martes, 17 octubre 2017

Jovenes UNED

Jovenes UNED

fotob

Eduardo Alonso, Ruben Goñi (Gobierno de Navarra), Héctor Saz, Adela González y Victor Reloba.

Las consecuencias sociales y económicas a futuro si los datos que afectan al colectivo joven navarro permanecen igual serán muy graves. Así, Héctor Saz, presidente del CJE junto a Víctor Reloba, responsable del área socio económica del CJE y Eduardo Alonso, presidente del CJN-NGK, han explicado este martes el coste para Navarra si los niveles de emigración de personas jóvenes en la próxima década continúan al ritmo actual.

En la actualidad, la juventud navarra registra una de las tasas de emancipación más bajas de Europa, sólo 2 de cada 10 están emancipados de casa de sus padres y madres, y el desempleo afecta al 45,2% de las personas de este colectivo. Pero uno de los datos más alarmantes es el relativo al coste de la emigración juvenil en Navarra. Según estimaciones basadas en datos del Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE), entre 2009 y 2013, 3.300 personas jóvenes emigraron de Navarra. El informe cifra en 1.756 millones de euros las pérdidas que, en los próximos 10 años, supondrá que continúe el mismo ritmo de emigración por parte de miles de jóvenes.

navarraEsta cantidad resulta de sumar el gasto que ha invertido el gobierno de Navarra en la educación de las personas migrantes así como la falta de recaudación impositiva al no trabajar en el territorio. Esta cantidad estimada supera el doble del presupuesto en 2015 para Sanidad en la comunidad.

Los autores plantean cual sería la situación si el sistema de pensiones fuera de competencia autonómica. La conclusión es que la carga económica de las pensiones sobre los salarios navarros llegaría a ser insostenible en el futuro y adoptando medidas que mejoren la situación de la juventud ayudaría a reducir esta carga. Esa es una de las principales conclusiones del citado informe. Si la situación de la juventud, con altos índices de desempleo, emigración y de emancipación, continúa igual, la fecundidad caerá considerablemente. Se agrava así la situación de envejecimiento de la población muy acusada en la actualidad.

En el año 2014 el porcentaje de jóvenes entre 15 y 29 años ha descendido en 7,7 puntos respecto al año 1998, llegando a valores del 15,1% del total de la población navarra.

“El objetivo principal de este informe es dar un toque de atención sobre las tremendas consecuencias de no adoptar medidas para mejorar la situación de la juventud, consecuencias no sólo para las personas jóvenes sino para el conjunto de la sociedad, porque más allá de la tan manida expresión de que la juventud es el futuro, la juventud es el presente, un presente muy necesario” ha remarcado Héctor Saz.

To Top