jueves, 13 mayo 2021

Una bocanada de oxígeno ante las secuelas del coronavirus

Habitualmente, tomar un respiro no resuelve todos los problemas, pero seguro que los alivia. La falta de oxígeno en la sangre que causa el Covid-19 provoca síntomas como el cansancio, dolor y debilidad muscular o la sensación de falta de aire, entre otros. Oxien, el primer y único centro que realiza tratamientos con oxigenación hiperbárica en Navarra, trata estas secuelas y otras dolencias relacionadas con el sistema óseo, muscular, neurológico y vascular.

Irene Guerrero
Pamplona - 10 abril, 2021

El plan de tratamiento siempre es personalizado, según los objetivos terapéuticos que el doctor desea conseguir y las condiciones del paciente. (Fotos: Ana Osés)

Un año después del inicio de la crisis sanitaria, se ha confirmado el contagio de más de 3 millones de personas en España y se considera que alrededor de 150.000 se han recuperado. Pero, ¿al 100 %? La respuesta es no. A día de hoy, hay pacientes que sufren secuelas tras haber superado el Covid-19

A finales de febrero, el Dr. Zhong Yangling, director de la Unidad de Medicina Hiperbárica del Yangtze River Shipping General Hospital en Wuhan, describió cinco casos de infección pulmonar grave por Covid-19 que mejoraron gracias a un tratamiento combinado con oxigenación hiperbáricaPor ello, el Gobierno español ya ha delineado una serie de directrices para una aplicación óptima de este procedimiento que está avalado por la Undersea and Hyperbaric Medical Society (el principal referente mundial), la Sociedad Europea de Medicina Hiperbárica, y la Sociedad Española de Medicina Hiperbárica (SEMH) -que está formada por doctores con formación oficial en esta especialidad-.

La oxigenación hiperbárica consiste en incorporar oxígeno medicinal en el cuerpo de un paciente por medio de una cámara de acero, con ventanas transparentes a una presión 2 o 3 veces superior a la atmosférica.

Para poder suministrar la oxigenación hiperbárica es necesario el uso de un recipiente hermético llamado cámara hiperbárica, que soporta presiones mayores a 1,5 ATAS. El tratamiento con oxígeno hiperbárico es un tipo de terapia no invasiva. El paciente respira tranquilamente oxigeno medicinal al 100 % mientras permanece en la cámara presurizada en presiones dos o tres veces superiores a la atmosférica. El paciente debe estar siempre acompañado por un técnico camarista durante la sesión. 

De acuerdo con diversos informes clínicos, la principal causa de deterioro en pacientes con Covid-19 es la hipoxemia progresiva, es decir, un bajo nivel de oxígeno en la sangre. Aún existen muchas incógnitas sobre cómo causa el coronavirus hipoxia. Pero lo que sí se sabe es que el virus del SARS-COV2 invade el cuerpo uniendo unas ‘puntas’ en su superficie viral a la proteína receptora de la Enzima Convertidora de Angiotensina 2 (ECA2), que se encuentra sobre la célula y que abunda en los pulmones y sus alvéolos. 

El primer paso para recibir este tratamiento es determinar si el paciente es idóneo para entrar en la cámara.

Cuando el germen se establece en suficientes células, la batalla subsiguiente entre la respuesta inmunitaria del cuerpo y el virus provoca un torrente de daños como, por ejemplo, inflamación de los tejidos que rodean los alvéolos. Así, una de las teorías apunta a que este efecto disminuye la difusión de oxígeno al torrente sanguíneo. Otra posible respuesta es que el coronavirus desencadena una microtrombosis.

Oxien: “Este procedimiento, que aumenta hasta 40 veces más el oxígeno que transporta el cuerpo en condiciones normales, tiene un potente efecto antiinflamatorio y regenerador sobre el sistema muscular, óseo y neurológico”.

Por todo esto, algunos estudios realizados postulan a la oxigenación hiperbárica como un tratamiento complementario para los pacientes con infección severa por Covid-19. Sin embargo, los que han pasado y se han recuperado de una infección leve por coronavirus pueden también experimentar algunos síntomas, entre los que están la sensación de falta de aire, cansancio, dolor y debilidad muscular, hiperglucemia, neumonía severa, problemas cardiovasculares, insuficiencia renal o anemia severa.

Es importante el impacto de las secuelas en la vida laboral de las personas y su repercusión económica, ya que aumenta el número de bajas, el absentismo laboral y la falta de rendimiento en el trabajo. 

La oxigenación hiperbárica puede ser beneficiosa como terapia en pacientes con síntomas persistentes tras haber sido dados de alta, ya que sus efectos coinciden con enfermedades que ya son tratadas con esta técnica.

El equipo clínico de Oxien, el primer y único centro de rehabilitación hiperbárica de Navarra avalado por la Sociedad Española de Medicina Hiperbárica (SEMH), apostilla que este procedimiento podría aliviar la “gran inflamación que causa el Covid-19”, el principal causante de la hipoxemia: “Un tratamiento en una cámara hiperbárica, que aumenta hasta 40 veces más el oxígeno que transporta el cuerpo en condiciones normales, tiene un potente efecto antiinflamatorio y regenerador sobre el sistema muscular, óseo y neurológico”. 

La cámara hiperbárica consiste en un recipiente de acero sellado, con ventanas transparentes y que posee una presión superior a la atmosférica.

Oxien también recomienda este procedimiento para las siguientes dolencias o tratamientos:

  1. Enfermedades neurológicas como la cerebrovascular o las migrañas, y la neurorehabilitación.
  2. La fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica.
  3. Enfermedades vasculares periféricas como el pie diabético, úlceras y heridas de difícil cicatrización.
  4. Tratamientos de medicina deportiva para aumentar el rendimiento o sanar lesiones.
  5. La odontología, en concreto, para tratar la osteonecrosis mandibular.
  6. La intoxicación por monóxido de carbono.

Resulta imprescindible determinar con una consulta previa si un paciente es idóneo para entrar en la cámara hiperbárica. Por eso, el primer paso en Oxien es realizar una primera visita en la que el doctor conoce el caso concreto y especifica un tratamiento en base a una exploración clínica durante la consulta.

El plan de tratamiento siempre es personalizado, según los objetivos terapéuticos que el doctor desea conseguir y las condiciones del paciente. Por ello, el número de sesiones depende del diagnóstico y valoración del profesional. Las sesiones tienen una duración media de una hora: “Además, Oxien cuenta con protocolos y medidas de seguridad para brindarle la mejor atención bajo los máximos estándares científicos”.


To Top