desarrollada para el Museo Universidad de Navarra es la  más exhaustiva aproximación a su obra desde todas sus vertientes, reviviendo parte de la movida madrileña de los 80, encabezada por la revista ‘Madrid me mata’.

En los años 90, tras fundar su estudio OMB, da el salto a Nueva York, participa en la campaña ‘Colors’ de la marca Benetton y hace trabajos para la banda de new wave y postpunk Talking Heads. Pero es la campaña publicitaria de Absolut Vodka, ‘Absolut Mariné’, que permaneció durante dos años en vallas publicitarias y pancartas en los edificios de las principales ciudades americanas, el que le sitúa con nombre propio en el mundo.


To Top