viernes, 7 mayo 2021

“Tengo cerca de treinta judogis”

La judoka navarra Jaione Ekisoain relata en este CapitalTest las dificultades que ha encontrado para abrirse paso en esta disciplina deportiva. Ahora apura sus opciones para acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio, mientras compagina los entrenamientos y competiciones con la preparación de las oposiciones a la Policía Foral. Al mismo tiempo, asegura que las ayudas económicas que recibe se han mantenido a pesar de la crisis, aunque matiza que en España no existe una cultura deportiva de apoyo a los judokas como en otros países.

Iñaki Ciordia
Pamplona - 26 abril, 2021

Jaione Ekisoain cuenta con una beca de la Fundación Miguel Induráin. (Foto: Maite H. Mateo)

Jaione Ekisoain es una de las grandes deportistas navarras del momento. A sus 27 años, la judoka es una habitual de la selección española. Su sueño: conseguir una medalla en el próximo Campeonato del Mundo de Budapest, que se disputará en junio, para intentar lograr un billete a Tokio 2021. Si lo consigue, verá recompensado su trabajo de los últimos cuatro años. Pero, en este CapitalTest, también nos desvela que la pandemia le ha cambiado su forma de ver la vida y su orden de prioridades.

1. ¿Qué le atrajo del judo cuando comenzó con 7 años?
Me gustó que fuera un deporte en el que dependía de mí misma. Había jugado al fútbol y me enfadaba cuando no me pasaban la pelota. Aquí eso no existía.

2. Usted consiguió dos medallas (plata en el European Open y bronce en la European Cup) antes de la pandemia. ¿Cómo le afectó ese parón?
Fue un palo gordo. Justo el fin de semana anterior al cierre, teníamos una competición en Marruecos que se suspendió y, después, también se cancelaron otras competiciones en Georgia y Turquía. Tenía la vista puesta en los Juegos Olímpicos y me dije “se acaba este objetivo, es imposible así”.

3. ¿Cómo fue la vuelta postconfinamiento?
Lenta. Hasta que pudimos practicar judo con normalidad en Navarra nos costó mucho. Fue complicado. Luego ya vimos un poco más de luz al final del túnel con el Campeonato de España, que se disputó en diciembre.

4. ¿El aspecto psicológico se tiene que trabajar más en esta época?
En la cuarentena pensaba “no hay nada que hacer, está todo el mundo igual”. Se paró el deporte, pero también la vida. Lo importante es la salud y, luego, ya vendrá todo lo demás.

5. Ha llegado a reconocer públicamente que, en 2019, tuvo que acudir a un psicólogo de la Fundación Miguel Induráin. ¿En qué le ayudó?
Me ayudó muchísimo porque empezamos a trabajar en un momento en el que yo estaba perdiendo las competiciones, incluso los entrenamientos, por el aspecto psicológico.

“Dentro de lo que cabe, la crisis económica no nos ha afectado mucho. Las becas se han mantenido”.

6. ¿Dónde se ve en el futuro?
Como deportista, los juegos de Tokio están muy difíciles, pero habrá otros. Por el camino, me gustaría lograr una medalla en el Europeo o en un Mundial. En lo profesional, estoy preparando las oposiciones de Policía Foral, que acaban de salir. El año pasado me apunté a una academia durante el confinamiento y, ya que no podía tener un objetivo deportivo, me marqué uno laboral. Llevo preparándome un año y toca darle duro para sacarlas.

7. ¿Cómo ha compaginado la preparación de las oposiciones con el deporte?
Lo estoy llevando muy bien. Una oposición no es otra cosa que tener un objetivo muy claro: preparar un examen para, un día, tener un futuro. La verdad es que, con ese objetivo en mente, se me está haciendo mucho más fácil estar delante de los libros.

8. ¿A qué da más importancia en esta época de pandemia?
Ahora valoras más las cosas. A lo que más importancia doy es a mi familia. Gracias a Dios, hemos estado bien cuando mucha gente lo ha pasado realmente mal.

