lunes, 6 diciembre 2021

“Se nos ha olvidado vivir”

La autora, tras acudir a un congreso sobre sostenibilidad, analiza los cambios de paradigma (de la competencia a la colaboración, de la economía lineal a la circular) y los próximos retos a los que se enfrenta la industria alimentaria

Redacción
Pamplona - 25 junio, 2019

estefania-erroTomo prestado el título con el que arranca esta colaboración de su autor, Joan A. Melé quien la pronunció durante su intervención en el Congreso de Desarrollo Sostenible de AECOC y FIAB, celebrado recientemente, y al que acudí dentro del propósito que se ha marcado CNTA de estar a la vanguardia en materia científica y tecnológica.

La tesis de Melé, de forma muy simplificada, constituye una especie de ‘declaración de intenciones’ del tiempo que nos ha tocado vivir. Grosso modo dice que a la carrera por la competitividad se le ha unido un modelo educativo basado en la lucha por la supervivencia que ha generado una especie de ‘tormenta perfecta’ en la que se nos ha olvidado que estamos aquí para aportar algo a la sociedad.

Vamos que, bajo su criterio, no se puede estar en lucha continua por crecer y robar cuota de mercado a otra empresa sino que ha llegado un ‘nuevo tiempo’ en el que hay que madurar para garantizar la ‘sostenibilidad’ del sistema. Un propósito que ha de ser cosa de todos (nadie se puede quedar atrás), que ha empezado a ser liderado por empresas, y cuyo fin último es cumplir con los objetivos definidos por la ONU en su Agenda 2030.

¿Qué características propias presenta ese ‘nuevo tiempo’ al que nos acabamos de referir?

  • Que el propio concepto de ‘sostenibilidad’ ha cambiado Lo que antes se entendía como un medio para diferenciarse de la competencia hoy se asimila a “ser responsable y hacer algo” en beneficio del común. Movimientos antes liderados por organizaciones activistas empiezan a ser liderados por corporaciones; empresas con propósito. Esto supone ir un paso más allá de la tradicional RSC como, por ejemplo, en la búsqueda, establecimiento y promoción de vías de colaboración y trabajo conjunto para conseguir un fin. Como el ejemplo citado en este mismo fórum por Ignacio Gavilán, de The Consumer Goods Forum, cuando expuso los esfuerzos conjuntos que vienen desarrollando Pepsi, Coca Cola y Danone para lograr alternativas rentables al uso de botellas de plástico. O la iniciativa “Avanzamos Juntos” de Mahou San Miguel de la que habló Alberto Rodríguez-Toquero, Director General de Mahou San Miguel
  • La implementación de un sistema económico circular que sustituya paulatinamente al modelo lineal ‘de-un-solo-uso’ vigente hasta la fecha sin que ello suponga rebajar los estándares de calidad alcanzados hasta ahora. Aquí el reto consiste en ser inteligentes y encontrar nuevas maneras para mantenerlos o mejorarlos, incluso. Reducir, reciclar y reutilizar son la clave. En este sentido se pronunciaba Ignacio González. CEO de Pescanova. “Se puede eliminar mucho envase poniendo menos en la cadena de distribución y haciendo que el material vuelva al origen; es importante que la tecnología responda a ese reto para lograrlo”. En esta dirección y en palabras de Joanna Drake, general adjunta de Medioambiente de la Comisión Europea: “El PIB es compatible con reducir emisiones de CO2” O, dicho de otro modo, el cambio será rentable o no será.
  • Finalmente, está la figura de un nuevo consumidor que ya está dispuesto a penalizar aquellas empresas que no actúen con los criterios de ‘responsabilidad’ que hemos mencionado. En este caso, los más jóvenes, como en otros muchos temas, han tomado la delantera al entender la importancia que esconde la acción de compra como acto de entrega voluntaria de confianza hacia una marca. De ahí que, como señaló Lucy Shea, CEO de Futerra, los últimos estudios confirman que “un 88% de consumidores quieren marcas que les ayuden a llevar un estilo de vida sostenible”. Fruto de ese ‘boom’ Lucy habló de tres grandes megatendencias que cada día son más cercanas:
    1. Sustitución paulatina y eliminación de plásticos
    2. Promoción de la denominada Dieta Planetaria: “Comer bien para ti y para el planeta”
    3. Transparencia y Honestidad referidas a la calidad del producto que se adquiere y su impacto así como a la consecución de los objetivos.

“El PIB es compatible con reducir emisiones de CO2” O, dicho de otro modo, el cambio será rentable o no será.

¿Qué papel juega la Industria alimentaria?

Es un sector clave para conseguir avanzar en la Agenda 2030. Hablamos de comida y por ese motivo la Industria Alimentaria está presente en el día a día del consumidor.

Representa miles de transacciones diarias y por ello el impacto de esta industria es altísimo. Un pequeño acto de la industria alimentaria en favor de la sostenibilidad, tendrá un efecto multiplicador.

Estefania-sostenibilidad

Pero los retos a los que nos enfrentamos en este sentido no son pequeños. Por ejemplo, la reducción del desperdicio alimentario o del uso del plástico a la vez que se garantiza la accesibilidad de los productos alimentarios, son grandes desafíos mundiales que requieren de un esfuerzo coordinado de muchos agentes y de una apuesta clara por el desarrollo de tecnología que permita encontrar soluciones.

“La reducción del desperdicio alimentario o del uso del plástico son grandes desafíos mundiales que requieren de un esfuerzo coordinado de muchos agentes y de una apuesta clara por la tecnología” 

¿Qué camino les queda, entonces, a las empresas y, especialmente, a las alimentarias para afrontar con garantías esta nueva coyuntura?

En palabras de Víctor Viñuales de Ecodes el primer paso es convicción, “querer ser parte del cambio”. Posteriormente, las empresas han de comprometerse con el cambio; es decir, “decidir actuar, fijar objetivos, realizar un plan de actuación, nombrar a un responsable que esté presente en el Comité de Dirección y asignar recursos”. De este modo, aquellas que ya están dando pasos en esta dirección lo tienen claro y cada día vemos más ejemplos de ello en los medios de comunicación.

Como conclusión final podemos decir, por tanto, que para garantizar nuestro futuro hemos de modernizar nuestra sociedad, avanzar en el conocimiento actual de forma que podamos desarrollar alternativas reales y diseñar nuevos modelos de negocio que garanticen nuestro bienestar. En esa disyuntiva, podemos ser parte del problema o de la solución. Es nuestra decisión.

Estefanía Erro
Directora Marketing y Comercial CNTA

Para acceder a más opiniones de expertos sobre temas de interés económico y empresarial… LEER AQUÍ.


To Top