sábado, 15 junio 2024

Superpoderes humanos

El autor considera "urgente" que la ciudadanía conozca los retos y oportunidades de las tecnologías exponenciales. Además de liderar su desarrollo, cree que tiene "la responsabilidad de decidir cómo gobernarla". Juventud, organizaciones y representantes elegidos democráticamente "necesitan abrazarse en conversaciones entrelazadas sobre tecnología, ética y política".


Pamplona - 7 marzo, 2023 - 10:22

Juanjo Rubio. (Foto: Unai Beroiz)

Juanjo Rubio. (Foto: Unai Beroiz)

La inteligencia artificial, como ChatGPT, pronto superará a la inteligencia humana en todo. Además será consciente, tendrá aspiraciones y querrá perpetuarse. Make People Better, recientemente galardonada en el festival de cine científico #LabMeCrazy de la Universidad de Navarra, desvela que ya han nacido personas con un genoma modificado artificialmente.

Ahora que empezamos a comprender, transformar y diseñar nuestra propia inteligencia y biología, traspasando límites que nos hacen repensar qué es ser humano, ¿qué vamos a hacer con estos nuevos superpoderes?

Conectamos nuestra red de neuronas con dispositivos para neurorehabilitarnos o superar la discapacidad. Así que pronto podremos tener funciones sensoriales, motoras o cognitivas extraordinarias; leer; o modificar nuestros pensamientos, recuerdos, deseos, creencias e identidad.

Impulsamos la biotecnología para prevenir enfermedades, diagnosticar antes y curar mejor, aunque se puede tener la tentación de utilizarla para crear «personas mejores» por puro capricho o por intereses políticos, económicos, militares o industriales. Quizás por eso sus dimensiones científicas, empresariales y éticas se debaten en los grupos de trabajo de Genome Project Write y en el tercer congreso internacional de edición del genoma humano, que se está celebrando en Londres.

La Universidad Pública de Navarra cuenta con una tedra de Biología Sintética, impulsada por CNTA, y acaba de inaugurar el Centro de Inteligencia Artificial. Al mismo tiempo, el nuevo Polo Europeo de Innovación Digital de Navarra (IRIS) tendrá una biofoundry para diseñar e imprimir prototipos de sistemas biológicos, y apuesta por la especialización en inteligencia artificial, ciberseguridad industrial y biología sintética.

Se están proponiendo neuroderechos para que las neurotecnologías garanticen la privacidad, identidad, libertad, inclusión y equidad para todas las personas. Sin duda, hace falta también impulsar bioderechos, haciendo equilibrios entre las ilimitadas posibilidades y riesgos de la biología. En definitiva, se ha abierto la caja de Pandora. Desatada nuestra capacidad de crear vida e inteligencia autónomas, ¿cómo nos gustaría seguir conviviendo con la naturaleza?

Es urgente que la ciudadanía conozca los retos y oportunidades de las tecnologías exponenciales. Además de liderar su desarrollo, tiene la responsabilidad de decidir cómo gobernarla. Juventud, organizaciones y representantes elegidos democráticamente necesitan abrazarse en conversaciones entrelazadas sobre tecnología, ética y política.

El abanico infinito de posibilidades virtuosas que nos ofrece la tecnología se fusiona con posibles escenarios distópicos y aberrantes. Tal vez podamos sobrevivir y progresar como especie si conseguimos cooperar superando desafíos descomunales como la emergencia climática y la desigualdad social. La alternativa para algunos puede ser escapar a oasis de efímera prosperidad, seguir escalando la pirámide de la injusticia o seguir disfrutando mientras nuestro Titanic se hunde con todos los homo sapiens a bordo. Ojalá estemos a tiempo de construir una sociedad que nos permita progresar siendo mejores personas.

Juanjo Rubio

Ingeniero biomédico y director de la Unidad de Innovación Social de Navarra

Entra aquí para leer más artículos de opinión.


To Top