9. ¿Qué le preocupa de la crisis económica?
Dentro de lo que cabe, no nos ha afectado mucho. Las becas se han mantenido. Este año voy a seguir cobrando una cantidad muy parecida a la del año pasado. Lógicamente para todos los sectores ha sido un ‘palazo’. Se habla mucho de la hostelería, pero esta tiene muchos sectores detrás que se ven afectados por su parón. Creo que es una situación muy complicada de gestionar a nivel político y también si te toca a ti acogerte a un ERTE o pierdes tu trabajo.

10. ¿Qué ayudas económicas recibe?
En lo que a becas se refiere, solo tengo la de la Fundación Miguel Induráin. Pero, además, la Federación Navarra de Judo nos ayuda costeando las salidas a campeonatos.

11. ¿Qué pediría a las instituciones para que apoyen más el judo?
Lo que pido no es solo para el judo, sino para el deporte en general. En España, no tenemos la cultura deportiva de otros países. Ellos tienen una estructura para el deportista mucho mejor y más valorada. Hay países donde la policía y el ejército tienen ciertas plazas para que los atletas puedan compatibilizar su trabajo con el deporte mientras se aseguran un futuro laboral.

12. ¿Se puede vivir económicamente del judo?
Se puede vivir del judo mientras estás compitiendo, pero después de retirarte es más complicado. No vas a poder ahorrar como hacen, por ejemplo, los futbolistas. Además, hay que tener un nivel muy alto para optar a las becas o ganar una competición que tenga un premio económico. A nivel regional es imposible vivir de este deporte.

Al llegar, te meten en un hotel burbuja donde no puedes salir y en el pabellón no hay público. Hay veces que ni los propios compañeros, que igual compiten otro día, pueden ir a ayudarte”.

13. ¿Cómo han afectado las restricciones sanitarias a los campeonatos?
Ha cambiado completamente. Para viajar tenemos que hacernos dos PCR en casa y otras dos en el país donde se celebra la competición. Al llegar, te meten en un hotel burbuja donde no puedes salir y en el pabellón no hay público. Hay veces que ni los propios compañeros, que igual compiten otro día, pueden ir a ayudarte.

14. ¿Por dónde pasan sus posibilidades de estar en los próximos Juegos Olímpicos?
Está muy difícil, quedan muy pocas competiciones. Además, el precio para pagarse una competición ha subido muchísimo. Espero poder ir al Mundial de Budapest, que se disputa en junio. Y, si consigo allí medalla, podré ir a los Juegos. Es muy complicado, pero es bueno que sea así porque no tendré tanta presión.

15. ¿Qué locura sería capaz de hacer por estar en Tokio 2021?
Buff. No lo sé (risas). Han sido cuatro años de sueños y de pelea diaria. Podría hacer muchas cosas.

16. ¿Cómo ve el futuro del judo en Navarra?
Hay un grupo con muchas ganas de trabajar y creo que con muy buen futuro.

17. ¿Hace mucha autocrítica?
Demasiada, soy muy exigente conmigo misma. No solo en la competición, sino también en los entrenamientos. Creo que es la clave para mejorar.

18. Una virtud y un defecto.
Podría ser el mismo: soy muy orgullosa y muy cabezona. Eso hace que trabaje y siga peleando, pero también me perjudica sin darme cuenta.

19. ¿En que se gasta más dinero: en judogis o en ropa?
Gracias a Dios en ropa. Porque los judogis, al estar en la selección nacional, hace años que no me los tengo que comprar. Tengo cerca de 30 judogis.

20. Una persona a la que admire.
A mi madre. Ha trabajado mucho por sacarnos adelante tanto a mí como a mi hermano y siempre ha estado ahí. También te diría que a mi amigo Pedro, ya que me ha enseñado mucho de la vida y de cómo ser como persona. Ahora mismo, es lo que más valoro. Las personas están por encima del dinero y de cualquier otra cosa.

Entra aquí para leer más noticias de Capital Sport.


To Top