jueves, 12 diciembre 2019

Navarra superó los 8.400 accidentes laborales con baja en 2016

La Memoria de Siniestralidad Laboral del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra cifra en 8.403 el número total de accidentes con baja registrados en nuestra región en 2016.

Jesús Jiménez
Pamplona - 25 abril, 2017

En concreto, el número de siniestros aumentó en un 7% y, de todos ellos, 7.572 ocurrieron durante la jornada laboral mientras que 831 fueron ‘in itinere’. A estas ‘grandes cifras’ hay que sumar que 501 recaídas además de 13.448 accidentes sin baja

Otros aspectos que sobresalen de la referida “Memoria” son los siguientes:

  • El sobreesfuerzo físico es el modo de lesión más frecuente (4 de cada 10 accidentes).
  • El sector de la construcción es el que más incrementa el número de accidentes de un año a otro (+16,4%)
  • Se registraron 55 accidentes graves (2 más que en 2015) y 6 mortales (2 menos). La mitad por causas inmediatas no traumáticas.
  • Enfermedades Profesionales. El 90% se deben a temas ergonómicos y,  de ellos, el 30%de da en la producción de vehículos a motor, aunque se trata de una cifra en descenso en los últimos años.
  • Retrato robot de las víctimas: Nuevos trabajadores, eventuales y personas extranjeras, sobre todo. Más hombres que mujeres. 
  • Casi 3 de cada 10 accidentes se producen en personas que llevan menos de 6 meses en su puesto de trabajo. 
  • Los autónomos registran 7,3 puntos menos de accidentes que la población asalariada.
  • Los empleados por ETT o Subcontrats, por el contrario, registraron 661 accidentes, un 22% más que en 2015. En este sector se contabilizaron, además, 6 siniestros graves y 2 mortales.
  • Entre los trabajadores extranjeros, el índice de accidentes es 13,2 puntos mayor al de la mano de obra autóctona.

CAUSAS 

Prevención de RiesgosSegún los técnicos del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra, los motivos que explican los datos de siniestralidad producidos en nuestra región hay que buscarlos aquí:

  1. El ciclo expansivo de la economía vivido desde 2012 que supuso un incremento de tiempo, carga de trabajo y, sobre todo, de nuevos empleados, la mayoría sin experiencia y con una menor formación preventiva. Además, muchos de ellos jóvenes, con contratos eventuales y sometidos aun gran nivel de rotación. 
  2. Igualmente, al contrario de la época de crisis en que el trabajador prefería no comunicar el siniestro por miedo a ser despedido, con el aumento de la actividad económica, se incrementa el número de comunicaciones. 
  3. Un tercer factor tiene que ver con las repercusiones que ha podido tener para la empresa que ahora se exija un recurso técnico preventivo por cada 25 empleados cuando antes la norma exigía esa figura por cada 10 empleados. A lo que hay que sumar la “minimización” que el área de seguridad y vigilancia de la salud ha sufrido en estos años en cuanto a recursos y presupuesto. 

To Top